Opinión | Su pasado los alcanzó

El PAN, PRI y PRD ya tienen cuatro convenios de coalición firmados para competir por gubernaturas; sin duda, será muy interesante ver el trato que les dará el electorado cuando en la boleta aparezcan los tres logos de estos partidos unidos en una sola opción; además, adelantan que siguen dialogando junto con la organización “Sí por México” para construir una coalición amplia con la que tratarán de ganar la mayoría de la Cámara de Diputados.

No me queda muy claro si una suma de debilidades resulte en una fortaleza; en las democracias desarrolladas la ideología es el elemento que garantiza el cumplimiento de las plataformas políticas que los partidos le ofrecen a los ciudadanos, en ese sentido México ha tenido una involución, ya que en los últimos años se han desgastado los principios y valores ideológicos como ofertas electorales; hoy más que nunca los partidos muestran que lo importante para sus cúpulas es obtener el poder público a costa de lo que sea y los beneficios que eso conlleva.

Los dos bloques que se están conformando muestran grandes carencias en cuanto a sus componentes; por una parte el PVEM y PT que pretenden coaligarse con MORENA, ambos partidos se han caracterizado por conducirse más como franquicias empresariales que como opciones políticas socialmente responsables; ni uno ni el otro son ideológicamente consistentes, se han aliado con dios y con el diablo y los dos están controlados por grupúsculos parasitarios cuyo mayor reto es salvar el registro en cada elección vendiendo su membrete al mejor postor, en mi opinión, MORENA debería ir solo.

En cuanto a la alianza del PRI, PAN y PRD, de solo escribirlo dan escalofríos; representan lo peor de la política mexicana, sus presidentes de la república y muchos de sus  cuadros, gobernadores y presidentes municipales han sido sinónimo de corrupción, abuso de poder y saqueo al erario de una forma impune; lo que ha unido a estos partidos durante años han sido los pactos de impunidad que les permitieron las alternancias en el poder sin llamarse a cuentas los unos a otros por los excesos cometidos.

Siempre he sido de la idea de que para que una democracia se fortalezca debe haber equilibrios, que una sola fuerza política no tenga el control de todo, pero ante el escenario actual, con esta oposición tan deteriorada, que lo que más ha aportado últimamente son a sus personajes destacados que están siendo señalados como corruptos, que son investigados, que están prófugos, con las cuentas bancarias congeladas, bienes confiscados o que se encuentran encarcelados en México y en Estados Unidos.

El simpatizante duro e ideológico del PRI difícilmente votaría por un candidato panista y viceversa, lo poco que le queda al PRD lo han sostenido a base de prebendas que salen de las administraciones gubernamentales, ya perdieron la Ciudad de México y solo les queda Michoacán, cuyo Gobernador es uno de los peor calificados del país; lo cierto, es que se ve muy difícil que esta suma de debilidades prospere, con todo y los millones de pesos que representa su subordinación a la cúpula empresarial de “Sí por México”.

Ya falta poco para saber qué alcance tendrán las coaliciones, tanto en las elecciones estatales como en la federal, en un par de semanas deberán estar constituidos, firmados y registrados los convenios, la gran ventaja que tendrá MORENA para conservar el control de la Cámara de Diputados y ganar la mayoría de la gubernaturas, es que independientemente de lo desacreditados que están sus aliados del PT y PVEM, sus contrincantes del PAN, PRI y PRD se encuentran en peores condiciones, tal vez, solo por que han abusado más del poder público; sin duda, a los partidos políticos mexicanos su pasado los alcanzó.

@ernestoescobosa

Puedes comentar con Facebook