Artearte | EL GOFRADO

Por David Muñoz Carranza 

En la técnica del grabado, existen diferentes variantes, entre las cuales se encuentra ésta que a continuación conoceremos, así como también su técnica.

El gofrado es una de las ramificaciones de la disciplina del grabado, pero mas depurada, minimalista, sin tantos elementos, y con propuestas tan variadas como la creatividad y la imaginación lo permitan.

El origen de esta palabra proviene del vocablo francés Goufrer, que significa repujar; pues bien básicamente esta es la forma en que se logra realizar este tipo de técnica artística; a través de materiales puestos sobre el tórculo y que los rodillos harán la función de registrar en una hoja de papel especial destinado para ello.

Es de igual manera de cierto modo mas limpia; incluso por los materiales que son utilizados; en este tipo de técnica nos da la sensación de una armonía por los tonos blancos, claros y juegos de luz, que también juega un papel importante en este tipo de técnica y que por la ausencia de colores resulta un tanto distinta a lo que nuestra mirada esta habituada a observar; aunque cabe recalcar que en menor escala, pero también pueden ser integradas las tintas en esta disciplina.

En esta técnica se tiende mucho a la abstracción; a lo simple, pocas líneas, figuras geométricas, acabados sencillos, depurados, con pocos elementos y que esto a su vez, hace que lo que se registre focalice nuestra atención; aunque claro, pueden crearse Gofrados de estilo figurativo o realista; pero la tendencia de este tipo de arte, si está mas dirigida hacia lo abstracto, pues los elementos a imprimir serán los que quedarán registrados en el producto final, dando como resultado obras que captarán la atención de los espectadores.

Los materiales con los que se puede realizar este proceso son los que el artista decida y origine, pues al no tener limitantes de qué es lo que se va a imprimir, la creatividad y la imaginería serán los factores determinantes para poder registrar los objetos que se colocarán  en el tórculo, para que éstos después muestren los efectos finales, que forman parte de este inusual e interesante proceso artístico; los materiales que se pueden utilizar van desde papel muy grueso, cartón, plástico que sea delgado, material de la naturaleza, como hojas, plantas, maderas delgadas, laminillas, monedas, alambres delgados, hilos, estambres, etc.; en fin se pueden utilizar una gran cantidad de artefactos que queramos que se registren en los rodillos y que sean plasmados en las hojas a “imprimir”; aunque dichas hojas no contengan tinta.

Cabe mencionar que en cuanto al tema de los materiales a imprimir debemos tener en cuenta que no todos pudieran ser tan recomendables para registrar; pues los rodillos que hacen que se registren los elementos a imprimir sobre el papel, tenemos que tener especial cuidado de no pasar cosas tan duras porque pueden afectar a los rodillos del tórculo. Esta técnica comparte cierta analogía con el lenguaje braille y con señalética de tipo háptica.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios