Durango en el tiempo | JURA DE LA INDEPENDENCIA POR EL CLERO

Por: Oscar Luna G.

Estamos iniciando el noveno mes de nuestro calendario, el cual es un mes lleno de colores, sabores y olores, pues tenemos en él una de las celebraciones más esperadas por todos los mexicanos, ya que en ella festejamos el ser independientes como nación. Este año se puede decir que es un año de jubileo, pues se conmemoran 200 años de la consumación de independencia, este acontecimiento histórico que inicio en el año de 1810, tras el grito de Dolores, por el cura Hidalgo.

Durango no estuvo exento de participar en esta lucha, pues en ella participaron diversos  duranguenses y como ya lo vimos en nuestro artículo pasado, en esta ciudad se vivió la última batalla de guerra de independencia, para después tener la consumación. Pero para llegar a esto, las autoridades de México, tanto eclesiásticas como del ayuntamiento, fueron jurando esta independencia en las diferentes  ciudades del territorio.

En el caso de Durango, el ayuntamiento la juro el día 9 de septiembre y un día después el 10 la juro el clero eclesiástico desde la sala capitular, mismo juramento que me gustaría contarles en esta ocasión ya que en lo particular me emociona saber que en la parte trasera de catedral donde actualmente se encuentra la Galería Episcopal, esta la ex sala capitular, lugar destinado a que los canónigos celebraran las sesiones de cabildo para tomar las decisiones del obispado.

Era un lunes 10 de septiembre del año de 1821, cuando los ocho canónigos pertenecientes al cabildo eclesiástico fueron citados de manera urgente en la sala capitular a las 07:00 am de este día, pues una noche antes se había jurado la independencia por autoridades del H. Ayuntamiento y esta autoridad quería saber si la iglesia haría lo mismo o se abstendría de jurarla.

A esta sala solo llegaron seis canónigos de los ocho citados, encabezados por el deán Pedro de Gámez, el arcediano Vicente Simón González de Cossío, el chantre Francisco Pazos, el lectoral José Álvarez Tostado, el magistral José Ignacio Iturribarria y el canónigo Cayetano Salcido, los faltantes a este cuerpo fue el racionero Pedro Milán ya que se encontraba enfermo y el medio racionero Juan Bautista Olmo quien se encontraba en San Juan del Rio.

Esta sesión se inició con una larga discusión sobre este tema, se habló sobre el plan propuesto por el jefe mayor del ejército, Agustín de Iturbide, quien había jurado esta independencia en la gran capital el día 8 del mismo mes, fue una sesión larga pues se estaba tratando un tema bastante importante, ya que cualquiera que fuera su decisión marcaría un parte aguas en la historia de México y en la de la iglesia de Durango.

En el acta capitular se lee que después de una larga disputa, se somete a una votación y por unanimidad de los presentes se decide que se jurara la independencia por la iglesia de Durango. Después el deán manda traer de la catedral una imagen de cristo, un evangelio y un rosario, le colocan un cojín para que pueda hincarse frente a la imagen de cristo y con la mano derecha sosteniendo el rosario y puesta sobre el evangelio, jura que la iglesia y el obispado de Durango acataran la independencia de México, que seguirán las órdenes del nuevo comandante mayor del ejército Agustín de Iturbide y dice las siguientes palabras:

“JURO A DIOS Y POR LOS SANTOS EVANGELIOS QUE ESTOY TOCANDO, OBSERVAR Y GUARDAR LA RELIGIÓN CATÓLICA APOSTÓLICA SIN PERMITIR OTRAS, JURO CUMPLIR Y HACER CUMPLIR EN CUANTO DEPENDA DE MI AUTORIDAD LA INDEPENDENCIA DEL GOBIERNO MEXICANO BAJO EL PLAN PROPUESTO POR EL PRIMER JEDE DE EJERCITO DE PAZ DON AGUSTÍN DE ITURBIDE Y ÚLTIMAMENTE JURO LA OBEDIENCIA AL REY FERNANDO SÉPTIMO SIEMPRE QUE VENGA A GOBERNAR ESTE IMPERIO Y SE SUJETE AL PLAN Y LEYES QUE SE ESTABLEZCAN POR LA CONSTITUCIÓN QUE HAN DE ADOPTAR LAS CORTES. (sic)

Quizá hoy en día nosotros no dimensionamos el valor de estas palabras, pues para nosotros es solo una oración, pero para ellos no, estas palabras eran de gran importancia pues con ella la iglesia de Durango se juraba independiente ante la corona española, un acontecimiento que sin duda marco la historia de Durango.

Este próximo 9 de septiembre estaremos conmemorando 200 años de la jura de esta independencia por parte de la iglesia en Durango, espero la próxima vez que visiten la interesante Galería Episcopal recuerden desde la sala capitular, la jura de esta causa, rememoren a estos seis canónigos dialogando sobre esta situación.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios