Proyecto Agua Saludable: el mismo líquido pero para más consumidores

Indudablemente que uno de los elementos que será definitivo para consolidar la fortaleza que Morena presume en la comarca lagunera de Durango, es el proyecto Agua Saludable, una propuesta largamente exigida pero poco atendida, para terminar con el histórico problema de abasto del líquido elemento.

Los más de 10 mil millones de pesos que se invertirán en los próximos tres años serán una de las fuertes banderas, junto con el nombre de Andrés Manuel López Obrador, que aparecerán en los discursos de los candidatos de Morena, tanto a la gubernatura como a las presidencias municipales integradas a esta región del estado.

Sin embargo, la actual propuesta tiene varios flancos que podrían exhibir, en plena campaña electoral, que los trabajos para cristalizar esta demanda, esconden también actos de corrupción y trafico de influencia, además que no vendrá a resolver del todo, el demandado problema del abasto.

Gustavo Nevárez Montelongo, vive actualmente en Gómez Palacio y le ha dado seguimiento puntual a este tema, por lo que, con conocimiento de causa hace las siguientes observaciones.

1

.- Desde 1998 existe una autorización para extraer agua del subsuelo en tres mil 577 pozos que representan un volumen de mil 200 millones de metros cúbicos al año.

Por otro lado, la misma autoridad reconoce que desde 1998 el volumen máximo anual que se recarga en los mantos acuíferos de manera natural e inducidas, es de 700 millones de metros cúbicos.

En la actualidad, existen en operación alrededor de cinco mil 500 permisos de extracción o concesiones, entre pozos legales, clonados y clandestinos, que en conjunto representan un consumo de alrededor de mil 600 millones de metros cúbicos al año, cuando la recarga natural, como ya se anotó, es de 700 millones de metros cúbicos. Lo demás lo siguen extrayendo a profundidades (hasta 300 metros) en donde la contaminación del agua es verdaderamente peligrosa.

2

.- El otro y no menos grave problema tiene que ver con el desorden, la corrupción y la mala administración del recurso natural, ya que se ha tolerado la concentración de concesiones en, aproximadamente 20 familias, que representan a las empresas más importantes de la región y que no serán afectadas con la nueva obra.

3

.- Se ha permitido el uso del agua para regar cultivos con alta demanda de humedad, como la alfalfa, con una superficie de entre 45 mil y 50 mil hectáreas, la cual se emplea para el alimento del ganado lechero de la región. Esta realidad ha degenerado, de igual forma, en un “mercado negro” del agua con un manejo totalmente irregular de las concesiones, con lo cual se han generado una serie de efectos perniciosos.

4

.- Para que el proyecto se convierta en realidad, se quitará a los productores agrícolas de Lerdo, alrededor de 200 millones de metros cúbicos de agua al año, del volumen concesionado desde hace años. De ahí que se estén dando los amparos, porque los envuelven con que contribuirán a resolver un problema, que no será posible. Y es que, con la inversión multimillonaria que se ha anunciado, no se producirá  más agua. Seguirá siendo la misma, solo que ahora se repartirá entre más y los pequeños productores serán los sacrificados. Ese es todo el conflicto que existe; cuáles  serán los criterios de redistribución y quiénes  serán los nuevos administradores.

5

.- De ahí que no se justifica, asegura Nevárez Montelongo, la llegada de Gabriel García Hernández. La mayoría de los laguneros coincide en que llega para ayudar con la organización y movilización electoral a Morena, de cara a la disputa por la gubernatura, que estará en juego en las urnas del 5 de junio.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios