Qué vergüenza

Temas y situaciones interesantes ocurren en Durango, y más interesantes se pondrán, conforme se vayan acercando los momentos claves del proceso electoral del 2022, se elegirá gobernador del estado.

El tema que detonó y no tiene que ver de manera directa con el proceso electoral, fue lo acontecido en el H. Congreso del Estado y llegó hasta el ejercicio que tiene todas las mañanas el presidente con los medios de comunicación.

El préstamo, reestructuración, o como se llame, que solicitó el gobernador del estado al H. Congreso y le fue aprobado, fue un procedimiento normal, como normal fue que los diputados de su partido, el PAN, y su aliado, el PRI, se lo aprobaran.

Lo anormal, fue que los diputados de Morena, y del PT, dieran su voto, lo cual podría tener justificación si antes hubieran dado una amplia explicación de porqué el sentido de su voto, lo cual, hasta ahora no lo han hecho. Salvo el Gobernador que ha dado su punto de vista diciendo que hay mala fe en quienes lo critican. Por supuesto, resulta polémico su argumento.

Lo que hace sospechosa la actuación de los diputados morenistas, es no haber dado a conocer a los ciudadanos el sentido de su voto, y porque dos diputados al momento de votar les dieron ganas de ir al baño – esto solía hacerlo Gustavo Pedro Cortés como diputado federal – quizá sea su asesor.

La diputada Amaya votó en contra, pero ni hizo nada por persuadir a sus compañeros de bancada que no aprobaran, y como dicen, “tanto peca el que mata la vaca, como el que le agarra la pata”.

Un grupo de Morenistas de base, que se anunciaron como fundadores (lo cual, desde nuestro punto de vista, no les da ninguna primacía con los morenistas recién ingresados), acordaron en reunión, pedir se apliquen estatutos contra los diputados que votaron para que se otorgaran los más de siete mil millones de pesos al gobierno del estado. También que se elija una nueva dirección estatal con sus comisiones.

Hasta donde sabemos, el delegado ha guardado silencio, desconocemos si ya dio traslado a este acuerdo lo mismo que los senadores de Morena. La senadora Margarita Valdez subió a tribuna a pedirle al gobernador se retractara del préstamo. 

Por lo bajo los senadores se rieron de su ingenuidad, de la votación de los diputados morenistas y petista, la senadora calló. El senador José Ramón Enríquez anda muy ocupado en su promoción personal, tampoco ha dicho nada al respecto, salvo un comunicado que poco decía.

El tema llegó a la “mañanera” a través de un periodista de Baja California, quizá buscaba estridencia, el presidente, palabras más, palabras menos, dijo qué si el dinero se quería para obra social y se podía pagar, está bien, los cual se debe de investigar, junto con los diputados de Morena.

Esto no es de poca importancia, es la primera vez que la base de Morena reacciona ante las sectas apoderadas del partido. En más de una ocasión expresamos en esta columna que los diputados de Morena no asumían la defensa del proyecto de la 4T, ni la del presidente López Obrador. 

Esto hizo pensar a los diputados que no había condiciones para que la base les recriminara nada. Craso error, hoy, a nivel nacional, están no solo señalados, sino a la espera que se haga la investigación, y en su caso, se castigue. Qué vergüenza. O no. 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios