Durango en el tiempo | Duranguenses en la revolución mexicana

Oscar Luna G.  

Este viernes conmemoramos un aniversario más del levantamiento en armas, que inició aquel 20 de noviembre de 1910. En esta lucha vamos a encontrar distintos personajes que lucharon por la misma causa, pero en esta ocasión y con mi primera colaboración en este espacio me gustaría mostrarles, cuáles fueron los duranguenses más conocidos que participaron en este acto.

FRANCISCO VILLA

Su nombre de pila, José Doroteo Arango Arámbula, nacido un 5 de junio de 1878 en la Coyotada, San Juan del Rio, Durango. En 1910 se unió al movimiento maderista,​ primero a través de su compadre Eleuterio Soto, y después mediante Abraham González, fue uno de los jefes de la Revolución Mexicana,​ cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen del entonces presidente Victoriano Huerta. Durante la revolución fue conocido como “El Centauro del Norte”. Comandante de la División del Norte, fue gobernador provisional de Chihuahua en 1913 y 1914. Es tal vez el duranguense más reconocido en toda la nación, por su gran colaboración dentro del movimiento Revolucionario de nuestro país. Muere un 20 de Julio de 1923 en Hidalgo del Parral Chihuahua.

TOMÁS URBINA

Nacido en Congregación de Nieves, Ocampo, Durango en 1870, fue un militar mexicano dirigente de la tropa Los Plateados de Urbina que participaron en la Revolución Mexicana. Por su amistad con Villa, fue general de la División del Norte, durante la Revolución Mexicana. En julio de 1915 fue acusado de traición a la división del norte por recibir dinero de Jacinto B. Treviño y el General constitucionalista Pablo González para rendirse durante la Batalla de El Ébano. Muere el 5 de septiembre de 1915 en Durango.

CALIXTO CONTRERAS

Nació en San Pedro de Ocuila, Cuencamé, Durango, el 18 de octubre de 1867, tomó parte muy activa en el levantamiento maderista del 20 de noviembre de 1910, operando en su estado natal. Se relevó en Cuencamé a causa de la Decena Trágica y de la presidencia de Victoriano Huerta. Bajo la jefatura regional de Tomás Urbina y por la creciente influencia de Francisco Villa, Contreras pasó a la División del Norte y participó en las batallas de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo. Murió en la Batalla de la Labor de Guadalupe, del municipio de Cuencamé, Durango, en 1918.

 JESÚS AGUSTÍN CASTRO

Nació en la Villa de Lerdo de Tejada, el 15 de agosto de 1887, fue un militar mexicano que participó en la Revolución mexicana. Fue maderista desde los albores del movimiento. Junto con Orestes Pereyra, Gregorio García y Antonio Palacios, preparó la insurrección contra Porfirio Díaz en la Comarca Lagunera. En 1920 fue gobernador de Durango. De 1924 a 1928 fungió como Senador de la República y sostuvo el principio de no reelección, por lo que rompió con Álvaro Obregón, retirándose a la vida privada. Regresó a la vida política en el gobierno de Lázaro Cárdenas del Río, en el que ocupó el cargo de secretario de la Defensa Nacional. Murió en Tetepan, Distrito Federal, en 1953.

DOMINGO ARRIETA LEÓN

Nació en Vascogil, municipio de Canelas, Durango, el 4 de agosto de 1874. Entre diciembre de 1910 y mayo de 1911 encabezó a los grupos rebeldes de su localidad, y unido a otros grupos sitiaron y tomaron Santiago Papasquiaro en abril; luego continuaron hacia la ciudad de Durango, la cual tomaron el mes de mayo, al celebrarse los Tratados de Ciudad Juárez. Al triunfo del Movimiento maderista se le expidió el grado de Coronel. Fue elegido gobernador de Durango, cargo que desempeñó de agosto de 1917 a mayo de 1920. Muere un 18 de noviembre de 1962, en Victoria de Durango.

BENJAMÍN ARGUMEDO

Nacido en la comarca lagunera en 1876, fue un militar mexicano. Participó en el bando antireeleccionista al inicio de la Revolución Mexicana, pero en 1912 pasó a la oposición contra Madero y apoyó el golpe de Estado de Victoriano Huerta. También llamado el “León de la Laguna”. Es considerado el más tenaz adversario de Francisco Villa en los sangrientos combates que se llevaron a cabo por tierras de Durango y Coahuila. Fue fusilado el primero de marzo de 1916.

MARIA VALENTINA RAMIREZ.

Nació el 14 de febrero de 1893 en San Antonio, Norotal, Tamazula Durango. Vestida de hombre y llevando consigo una carabina 30-30, cartucheras en el pecho y un sombrero de palma con una cinta tricolor que ocultaba sus trenzas, se lanzó al combate en el puente Cañedo. La acción en Culiacán le valió el grado de teniente por Ramón F. Iturbe. Su participación en la revolución terminó cuando un día dándole agua a su caballo, mismo le tiró el sombrero, descubriendo sus trenzas, después fue llevada con el General de brigada, quien tras un interrogatorio creyó que era un espía enemigo, y la dio de baja, pues no permitían mujeres en sus fila, al igual que el General Villa. Murió el 4 de Abril de 1979, sus restos descansan en la fosa común del panteón civil de Culiacán. Su vida inspiró la canción popular La Valentina, cantada por las tropas villistas.

TRANQUILINO MENDOZA

Nacido en Peñón Blanco, Durango, un 6 de Julio de 1888, se enlistó a la edad de 22 años al Ejército Revolucionario. Poco tiempo después fue General de Brigada y General de la División del Norte, junto a Francisco Villa, participó en la batalla de Celaya. Estuvo en el Servicio Militar del año de 1913 a 1930. Muere en Celaya, Guanajuato un 3 de Marzo de 1959.

HERCULANO DE LA ROCHA

Nacido en Tamazula Durango, se unió a las fuerzas Maderistas en 1910 y participó junto a su hija, la coronela Clara de la Rocha, en la lucha por la toma de Culiacán, Sinaloa, en 1911, en varios combates, tiempo después alcanzó el grado de General. Durante la revolución mexicana tuvo contacto con Ramón Iturbe, con el héroe Felipe Ángeles y con Eulalio Gutiérrez, que llegaría a ser presidente de México entre muchos otros personajes del movimiento armado. Al morir fue enterrado en un Mausoleo en Moloviejo, Sinaloa.

CLARA DE LA ROCHA

Clarita, se sabe que en 1910 se afilió al movimiento maderista junto a su padre, Herculano de la Rocha, se destacaba por su excelente puntería, participando en varias batallas de la revolución, alcanzo el grado de Coronel, después de esta contienda se retiró y estableció su vida en Culiacán, muriendo en 1970. El epitafio de la tumba de Clara que está en el Panteón Civil de la ciudad de Culiacán dice textualmente: CLARA DE LA ROCHA. CORONELA REVOLUCIONARIA DE 1910 CON TODO EL AMOR DE SUS HIJOS ENRIQUE Y ROSA. DESCANSE EN PAZ. CULIACAN SIN. JUNIO 1 DE 1970. (Fuente: Rosendo Romero Guzmán).

 

Puedes comentar con Facebook