Opinión | Retos de entrada

Fernando Ramírez Guzmán

El pasado domingo, se le entregó su constancia de mayoría, en la Sesión Especial Permanente de Cómputo Estatal para la Elección de Gobernador, del Instituto Estatal Electoral, a Esteban Villegas Villarreal como gobernador electo de Durango, de manos del presidente consejero del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC), Roberto Herrera.

Uno de los más grandes desafíos que tendrá que sortear como gobernador constitucional de nuestra entidad, será, sin lugar a dudas, el hacer frente a la situación económica que le habrá de heredar el gobierno saliente.

Y es que entre las seis Administracioes estatales que concluyen su gestión este año, Quintana Roo, Oaxaca y Durango habrán de entregar las finanzas más endeudadas de todo el país. Estos estados entregarán una deuda local en alerta, esto de acuerdo a las cifras del semáforo de Disciplina Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y de la organización México, ¿Cómo Vamos? De esas tres entidades, solo Durango y Quintana Roo presentan una deuda con el estatus de “en observación”.

De acuerdo al análisis de México ¿Cómo Vamos? señalan que la deuda duranguense equivale al 0.8 por ciento del PIB estatal, debajo de la deuda nacional, por lo que la ubica en verde. Sin embargo, la Secretaría de Hacienda ya la tiene en observación por el riesgo de pago. La organización civil alerta que su productividad, la herramienta para saldar compromisos, está en rojo.

Este mismo estudio establece que el nuestro es un estado cuyo espacio fiscal está sumamente reducido: 8 de cada 10 pesos de los ingresos del estado están comprometidos antes de entrar a las arcas del gobierno y se van en pago de nómina. Por lo que el sector público es el más grande empleador en la entidad.

Sin embargo el saldo de la administración que está por concluir no es del todo negativo. Durango es uno de los nueve estados que al cierre de 2021 ya había regresado a niveles prepandemia en términos de actividad económica. Tiene una importante producción manufacturera, menor informalidad y pobreza laboral que el promedio nacional y ha rebasado su meta en generación de empleo formal registrado ante el IMSS según, México, ¿cómo vamos? en el primer trimestre de este año.

Si bien es cierto que Durango mantuvo el nivel de su deuda pública, quedando desde el 2016 en 3% como relación de su actividad económica, también es cierto que nuestra entidad se posicionó en semáforo rojo, que es endeudamiento elevado, por incumplir el artículo 15 del Reglamento del Sistema de Alertas.

Este artículo detalla que en caso de incumplir con el pago de algún financiamiento u obligación, la entidad responsable se le clasificará automáticamente en rojo.

De esta forma, los primeros grandes retos de la nueva administración estatal será el manejar el desastre en finanzas públicas que va a recibir y, por otro, el tratar de ser un gobierno con mayor equidad de género en todos los niveles y rubros de la vida pública, que es otra situación que con frecuencia se le viene marcando a nuestro estado.

 

ladoscuro73@yahoo.com.mx

@ferramirezguz

Puedes comentar con Facebook
Anuncios