Opinión | Todo proceso histórico es interesante (III)

En un contexto histórico, la derecha nos parece, ha tenido tres momentos de fuerte expresión:  la primera fue durante la reforma, la reacción a la creación de un estado laico fue tensa, el acoso y persecución de los liberales llevó a Benito Juárez a huir a Estados Unidos, donde fue estibador de muelles, en condiciones de penuria. No dudaron los conservadores en ir a ofrecer el país al extranjero, mendingando quien quería venir a construir una monarquía. Lograron crear un imperio con Maximiliano de Habsburgo.

En 1927 ante las discrepancias del clero con el gobierno, los sacerdotes usan los púlpitos para llamar al pueblo a defender la religión, amenazada por el gobierno ateo. La situación llevó a una guerra civil de mediana intensidad, bastante sangrienta de ambos lados. En Durango, se sumaron a la lucha cerca de una decena de municipios, destacando el Mezquital.

El clero logra un acuerdo en 1929 y llama a dejar las armas, en Durango, tienen un papel muy importante las mujeres de familias conservadores, crearon una estructura que aún no se conoce del todo, juraron no hablar, llevaban pertrechos a los cristeros.

Los alzados del Mezquital no aceptaron rendirse como les pedía el clero, se habla que aún en 1948 había alzados en la sierra, en condiciones desesperadas y todo indica ex comulgados. Recomendamos el libro “Rescoldo” de Antonio Estrada y el libro “El Caudillo Sagrado” de Antonio Avitia

Es con el gobierno de López Obrador cuando se expresan por tercera vez los grupos conservadores, la integran:  radicales de extrema derecha como “Frena” de corte fanático, “si por México”, empresarios ultra conservadores, al PAN se le une PRI y PRD.

Los conservadores de mediados del siglo IXX, eran más intelectuales al igual que los liberales, tenían su bagaje cultural, el mismo Maximiliano de Habsburgo los debilitó, porque resultó tener una visión más avanzada que la de los conservadores que lo trajeron. Al final, el sueño conservador quedó sepultado en el cerro de las Campanas en Querétaro, donde fueron fusilados Miramón y Mejía, junto con su efímero emperador.

La derecha actual es mediocre e ignorante, atrapada en un ayer al que no regresarán, y un hoy que no entienden. Por eso, acuden al uso de formas que en otro tiempo avergonzarían cualquier lucha política. El uso reiterado de la mentira, la distorsión, el engaño, el azuzamiento, la vulgaridad; todo mezclado, hace un batidillo ridículo e infame, más que perverso. 

Esto, sin duda también es parte de un proceso histórico interesante, que será recordado como el intento por retomar el poder de la forma más grotesca de la historia de México. 

Dentro de su desesperación, la derecha hace una jugada por demás absurda, decide una alianza, qué si bien es cierto que las alianzas son recursos estratégicos, en este caso lo lamentable, en el caso del Partido Revolucionario Institucional, es que tira a la basura su historia, en función de seguir una quimera, acepta ser tratado hasta con asco por los panistas. 

Pocas veces habíamos presenciado una alianza tan vergonzante, como consecuencia de ello, los militantes, incluso representantes populares del PRI y PAN, rechazan esta vulgaridad. Los único que les queda a los conservadores, es seguirse engañando, hacer creer que son una gran fuerza, convocar a sus millones que derrocarán a Morena, como lo hace su aliado Gilberto Lozano de Frena.

El presidente López Obrador dice que han sido dos años difíciles por la acción de la derecha, los conservadores emocionados siguen su torpe estrategia sin darse cuenta que lo único que hacen es ponerles queso en la ratonera. O no.

Puedes comentar con Facebook