Artearte | José Clemente Orozco, recordando a uno de los grandes

Por David Muñoz Carranza

Un artista adelantado a su época, su tiempo, un creador que con su visión logró llegar al lugar que ocupa hasta nuestros días y de esa forma trascender en el mundo del arte de México y del mundo.

Conocido como uno de los grandes muralistas, José Clemente Orozco, nació un día 23 de noviembre en Zapotlán el Grande, en el estado de Jalisco, en el año 1883. A muy temprana edad, su familia migra de su pueblo natal, a Guadalajara, para trasladarse posteriormente a vivir en la capital del país, Desde que Orozco era muy  pequeño tuvo la fortuna de que su casa estaba cerca el taller de impresión del maestro grabador más importante que ha dado nuestro país: José Guadalupe Posada; el taller donde realizaba sus trabajos fungió como una especie de motivador, para el joven Orozco; quien a esa corta edad se quedaba sorprendido de los trabajos que en ese lugar se realizaban, esto influyó de manera tal, que el joven empezó a tener contacto con la disciplina del dibujo, pues inicia trazando líneas, a crear bocetos; a practicar esta rama del arte, que es la pintura, para después, con el paso del tiempo decidirse a estudiar artes en la Academia de San Carlos, del Instituto de Bellas Artes en el turno nocturno.

Su carrera artística tiene como base, su primera exposición individual, presentada en el año 1916, en la librería Biblios, de la Ciudad de México. Meses después viaja a Estados Unidos, donde realiza obra mural en diferentes escuelas y academias, en la Ciudad de Nueva York, crea la primera pintura mural al fresco, técnica por demás avanzada en esos tiempos; de hecho es la primera pintura al fresco que se realiza en aquel país, en la New School for Social Research en N.Y.

En los albores de los años 20´s se une a Diego Rivera y a David Alfaro Siqueiros, maestros, por antonomasia en el arte mexicano, e iniciadores de uno de los movimientos artísticos más famosos de nuestros tiempos, el Muralismo Mexicano, de donde deriva la Escuela de la Pintura Mexicana, movimientos y estilos, que por medio de un discurso y técnica de excelente manufactura, hace de nuestro país, un referente en la historia del arte; por el contenido de los mensajes que éstos maestros creaban en la plástica de sus obras murales; todo este movimiento fue respaldado, por el que en ese entonces dirigía la Secretaria de Educación Pública, el misionario José Vasconcelos; quien estando al frente de esta secretaría, da licencia a Orozco y  sus colegas a plasmar lo que para cada uno de ellos era la realidad de nuestro país.

Orozco, ha legado grandes aportaciones al país con sus creaciones, pero sin duda, un referente obligado en las artes es toda la obra que realizó en su natal Jalisco, más específicamente en el Hospicio Cabañas, donde plasma una serie de murales que son su propia interpretación de lo que es el hombre, su vida, su realidad, sus logros, sus hazañas. Cabe mencionar, que también creó obra en el paraninfo de la Universidad de Guadalajara, donde podemos admirar su obra, por demás expresionista.

Instagram:davidmunozcarranza

Puedes comentar con Facebook
Anuncios