Opinión | Revisión del Federalismo Fiscal

En estos días se hace cada vez más evidente la necesidad de revisar el Federalismos Fiscal Mexicano, que se plasma en el Convenio de Coordinación Fiscal que las entidades del país han firmado con la Federación y que a estas fechas y dados los hechos recientes, esa necesidad ya es necesaria.

Lo que por meses el gobernador Aispuro Torres estuvo demandando a la Federación, hoy, debe retomarse e iniciar de inmediato, se promueva dicha revisión ya que la anterior, fue sólo un ensayo en el que no se logró nada concreto, en los hechos. El secretario de Hacienda apeló a argumentos de todos conocidos: que la crisis ocasionada por la Pandemia y las consecuencias económicas que la misma ha causado, pero sin ir más allá, ya que se podría recurrir al financiamiento a través de la contratación de deuda pública, a lo que es acérrimo enemigo el presidente López Obrador.

Los analistas jurídicos ponen las alertas, pues con la parcialidad del Supremo Tribunal de Justicia de la Nación que apenas acaba de declarar Constitucional la consulta ciudadana a la que ha convocado López Obrador, pone de manifiesto la sumisión de los poderes de la República al Presidente o indirectamente, que están a favor del llamado que plantea la 4ª. Transformación que abandera el gobernante de México; ahora la cancelación de los fideicomisos que está por aprobarse por los Diputados federales, las declaraciones del Gobernador Aispuro son contundentes ya que se afectaría directamente a los ciudadanos; lo más grave de esta operación es que esos recursos públicos se ejercerían sin contar sin ninguna regla de operación y nada de transparencia como ha sucedido en este gobierno, desde que inició.

La revisión del Convenio de Coordinación Fiscal al que nos referimos está planteado para circunstancias que ya fueron totalmente superadas y ahora se ha tornado completamente injusto en cuanto a la relación ingresos propios producto de su esfuerzo recaudatorio versus transferencias federales condicionadas, como las aportaciones del Ramo 33, o no condicionadas, como las del Ramo 28, esto es las participaciones de participaciones federales, que son las que determinan su destino los congresos locales.

Hay razones de gobernabilidad en la aprobación de un sistema federal fiscal que debe ser más justo en la distribución de recursos, responsabilidades y servicios. El federalismo mexicano, ya lo señalamos es un acuerdo entre órdenes de gobierno, los estatales y la Federación. El objetivo, es alcanzar una mejor distribución de responsabilidades y facultades tributarias, pero también de gasto entre esos dos órdenes de gobierno, sin olvidar el orden municipal, que ya tiene también facultades exclusivas como la recaudación del impuesto predial. En síntesis, se busca alcanzar el acuerdo que contemple la la equidad del sistema tributario hacia los contribuyentes de todo el país, simplificar el sistema tributario nacional y fortalecer las finanzas públicas de los tres órdenes de gobierno. Asumir cada uno la responsabilidad fiscal, el interés por recaudar con eficiencia, las facultades qué conservar, encontrar un buen sistema de reparto que considere reglas claras en el reparto sin descuidar el necesario equilibrio entre las entidades donde se recauda por la entidad federal y la necesaria justicia distributiva, es aquí en donde se manifiesta la disparidad ya que no es justa.

Estos son los argumentos de peso y además, contundentes hoy mismo, por ello, recordamos cuando el Gobernador declaró públicamente que esta estudiando la posibilidad de romper con el Convenio de Coordinación Fiscal que Durango tiene suscrito con la Federación, también, en otra ocasión, sostuvo la necesidad de convocar a una Convención Fiscal Nacional, petición que hoy toma fuerza y se debe plantear a todos los gobernadores dela República para que tomen conciencia de las graves consecuencias de lo que hasta ahora sucede y que agrava a las finanzas públicas tanto estatales como municipales.

Los estudiosos fiscalistas nacionales, advierten que, para lograr avanzar y fortalecer nuestro federalismo, sí es necesaria una segunda convención hacendaria, para revisar virtudes y defectos de federalismo como forma de gobierno, lo mismo que el reparto de competencias fiscales, ingreso y gasto, los desequilibrios horizontales y verticales, las transferencias condicionadas y no condicionadas, las compensatorias, entre otros temas. Así como los diferentes grados y espacios de centralización y descentralización en un país federal.

De igual manera se debería de analizar los elementos que participan en la acción recaudadora que conlleve el aliento a una inversión generadora de empleo y a la actividad económica.

Comentarios: observatoriociudadano01@gmail.com

Twitter: jparreolatorres

Blog: Juan Pablo Arreola Torres

Facebook: Juan Pablo Arreola Torres

Puedes comentar con Facebook