Opinión | ¿Será que Esteban y Toño se sacaron la rifa del tigre?

Juan Carlos Chávez

Un panorama nada halagador es el que enfrentan -desde ahora- Esteban Villegas Villarreal y José Antonio Ochoa Rodríguez gobernador y alcalde electos de Durango estado y municipio respectivamente, además de los 38 presidentes municipales del resto de la entidad, el problema principal, la escasez de recursos económicos que seguramente empezarán a sortear a su llegada a sus correspondientes administraciones.

De inicio, a mitad de semana, José Aispuro Torres, gobernador en funciones, anunció el recorte de nada más y nada menos 550 millones de pesos en lo que se refiere a las participaciones federales para el estado de Durango, 20 por ciento de esta cantidad -que ya no se verá reflejada en las cuentas bancarias- eran para repartirse en los municipios, por lo que al parecer, no habrá un final feliz para los alcaldes, y los que lograron la reelección, saben que no les quedará de otra que “apretarse el cinturón” una vez más.

Para muchos, este recorte al presupuesto estatal, es una de las primeras “represalias” de López Obrador por los resultados obtenidos por Morena en el pasado proceso electoral, pues solo Aguascalientes y Durango se le pudieron “salir del huacal”, cuando pensaba que iba a obtener 6 de 6, incluyendo a su “consentidota” Marina Vitela, quien por cierto ya busca un lugar para continuar su aventura política en un partido que al parecer le ha sentado bien, al margen del resultado del pasado cinco de junio, en donde cayó de manera estrepitosa ante la alianza Va por Durango, con Villegas Villarreal a la cabeza.

Y es que hay que recordar que ya desde el 2016, la situación económica empezó a complicarse en Durango, en el país y en el mundo, luego llegó la pandemia y de ahí en adelante todo -o casi todo- ha ido a la baja, y peor aún con un presidente que no tiene el pulso real de lo que se necesita en el territorio nacional, con exagerados programas asistencialistas que han desviado el dinero que se necesita en rubros prioritarios, y esta es la política a la que se tendrán que enfrentar por otros dos años los nuevos gobernantes, a pesar de esto, Esteban Villegas se ha mostrado optimista y confía en que le podrá “sacar” algo más al presidente, aunque ya demostró que es un hueso bastante duro de roer, pues ni con los gobernantes de su propio partido ha querido transigir en cuanto al recurso se refiere.

Mientras tanto, el gobernador y el alcalde electos siguen analizando perfiles para conformar su gabinete, tarea nada fácil, tomando en cuenta la repartición que se tiene que hacer entre la gente identificada con Acción Nacional, con el Partido de la Revolución Democrática y con el Revolucionario Institucional, guardando -obviamente- las proporciones en cuanto a votos obtenidos por cada partido.

 

Algo más…

Si buscamos perfiles apegados al discurso de Esteban Villegas, el empresario Javier Mayagoitia encaja a la perfección en la Secretaría de Turismo, es una persona que tiene el respaldo de este importante sector, son ya varios años los que ha invertido en tratar de generar turismo nacional en nuestro estado y ha proyectado ganas de hacer algo diferente para Durango, por lo que no estaría por demás que se le considere para este puesto.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios