Artearte | Daniel Lezama, arte que sorprende

Por David Muñoz Carranza

Como en reiteradas ocasiones hemos mencionado en esta columna de arte, México ha sido, es y seguirá siendo un semillero inagotable de artistas en todas las disciplinas, pero en cuanto al rubro de las artes visuales destaca por sobremanera; y en el caso particular del artista que veremos hoy, su talento lo corrobora; estamos hablando de Daniel Lezama, en el que su propuesta sorprende a todo aquel que admira su obra.

Lezama nace en la ciudad de México en el año de 1968, y desde pequeño –como en el caso de muchos artistas- se siente atraído hacia el arte, razón por la que decide inscribirse a la Escuela Nacional de Artes Pláticas de la Universidad Nacional Autónoma de México, del año 1993 al 1997; aunque en su vida personal de cierta manera tuvo influencias de otros países en los cuales también vivió como USA y Francia.

En su trayectoria artística su talento lo ha hecho ser acreedor a apoyos que provienen del gobierno o de instituciones dedicadas a la producción, promoción y difusión artística y cultural como lo son CONACULTA o el FONCA.

En cuanto al rubro de exhibiciones, éstas son de vital preponderancia cuando un creador quiere dar a conocer sus trabajos ante la sociedad; en el caso del maestro Lezama, cuenta en su haber con más de 100 exposiciones tanto individuales como colectivas esparciendo su arte por ambas vertientes.

Cabe mencionar que lo que se refiere a las exhibiciones de tipo individual, el maestro Lezama quiso compartir sus obras, -por cierto de gran formato- con Durango; siendo el recinto que lo cobijó para tal evento, el Museo Nacional Francisco Villa, en el año de 2017, cuando la sociedad durangueña volteó a ver la labor de este excelso artista, mostrando parte de sus obras y por ende temática, técnica y propuesta artística, las cuales han sido parte de los elementos que lo han distinguido por sobre otros artistas, pues su muy peculiar y único estilo plástico lo fundamenta de tal manera, que el público queda atónito frente a sus obras; ya sea por el lenguaje, estilo, o por la naturalidad con que aborda sus creaciones.

Su lenguaje plástico así como los temas que replica de la realidad, lo inscriben dentro del movimiento realista, pues las obras que realiza el maestro hablan por sí solas abordando y plasmando discursos que son parte del nacionalismo mexicano, pero que el artista con una vuelta de tuerca (hablando artísticamente) las reinterpreta para finalmente poner su don, talento y creatividad, que aunados al proceso creativo resultan siendo lienzos con obras que dejan replanteando los significados del público que frente a sus obras reflexiona la obra interpretando la propia realidad de cada persona frente al cuadro; siendo esto punto final en sus lienzos y creaciones.

Daniel Lezama, un artista que con su propuesta bastante sui generis evoca ese nacionalismo, visto desde la óptica propia del artista, quien comparte sus creaciones junto con el pueblo que de igual manera comparte su visión y que aplaude la forma en que éste productor de arte replantea esa realidad mexicana.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios