Durango en el tiempo | DON CHANO SALAS CENICEROS

Por: Oscar Luna G.

El pasado domingo, tuve la oportunidad de reunirme con un ilustre personaje del siglo pasado en el ámbito cultural de la ciudad de Durango, una persona que nació con los dotes en el arte, la cultura, el trabajo etc. Con más de ocho décadas de vida y con una gran sonrisa de oreja a oreja, me recibió en su bella y acogedora casa el señor Ponciano Salas Ceniceros, de quien en esta ocasión les hablaré.

Corría el año de 1935 cuando iniciaba la vida de este gran personaje, su lugar natal de nacimiento fue Velardeña Cuencame Durango, fue uno de diez hijos procreados en el matrimonio del Sr. Ponciano Salas y la Sra. María Ceniceros. Los primeros años de su vida, el Sr. Ponciano los paso en Velardeña, donde rememora que a los siete años de edad tuvo su primer acercamiento con el arte, ya que realizaba dibujos imitados en las imágenes que en ese tiempo aparecían en las cajetillas de los cerillos.

Con una cálida risa, comenta que no olvida que su primer premio lo obtuvo con su padre, pues a él le vendió su primer dibujo que realizó, obteniendo a cambio un centavo con el cual corrió a la tienda a comprarse un rico jamoncillo. Menciona que su padre sorprendido le preguntaba que donde había aprendido a dibujar porque lo hacía muy bien, no se imaginaba que aquel niño ya cargaba en su sangre los dotes de las artes.

Aun siendo niño recuerda como él y su familia migró hacia esta gran capital de Durango, ya que el trabajo de su padre en Velardeña había llegado a su fin. Una vez establecidos en la ciudad él ingreso a la escuela No. 7 que hasta ese tiempo aun pertenecía al Instituto Juárez, donde destaco en excelencia en materias relacionadas con las artes y con esto logró obtener un reconocimiento en el Teatro Principal, por el entonces gobernador de Durango, José Ramón Valdés quien le entrego un reconocimiento y un premio por su destacada participación en las artes a esa corta edad.

Una vez egresado de esta escuela, el Sr. Ponciano decidió ingresar a la recién inaugurada Escuela de Pintura del Instituto Juárez donde tuvo la gran oportunidad y dicha de ser la primera generación presidida por el gran artista Francisco Montoya de la Cruz, de quien menciona que además de la relación maestro-alumno guardó una gran relación de amistad.

Para un fin de cursos, se realizó una exposición de los trabajos elaborados en el ciclo y fueron expuestos en los pasillos del edificio central, donde lucían imponentes las obras de arte y escultura realizadas por el Sr. Ponciano, fueron tan elogiadas y admiradas que en el propio evento un extranjero se acercó con el maestro Montoya y le mencionó que estaba interesado en comprar toda la obra de su alumno Ponciano, de esta manera hizo su primera venta formal de toda su obra realizada.

Menciona que lamentablemente por situaciones personales y situaciones de la vida, no siguió estudiando en esta Escuela de Pintura, pero su amistad con el maestro Montoya siguió, tal fue que en el año de 1954 el maestro le propuso ser el modelo para una escultura que realizaría para ser colocada en la ciudad de Durango, el joven Ponciano acepto la propuesta, sin imaginarse de que monumento se trataba.

El maestro Montoya lo cito durante una semana para trazar los bocetos de la escultura, para después comenzarle a dar cuerpo y finalmente los últimos toques por su grupo de canteros, una vez concluida la estatua fue colocada e inaugurada al norte de la ciudad, este monumento aun luce imponente, me refiero al que es dedicado a Guadalupe Victoria, colocado sobre una glorieta y resaltado por un gran obelisco.

Unos años después, me comenta que realizo un retrato de la primera dama de Durango, la Sra. Angelita Z. de González de la Vega, basándose en una fotografía que vio en el periódico, una vez concluido el retrato le hicieron llegar una fotografía de él, Angelita sorprendida por el bello trabajo mando llamarlo para darle el agradecimiento por el gran trabajo que realizo y ella con felicidad y orgullo coloco el retrato en la sala de su casa, esta gran obra del joven Ponciano.

La vida del señor Ponciano fue creciendo y cambiando constantemente, pues una vez que dejo la pintura y escultura, decidió dedicarse al negocio de su familia, el cual era una imprenta en la ciudad, una de las primeras y muy reconocida que hubo en Durango, donde recuerda grandes andanzas pues en este medio tuvo la oportunidad de conocer diversos personajes, como candidatos a presidente de la república, gobernadores, artistas entre muchos otros.

Las horas pasaban y la plática en la casa del Sr. Ponciano seguían, entre risas, anécdotas y degustando unos ricos alimentos, me siguió contando grandes vivencias de su vida, yo aproveche la ocasión y le realice diversas preguntas del Durango pasado, quien me respondió todas, pues la memoria del Sr, es admirable recuerda cada situación detalle a detalle.

Necesitaría varias notas para poder contarles todos los interesantes datos que me platico el Sr. Ponciano, alguien a quien admiro por su destacada participación en las artes desde pequeño, alguien trabajador, dedicado y apasionado por lo que hacía, es triste que no haya podido seguir en la carrera de pintura, porque estoy seguro que hubiera llegado aún más lejos, y digo más lejos porque a pesar de no seguir en esta carrera supo destacar por cuenta propia.

La próxima vez que transiten por el monumento a Guadalupe Victoria, recuerden que está inspirado en las facciones y complexión de aquel joven alumno del maestro Montoya, a quien tenía bastante cariño pues no a cualquier persona le hubiera propuesto ser su modelo. El Sr. Ponciano es uno de los grandes personajes del Durango antiguo a quien debemos recordar por su trayectoria.

Hoy, mediante este articulo enaltezco la trayectoria del Sr. Ponciano, repito necesitaría diversas notas para poder contarles las diversas anécdotas que me platico, es un archivo viviente como solemos decirles los investigadores a las personas que guardan en su memoria una gran cantidad de datos no escritos, un gran reconocimiento a Don Chano, como su familia lo conoce.

Después de algunas horas, concluí mi entrevista con el Sr., contento y agradecido por todas las atenciones que me brindo su familia, con bastantes dudas resueltas y feliz de ya compartirles estos interesantes datos de su vida, para recordar a estos personajes tan interesantes que muchas veces lamentablemente desconocemos.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios