Artearte | Morris Louis, un artista avanzado a su época

David Muñoz Carranza

Los artistas en general, desde el inicio de sus carreras buscan encontrar un lenguaje propio, un estilo que los defina, que los caracteriza, y por ende que los diferencie de sus demás colegas; en algunos casos esta idea si se llega a concretar si el creador es fiel a su estilo, a su paleta, inclusive si llegara a gustar a la sociedad a la que le presente sus obras, estos ideales y principios de honestidad consigo mismo  van haciendo que el artista siga o no por esa línea que desde un principio quería obtener, el que su obra hablase por si  misma; que sus trabajos al ser exhibidos sean reconocidos por el publico en general  sin necesidad de ver quien realizó la obra; que a primera instancia el publica vea la obra y de  ipso facto sepa que está parado frente a la obra de tal o cual artista. Es el caso del creador que hablaremos a continuación; un hacedor de arte que permaneció fiel a si mismo y a su estilo que finalmente fue lo que le dio esa consagración ante la sociedad.

Louis Morris nació en Baltimore; Estados Unidos en el año de 1912, sus estudios académicos los realizó en Maryland Institute of Fine Arts y formó parte del movimiento Expresionismo Abstracto, el cual es un estilo pictórico contemporáneo que se desarrolló por los años 40’s que está inmerso dentro de la abstracción; se caracteriza por la paleta de colores que se emplea o también por el tipo de pincelada y por el énfasis en las mismas.

A su obra se le considera como parte de la corriente pictórica llamada “Pintura de Campos de Color”, a la cual se le concibe dentro del otrora estilo conocido como la Escuela del Color de Washington, estilo al que pertenecían pintores de la talla de  Jackson Pollock y Williem de Kooning, Barnett Newman; en este movimiento el proceso creativo de los artistas era muy diferente a los de las otras tendencias de aquellas épocas; era cuando acababa de terminar la segunda guerra mundial, y los artistas de ese tiempo querían experimentar con nuevas tendencias, estilos y propuestas que fueran Avant Garde; es por eso que se le cataloga a la obra de Morris en este  género.

La técnica que Morris Louis utilizaba era la de “dripping”, la cual significa derramar o chorrear y se va cubriendo con mas capas de color; la disolución que realizaba constaba de gran cantidad del solvente con la pintura, lo cual hacía que la pintura quedara muy rebajada, diluida; y con este tipo de consistencia eran mas fácil trabajar con ella; pues como acabamos de mencionar su técnica era la de dripping; y con esta acuosidad de la pintura Morris  lograba realizar efectos muy llamativos, Morris también trabajó con ceras; pues pintaba sobre telas sin imprimar, así directamente, sin enmarcar, pintaba sobre ellas, y después dejaba que secaran las telas. Las obras que gozan de gran reconocimiento son de gran formato, pues era las dimensiones que manejaba Louis.

Sus obras se han presentado en grandes  colecciones, museos y galerías de prestigio a nivel mundial; Morris Louis, un artista que siempre fue fiel a sí mismo aunado esto a lo que define a un creador: su estilo.

Puedes comentar con Facebook