Opinión | Terquedad presidencial a pesar de reclamos sociales

El senador Enríquez prende las alertas a aspirantes al gobierno estatal.

Ante la molestia y preocupación de algunos políticos de diferente filiación, la indudable habilidad para aprovechar los espacios públicos y el foro del senado de la República, han convertido al senador, José Ramón Enríquez, en el aspirante al gobierno estatal, más visto, con la experiencia y relaciones para mover las fichas siempre a su favor.

La entrega de una presea de la cual no se sabe de donde salió por parte de la jefa de gobierno, Claudia Shenbaum, lo ponen en radar del presidente y jefe de Morena.

Hay que subrayar que la jefa de gobierno, no da un paso sin informar a quien toma las decisiones, su jefe López Obrador.

Ante la intensa movilidad del ex alcalde capitalino, sus giras constantes por el interior del estado y apariciones públicas para recibir reconocimientos a su trayectoria política, “a favor“, de sus paisanos lo hacen ver como el aspirante más inquieto a suceder a José Aispuro Torres; destacan los impactos mediáticos en prensa nacional y local.

Los demás aspirantes tienen que comenzar a tejer fino para entrar a la pelea y evitar que les “coman el mandado”.

El confiarse y no romper las reglas de la política mexicana en ocasiones es una mala estrategia, que les pudiera dar un serio dolor de cabeza, que los deje como el chinito: “nomas mirando”.

El llamado es para los demás aspirantes que también quieren pero aún, no se atreven o no les permiten dar un paso adelante y abrirse al proceso electoral venidero.

Terquedad presidencial.

De continuar en los próximos meses el mal manejo de la pandemia; la violencia, incontrolable, el desabasto de medicamentos oncológicos esenciales, que han pegado a las clases más necesitadas, se vislumbra en un cierre de año gris, nada que presumir el cual se convertirá en un pesado lastre al gobierno de la 4-T.

Las promesas incumplidas por parte del gobierno que prometió mucho, y la verdad es que a quedado a deber.

De no haber cambios en el manejo de las políticas públicas; la seguridad; el manejo de la pandemia y el combate a la corrupción que tanto prometió puede ser su “pecado”, más grande”, en lo que va del sexenio.

Lo cierto es que con toda esa lista de pendientes, el mal manejo pudiera influir en la percepción ciudadana, al entrar en él segunda parte del sexenio con elecciones en varios estados de la República, incluyendo a Durango. 

Nada tan grave para cualquier sociedad es el carecer de la seguridad en su persona y sus bienes. El desastroso papel del gobierno en el manejo de la emergencia sanitaria y la atención que brindan los servicios de salud a la población es un tema de alta prioridad, que nada se ha echo para corregir.

Funcionarios afines al presidente como es el mismo López Gatell, tiene el aprecio y reconocimiento pero su desempeño es desastroso.

La responsable de la seguridad pública federal, no se diga, México, es un país peligroso no recomendado para el turismo, dicen despachos de la prensa internacional.

Correo electrónico:

vista_politicastro@yahoo.con.mx

Puedes comentar con Facebook
Anuncios