Opinión | Una elección cuesta arriba para los priistas y sus aliados

En un evento en el que no se sabe si la falta de convocatoria fue por atender los protocolos sanitarios, o por ser viernes, o porque ya queda muy poco del cenecismo en esta entidad, el día de ayer se congregaron en el lobby de las instalaciones del Comité Directivo Estatal poco mas de una centena de dirigentes municipales de la Liga de Comunidades Agrarias, ex presidentes de la liga y los candidatos a varios distritos del Revolucionario Institucional para refrendarles su apoyo en una de las elecciones más atípicas de las que se tenga memoria, en donde los otrora enemigos tradicionales, hoy comen y beben del mismo plato, dejando a mas de uno con la confusión a cuestas, pero no solo eso, en ocasiones enojo y hasta vergüenza, no pocos rememoran a figuras como la de Ángel Sergio Guerrero Mier, Carlos Herrera Araluce y otros priistas recalcitrantes que jamás hubieran aceptado alianzas “antinatura”.

Pero para muchos -al parecer a la mayoría- esto era una necesidad imperativa, el temor de que el partido del presidente de la República arrase en las elecciones y se quede otra vez con la mayoría en el Congreso de la Unión los hizo tomar una decisión que, a pesar de que las campañas están por entrar en la ultima fase, no ha sido aceptada del todo, especialmente en las bases, en las colonias, en los barrios, en los fraccionamientos, los coordinadores de las diferentes campañas (no solo del PRI, sino de los tres partidos de la alianza) han batallado para convencer a su gente de votar por un panista, por un perredista o por un priista, según sea el caso, si ya de por si los espacios son pocos y muchos los “tiradores” esto se vino a acotar aún más, por lo que el desencanto no se duplicó, se triplicó, algo que les puede costar muy caro a los tres “buenos amigos”  (amarillos, azules y rojos) y según se ve, a los habitantes de todo el país.

Pareciera que ni las acciones mas absurdas del presidente, sus determinaciones, la protección a “pillos de siete suelas”, y el ataque constante a las instituciones de este país minan su popularidad, por el contrario, la agrandan, con su legión de seguidores cegados por sus palabras y sus actos, parecen enfilarse a una serie de victorias electorales que le van a permitir tener de nueva cuenta el control en el Congreso de la Unión,  a pesar de que en las campañas políticas -por estrategia-  ahora se ha convertido en los que más odia en su vida en el “innombrable”.

Como en elecciones anteriores, el PRI busca posicionar a sus candidatos con la estrategia de las visitas de personajes del ámbito nacional, y aunque Ismael Hernández Deras es de casa, vino a darles una apapachada a los “bocabajeados” cenecistas que se quedaron en esta elección sin su candidato tradicional en el tercer Distrito electoral federal, pero no solo eso, en los locales tampoco se les hizo justicia, prácticamente “resucitaron” a los Ricardos, Pacheco y “el adelantado a su tiempo” López Pescador, a quienes el panorama no les pinta del todo bien, pero al menos por ganas no va a quedar, finalmente se anuncia la visita el próximo domingo nueve de mayo (un día antes del festejo a las Madres) del presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Revolucionario Institucional) Alejandro Moreno Cárdenas, “Alito” para los amigos, quien atenderá a los medios de comunicación en el hotel Gobernador a las 10 de la mañana y en punto de la 11 de la mañana sostendrá un encuentro con los priistas en el salón (por si quedara duda) de la CTM, con esto, los candidatos priistas recibirán “la bendición” y les van a desear toda la suerte para este seis de junio, porque  no hay más que hacer, solo que se pasen más adelante, al Santuario de la Virgen de Guadalupe.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios