De rock y cosas triviales | Juntos en este Finisterre, me haces resonar

Por: Raquel Carreón Lugo

Y es que un día te despiertas y no sabes si lo que estás viviendo es mentira o es realidad, no distingues entre fantasías y arreboles, no comprendes el porqué algo puede indicar que ese Finisterre al que tanto se teme por ser tan enigmático y oscuro, es realmente esa luz que te hace resonar y vibrar como el color de las auroras boreales.

No hay palabras más concretas que como lo escribe Vetusta Morla “desde que tú llegaste, todas las piedras me dan abrigo, y ahora tu cuerpo es patria, tengo aguijón y un buen enemigo”.

A veces hay un poco de esperanza en la humanidad, simplemente algo que te hace ver el cielo diferente, ver esas nubes hermosas o ese atardecer espectacular aun más perfecto, porque la naturaleza es perfecta, así como el Finisterre con aguas sombrías, aterradoras y repletas de monstruos del llamado Mare Tenebrosum.

El grupo madrileño que nació en el verano de 1998 ha hecho rock indie marcado con sus composiciones de letra y una producción videográfica que nos hace deleitarnos nuestra mirada por semejante cultura.

“Rumor de sables que yo te canto, los haré resonar, como una herejía en el campanario”, esa herejía que me hace resonar al ser tu y yo diferentes a todos, al ser completamente tu y completamente yo, al formar un instante único e inigualable, ya sea en forma de música, literatura o una fotografía casi perfecta.

En este momento me da igual si la tierra es plana, así como 500 años en donde se creía que la Pachamama era una simple especie de plancha sólida que flotaba sobre un mar enigmático y oscuro.

Justo en Galicia, al noroeste de España, hay una lengua de tierra que se adentra tres kilómetros en el océano Atlántico, lugar en donde solamente se ve el mar y nada más que mar, tanto a la izquierda, derecha, frente, atrás, justo como yo te veo, solo a ti, con tu ser, con tu esencia, con tu arte, con tu visión y tu born free tan elocuente.

Finisterre de Vetusta Morla no pudo haber llegado en mejor momento, justo cuando queda en suspenso la gravedad, porque nos cerrarán las puertas e incluso se burlarán de lo más sagrado.

Tu y yo, así simple, tu y yo, pobre de la gente mundana, ellos no lo saben, pero ya hemos ganado, incluso mi alma me dice que si se apaga el sol, lo único que tienes que hacer es tomar mi mano y si tu aceptas podemos navegar juntos hacia el abismo de Finisterre.

Para algunos el Finisterre es el fin de un duro recorrido físico y espiritual, me gusta imaginar y sentir que nuestro camino apenas está por comenzar.

Un Finisterre que disfrutamos en ese abismo que es de nosotros, así como durante de cientos años se consideró que los únicos vestigios que habían en ese lugar eran un faro y un antiguo edificio de señales marítimas, tal vez el último rincón del mundo, la última esquina de la tierra, muy probablemente tu y yo somos ese rincón que encontramos sin andarnos buscando, una causalidad del destino, eres mi causalidad favorita y es por eso que yo bailo al son de tu gravedad.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios