Opinión | Urge hacer públicos los protocolos de regreso a clases

Hoy la educación de los niños se vuelve un tato angustiante, si bien no hay focos rojos sobre el número de infantes infectados, ni los hospitales se ven saturados con su atención, sin duda hay preocupación con su regreso a clases presenciales, o, continuar recibiendo clases a distancia.

En un ascenso de la tercera ola en el estado, lo mejor es observar su evolución y tomar la mejor decisión. El llevar a los niños a clases presenciales es opcional y tampoco se tendrá que firmar una carta compromiso, que quien la haya planteado esta carta, fue muy mala idea, que desarticuló el mismo presidente López Obrador.

Lo malo, es que con tal de atacar al presidente y a su gobierno, se usa a los niños generando pánico, antes, fue la falta de medicamentos para niños con cáncer, ahora, su probable regreso a clases presenciales, se convierte en tema para generar confusión y miedo.

Sin duda si faltó medicamento, esto está más que claro que fue por el cartel de los laboratorios, a los que se les cerró la llave de sus truculencias. 

Es claro también, que la falta de medicamentos no fue en las proporciones de alarma con que se manejó, y que las protestas de padres de familia que exigían medicamentos, eran montajes, ya que no tenían niños con este padecimiento; al ser entrevistados, declaraban que solo iban de manera solidaria

Apenas hace unos días, aquí en Durango circuló un tuit, en el que se aseguraba, que en una guardería del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se había presentado un brote de Covid-19. Esto causa alarma y preocupación, sin duda el objetivo es despertar sentimiento de animadversión en contra del gobierno tanto estatal como federal, aunque el objetivo fundamental sea este último. Tanto el IMSS como la Secretaría de Salid aclararon que era información falsa.

Con el probable regreso a clases, va a aparecer mensajes en Redes Sociales afirmando que en diferentes escuelas hubo niños infectados y dirán que están saturados los hospitales con niños graves, todo a través de noticias falsas.

Quienes tenemos hijos o nietos en escuelas primarias, somos conscientes del riesgo que tienen los niños dentro o fuera de clases. Sabemos que el largo encierro en casa, en donde solo conviven con padres, abuelos o familiares cercanos, ya no es sano para el desarrollo social y emocional del niño, por eso, creemos, como muchos padres de familia, que los niños necesitan la convivencia escolar, con todas las precauciones posibles. 

Es importantísimo para el regreso de los niños a las escuelas, que los protocolos sean claros y rigurosos, y tanto niños como sus padres sean bien informados. Por supuesto que ya hay mensajes en donde se afirma que hay improvisación, que las escuelas están sucias y estuvieron abandonadas, que no tienen agua ni jabón, es parte de la psicosis que se pretende hacer.

Los maestros están en un proceso de orientación para actuar conforme a los protocolos, es de lamentarse que en las inscripciones de los niños no se distribuyeran trípticos informativos. Son deficiencias que se deben superar, pero no perder de vista en que llevarlos no es obligatorios, sino opcional.

Los más importante es que cuando llegue información de Redes Sociales, tomarlas con cautela, confirmarlas antes de reenviarlas para no caer en la manipulación, la confusión y el dramatismo. Esperar que sea la vía institucional la que de a conocer cualquier tipo de situación, es lo más prudente. O no.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios