Una buena charla

Recibí una invitación para tomar café de media mañana por parte del Presidente del PRI Luis Enrique Benítez Ojeda, estaríamos algunos generadores de opinión, me dijeron: Así fue, quizá no llegamos a diez. Encontré al Presidente del Comité Directivo Estatal desayunando solo, lo saludé y me pidió lo esperara para llegar juntos a donde se encontraban los columnistas. Ya se encontraba con ellos el Delegado del CEN Roberto Padilla Márquez.

Una breve exposición del motivo de la reunión, es un ejercicio que intentaremos hacer con cierta frecuencia, dijo Benítez Ojeda, el motivo fundamental es intercambiar opiniones sobre el PRI y el contexto político. La charla inició con algunas preguntas a las que en la jerga periodística les llamamos “cajoneras”, preguntas un tanto obligadas, de respuesta obvia.

El encuentro con el dirigente estatal y el delegado del PRI fue totalmente abierto, sin guión, si tiempo, ni recomendaciones. Esto permitió que se tuviera una mejor visión  sobre la realidad y perspectivas del PRI tanto a nivel nacional como en Durango.

 Los comunicadores sin ambages planteamos dudas, interrogantes, observaciones, críticas, nuestra  visión a corto, mediano y largo plazo, incluso, algunas aportaciones que pudiera servir al otrora partido poderoso de México.

Percibimos que no se trataba de jugar vencidas y ver quien le gana a quien, mucho menos poner en el banquillo de los acusados a nadie. Un ejercicio franco no se responde con actitudes mal intencionadas,  sin dejar de ser claros y contundentes en nuestras apreciaciones.

El ejercicio dio un giro. En esta columna somos críticos de los partidos, en la charla reiteramos nuestra crítica al PRI y la ampliamos. Los dirigentes priista con un discurso que desde nuestro punto de vista no tiene nada que ver con los niveles de aceptación que registran encuestadores y empresas  que se dedican a hacer diagnósticos en base a percepciones. 

Plantemos la necesidad de cambio de narrativa, del riesgo que el PRI se divida aún mas con el discurso del dirigente nacional que divide al priismo entre los que lo quieren renovar y los que llama tecnócratas burocráticos, que, según él, son los responsables de las derrotas y  desastre del partido.

Tanto Benítez como el delegado nacional pesaron a aceptar los puntos de vista de sus interlocutores, quizá a asumirlos como recurso de no crear confrontación,  quizá convencidos de un cambio profundo, solo ellos lo saben.

Insistimos en que no basta tener candidatos jóvenes, o que haya mucha gente interesada en ser candidatos, sino la narrativa con la que intentarán convencer a la ciudadanía de que les regrese la confianza perdida el en 2018.

Las Redes Sociales tiene gran influencia, esto significa que deberán tener respuestas convincentes cuando les mencionen su historial,  donde gente prominente, haya sido o no de su partido, pero parte del estado, están vinculados a la corrupción.

Fue un buen ejercicio en donde todos salimos ganando, esperamos que todos los partidos políticos tengan encuentros con generadores de opinión para que más contenido al debate político, y,  desarticule  frivolidades y mentiras que mucho dañan. O no.

Puedes comentar con Facebook