Durango en el tiempo | Calle Constitución

Oscar Luna G.

Una de las principales calles de nuestra ciudad desde la época de la fundación, es la actual calle de Constitución, que hoy en día es una calle peatonal de ocho cuadradas de sur a norte de nuestro Centro Histórico. En ella se encuentran una serie de edificios históricos, pues por muchos siglos fue una de las calles preferidas para que las familias aristocráticas construyeran sus casas. En siglos pasados en esta calle también estaban algunos comercios principales de la ciudad, no muchos porque recordemos que la calle del comercio era la actual calle de 5 de febrero.

Como ya en otros artículos hemos explicado, la nomenclatura de las calles era muy distinta a la de hoy en día, en siglos pasados se le tenía un nombre a cada segmento de la calle y este nombre era en base a algún comercio que estuviera en ella, alguna persona distinguida que viviera allí o algún elemento característico que tuviera. En el caso de la actual calle de constitución, iniciaba en las Alamedas partiendo hacia el norte. Para 1860 la nomenclatura de esta calle era la siguiente:

Calle de la Estrella, (entre calle Alamedas y calle Pino Suárez) este nombre lo tenía porque en la esquina de esta estaba ubicada una panadería con este nombre “Estrella”, la cual pertenecía a la familia Macías y permaneció en este lugar hasta principios del siglo XX.

Calle del Instituto (entre calle Pino Suárez y calle 5 de febrero) este nombre era por la gran referencia del Instituto o Colegio Civil, el cual se inauguró en 1856 y hasta la fecha sigue vigente con el nombre de Universidad Juárez del Estado de Durango.

Calle del Baluarte (entre 5 de febrero y 20 de noviembre) esta nomenclatura era por la referencia de la tienda con este nombre “Baluarte” que se ubicaba a un costado de la plaza principal, misma que tenía una gran importancia en la ciudad por la gran variedad de artículos que vendían en ella.

Calle de la Lonja (entre calle 20 de noviembre y Negrete).

Calle 1era y 2da de la Enseñanza (desde la calle Negrete hasta Coronado) estas dos calles llevaban este nombre por referencia de la escuela de enseñanza de niñas que estaba ubicada frente al actual Hotel Posada San Jorge, aquí se encontraba esta escuela.

Calle 1era, 2da y 3era de Santa Ana (desde la calle de coronado hasta la calle de Pereyra) las últimas tres secciones habitadas de esta calle, tomaban este nombre por la referencia del Templo de Santa Ana, que está en esta ciudad desde el siglo XVIII, así se les conocía a estas últimas calles, pues recordemos que siglos pasados la ciudad no era tan grande, y hasta esta zona estaban las fincas urbanas.

Esta calle era considerada como la entrada de Durango, pues todas aquellas personas que venían a visitas especiales u oficiales a la ciudad, entraban por el lado norte de ella, las recibían en la plazuela de Santa Ana, actualmente el Jardín Hidalgo las autoridades civiles y eclesiásticas, para posterior a ello caminar hacia la ciudad.

En diversas ocasiones se colocaban en esta calle Arcos de bienvenida, los cuales eran estructuras muy grandes de madera y cartón decoradas de una manera llamativa, con las iniciales de la persona que visitaría la ciudad, muchos de ellos quedaron grabados en algunas fotografías que en la actualidad podemos mirar.

Cuando en 1864 visita esta ciudad Benito Juárez, el entonces presidente de México, no quiso realizar su entrada triunfal por la calle de Constitución, ya que temía que no fuera bien recibido, pues en esta calle habitaban algunos conservadores. Para evitar una situación incómoda decide realizar su entrada por la calle Teresas, una calle al oriente de Constitución.

Por este acontecimiento años posteriores deciden cambiar el nombre de la calle Teresas por el de Juárez, en honor al acontecimiento de la entrada del presidente. Y a la calle que era la entrada de Durango deciden ponerle el nombre de calle Constitución, en honor a la entonces recién promulgada Constitución de 1856. Esto es algo interesante porque le pusieron así a la calle donde habitaba más gente conservadora en la ciudad, pudiéramos decir que fue una estrategia de burla.

Hoy, esta calle es uno de los grandes atractivos del centro Histórico, pues al ser peatonal tenemos la oportunidad de admirar con mayor detalle sus edificios, aparte de ser una calle con gran número de comercios. Antes de esta pandemia se podría disfrutar de una serie de eventos culturales y artísticos, y es una de los lugares con mayor flujo de turismo.

Gran historia que tiene esta calle de Durango, espero la próxima vez que transiten por ella recuerden todos los nombres que atreves de los siglos ha tenido, y rememoren la importancia que tuvo nuestro pasado y de todo de lo que fue testigo.

 

Puedes comentar con Facebook