Artearte | MADRES Y MODELOS

Por David Muñoz Carranza 

A propósito del día de las madres, esta vez hablaremos de las madres de los artistas que en alguna ocasión hicieron el papel de modelos.

Aparte de la lectura que se le puede dar al título del tema de hoy “madres y modelos”, se puede llegar a entender que son ejemplares, impolutas, sabias, tiernas, etc., además de un sinnúmero de características que podrían definir a las madres en general; en esta columna el día de hoy hablaremos del ejercicio de posar para sus hijos artistas, creadores, pintores, es el de convertirse en el modelo a replicar y desde luego; posar para sus hijos.

A lo largo de la historia del arte, la gran mayoría –no todos-  de los artistas, han estado en busca de a quién pintar, qué retrato replicar, a quién plasmar en sus cuadros, en sus obras, si bien, algunos de los artistas, han llegado a trabajar por encargo; esto quiere decir que por su perfección plástica, les llegan ha pedir, encargar, comisionar ciertos tipos de obras, como es tan sabido, por ejemplo, cuando los antiguos reyes les encargaban pintarlos a ellos mismos, a sus familias, o cuando también se les solicitaba a los aristas a plasmar a la nobleza, a gente de la iglesia, o señores con gran poderío; en fin los encargos pueden variar por quien los comisiona, pero de lo que se trata aquí es de explicar, que en la mayoría de esos casos, el artista ya tenía claro a quien iba a pintar; a replicar en sus obras, y en este mismo tema de quien sería la persona que iban a pintar, podemos decir que no existía un lazo afectivo tan fuerte como lo es de pintar a sus propias madres.

Existen pintores que a lo largo de su trayectoria o carrera artística tuvieron ese acto de genuflexión ante el inmenso amor que prodigaban a sus madres, a sus creadoras, a las autoras de sus días, por ello la razón del titulo del tema de hoy. Existen varios artistas que han pintado de manera excelente, y es por eso tal vez que llegaron a replicar a su amada progenitora, por el fuerte lazo de unión que hay entre una madre y su hijo.

A ciencia cierta no sabemos bien, quien, en estos casos era la persona que pedía que la pintaran, si las propias madres de los artistas les hayan solicitado que las plasmaran en sus obras al ver que sus hijos eran unos genios de la pintura y por esa razón querer ser parte del legado que seguiría para la posteridad de la historia del arte; o tal vez por otro lado, que los mismos hijos, como mencioné anteriormente, quisieran rendirles un pequeño, pero muy simbólico homenaje a sus progenitoras, a las que los dieron a luz, que los trajeron al mundo, eso, sólo ellos sabían; pero lo que es irrefutable, es que ahí están las obras que podemos admirar, contemplar y maravillarnos de esos homenajes tan merecidos a nuestras propias madres, esas obras tal vez sean solo un pequeño gesto de agradecimiento de todo lo que han hecho por nosotros; y también que mejor, si ellas en vida pueden llegar a ver con su tierna mirada esa obra en la que ellas están plasmadas para la posteridad.

Algunos de estos artistas fueron Rembrandt, Paúl Cèzzane, James Whistler, Vincent Van Gogh, Picasso, Marc Chagall, Andy Warhol, entre muchos otros pintores; en lo personal, de igual manera, su servidor también plasmé a mi madre y elaboré una fotografía estilo Andy Warhol de mi progenitora.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios