Opinión | Una vacilada

El tema del rompimiento con el pacto fiscal, pretendió estremecer la opinión pública, todo apunta terminará en vacilada la posición de los gobernadores que demandan más recursos de la federación.

Creemos que tienen razón en cuánto a que necesitan más recursos, podríamos asegurar que no hay un solo estado que no los necesite, el asunto es apegarse al pacto de coordinación fiscal, y, saber, si los recursos enviados a los estados por la federación están apegados a este pacto.

Pues sucede que el presidente López Obrador demostró que no se debe nada a los gobernadores federalistas, o rupturistas. De paso el presidente les recordó, que se actúa de acuerdo a los términos que se establecen en el Pacto de Coordinación Fiscal, propuesto por el ex presidente Felipe Calderón, aprobado por una mayoría legislativa compuesta por diputados del PAN y el PRI.

Los gobernadores envalentonados emplazaban al presidente a que los atendiera, se les unía el PAN y el PRD, pretendían crear un cisma con su pretendido abandono del Pacto. López Obrador, conocedor de las debilidades y fortalezas de sus opositores, les tendió una trampa en la que cayeron redonditos.

Pregunten a sus gobernados si quieren retirarse del Pacto les dijo. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, en un acto de fanfarronada, le tomó la palabra, convocaremos a los jaliscienses para qué, a través de una consulta, organizada por un consejo ciudadano, se realice la consulta ¿Cuándo? Preguntó un reportero, ahorita mismo voy para allá, después de peinarme, pareció decir. 

Otros gobernadores fanfarrones secundaron. Se olvidaron de su realidad como gobernantes. Alfaro tiene un adeudo con sus gobernados por ejercer con violencia su autoridad. Ahora, en Guadalajara, se está preparando una marcha que se presagia multitudinaria, para pedir su renuncia. Sus gobernados no lo quieren. Seguramente echará la culpa al presidente

En Nuevo León, el gobernador Jaime Rodríguez, el Bronco, está muy lejos de tener apoyo social, apenas la libró de que se le hiciera juicio político. Por el aumento de la pandemia, anuncia restricciones al comercio y disolución de fiestas concurridas. Con un estado a punto de entrar a semáforo epidemiológico en rojo: como, cuando, y donde realizará la consulta. Todo hace suponer que es otro fanfarrón.

Francisco Javier García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas, anda por las mismas, los trascendidos de tener carpeta de investigación en EEUU por sus ligas con “la maña”, le dan muy baja aceptación con sus gobernados, su autoridad moral se debilita. Estaremos esperando la consulta, pero creo nos vamos a cansar.

Silvano Aureoles, gobernador perredista de Michoacán, quizá no convoque ni a un pleno de su gabinete, las encuestas colocan a su partido en el cuarto lugar de las preferencias.

En Querétaro, donde es más fuerte el PAN, investigan 28 empresas por lavar dinero y el gobernador Francisco Domínguez, ni cuanta se da de nada. El gobernador de Durango, Doctor Aispuro Torres, se desmarca, se pronuncia por el diálogo, nada de salirse del Pacto y menos hacer consultas. Así las cosas, salirse del Pacto de Coordinación Fiscal, seguramente quedará en una vacilada. O no. 

Puedes comentar con Facebook