Durango en el tiempo | CENTRAL CAMIONERA DE DURANGO

Por: Oscar Luna G.

Todo duranguense en algún punto de nuestra residencia en esta ciudad, hemos tenido la experiencia de viajar en autobús hacia algún destino partiendo de la central camionera. Ya sea que vayamos a la gran capital de México a Monterrey, Juárez, entre muchos otros destinos que ofrece esta central. Misma que el pasado 7 del presente mes, conmemoro 50 años de su inauguración, es por ello que en esta ocasión hablaremos de su historia.

Cabe mencionar que quizá sea un tema de bastante controversial, pues muchas personas opinan que lamentablemente esta central ha quedado en el olvido y es necesario la construcción de una nueva. Pero en esta ocasión nos enfocaremos a hablar acerca de su historia, inauguración y estos 50 años de vida en nuestra ciudad, la opinión acerca de ella y su estado es respetable de cada lector.

Como sabemos la innovación en los medios de transportes en México se fue dando ya para finales del siglo XIX, pues sin duda la llegada del tren a Durango en 1892 fue un acontecimiento que marco la historia y un parteaguas en los medios de transporte de la ciudad, después la llegada del tranvía, la llegada del automóvil y ya para los años 40s se fueron creando una serie de líneas de transporte en autobús, que ofrecían el servicio de llevar de un destino a otro.

Ya para estos años el tren era insuficiente para diversas necesidades de la gente, sobre todo por el tiempo del trayecto y es por ello que se comenzaron a crearse en el país líneas de autobús, es así como en esta década nace Grupo Estrella Blanca, Ómnibus de México S.A de C.V, Transportes Chihuahuenses y muchas otras.

En nuestra ciudad para estos años no existía central camionera, por lo que cada uno de estos grupos de transportes comenzaron a instalar sus oficinas en diversos puntos de la ciudad, por ejemplo en la calle de constitución partía en algunos años los camiones Ómnibus, frente al templo de San Agustín partían los Transportes del Norte y los Chihuahuenses sus oficinas estaban ubicadas en la calle de Pasteur casi esquina con 20 de noviembre.

De estos lugares partían los camiones a diversos destinos del Estado y de México, pero conforme fueron pasando los años, las necesidades de una central que concentrara todos estos grupos fue siendo necesaria. Fue así como en la década de los 60s, se comenzó a analizar y proponer un proyecto de una central. En el año de 1968 se lee en algunos periódicos de la época, como se anunciaba el lugar donde iba a ser construida esta central, su ubicación era en la entonces salida noreste de la ciudad, hoy esta característica ya no la tiene, pues quedo atrapada entre el crecimiento urbano que después se tuvo en la ciudad.

Su construcción duro aproximadamente 2 años, la obra estuvo a cargo del señor Julio Lastiri Quintana quien era el supervisor de la obra y una vez inaugurada se convirtió en el gerente de esta central. La inauguración se llevó a cabo un 7 de octubre del año de 1971, ante una ceremonia pomposa, pues asistió el gobernador, su gabinete y una gran concurrencia de personas que presenciaron este acto que marcaba la historia del modernismo y un parteaguas en los medios de transportes.

El primer día se presenció la salida del primer viaje con destino a la gran capital de México, horas después partió un camión con destino a Torreón Coahuila. Sus primeros viajes eran a destinos cercanos, sobre todo a poblados o municipios del Estado, ya con los años se fueron implementando rutas a diversos Estados del país.

Esta central camionera lleva el nombre de: Gral. Domingo Arrieta León, que quizá muchos hasta la fecha desconocen esto. Lleva este nombre en honor al gobernador constitucional de Durango de 1917 a 1920. La fachada que actualmente aguarda es la original de los años 70s, con ello podemos admirar el estilo arquitectónico de esta década.

La central camionera marco los recuerdos de muchos duranguenses, ya sea que alguna vez partieron desde ella hacia algún destino o quizá que alguna vez fueron a esperar a algún familiar o amigo a ella. Sin duda han sido 50 años de momentos que sus muros han sido fieles testigos.

Como lo mencione, hoy este tema es un poco controversial, pues hay quienes mencionan que es necesaria la construcción de una nueva central, en algún punto con menos tráfico en la ciudad y quien también dice que las condiciones de ella y el aspecto no son dignos para nuestra ciudad, opinión respetable de cada quien.

Independientemente de cómo luzca la central, debemos de reconocer este aniversario que acaba de conmemorar, quizá pronto seamos testigos de la construcción de una nueva, pero por el momento valoremos este edificio de los años 70s que tenemos y cuando vayamos a ella recuerden todos estos datos históricos que aguarda la Central Camionera.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios