Durango en el Tiempo | La Casa de la Cultura en Durango

Oscar Luna G.

La Casa de la Cultura en Durango, es un espacio destinado a la impartición de clases de las diferentes ramas del arte para todos los duranguenses, es el alma mater de grandes artistas que ha tenido nuestra ciudad, a pesar de que dicha institución tiene corta edad en nuestra ciudad, no ha dejado de ser una gran impulsora en el arte y la cultura.

El asistir a clases a dicha Casa de la Cultura, es un deleite visual, pues la casa que alberga esta institución tienes una interesante historia que el día de hoy me gustaría contarles, ya que está en una casa muy bella arquitectónicamente de nuestro centro histórico.

El dato más antiguo que se tiene de esta morada es del año de 1778 donde aparece en el padrón con el número 353 y describe una casa principal de adobe, marcos de piedra en todas su oficinas amplias y completas, para su destino de uso que era la Real Factoría y administración del Tabaco de esta provincia, cuyo factor y dueño de la morada era Don Juan Bautista Ugarte provisto alcalde mayor de Tehuantepec.

Ya para el año de 1813 esta finca pertenecía a Nicolasa Salas viuda de Manzanera, quien después la heredo a su hija Nicolasa Manzanera pues así aparece en documentos para el año de 1837. Nicolasa Manzanera estaba casada con el doctor Manuel Pérez Gavilán, quien reconstruyo la casa con la fisonomía actual. Esto lo podemos corroborar porque en el medallón que se encuentra en el tímpano del frontón esta la inscripción MPG que corresponde a Manuel Pérez Gavilán quien remodelo la casa.

Manuel Pérez la vendió al gobierno del Estado el 6 de diciembre de 1888 y durante casi todo el siglo XX albergo la Oficina Federal de Hacienda, quien la ocupo como Casa de Moneda desde 1895, adquiriendo una gran importancia durante el periodo del porfiriano.

Posteriormente albergo la oficina Central de Hacienda en el Estado y fue también una dependencia de Ensaye de Metales Preciosos, prestando sus servicios a todos los mineros de Durango. Durante el siglo XIX la actual calle de Zaragoza tuvo la nomenclatura en dos de sus segmentos como calle del Ensaye este nombre lo adquirió con motivo de esta casa de ensaye.

Este lugar estuvo destinado para lo ya mencionado por más de 90 años, hasta que en el año de 1979 cuando esta casa fue donada al Gobierno del Estado y  fue convertida en lo que hasta la fecha es, la tan concurrida Casa de la Cultura  que pertenece al Instituto de Cultura del Estado de Durango.

Definitivamente el valor histórico que tiene dicha casa es bastante grande, de ser una casa particular paso a ser una casa destinada a diversas actividades de gobierno y posterior la sede de cátedras culturales, quizá muchos de nosotros hemos visitado dicho lugar sin imaginar y percatarnos el gran valor e importancia que tiene en nuestra ciudad.

Son ya 42 años de experiencias culturales en estas grandes paredes de cantera, actualmente la dirección de esta casa la ocupa una mujer duranguense, Karla Ibáñez reconocida por su amplia trayectoria profesional y que ha demostrado un gran crecimiento para el bienestar de esta Casa de la Cultura.

Canto, baile, inglés, cerámica, guitarra, piano, pintura, literatura, son solo algunas de las tantas clases que puedes tomar en la Casa de la Cultura, además de contar con un taller para niños con discapacidad esto es una labor muy importante pues se convierten en una institución incluyente.

Si bien la pandemia afecto la forma de impartición de clases presenciales, todos los maestros se adaptaron a la nueva normalidad e impartieron las clases de manera virtual para no dejar de transmitir todo ese conocimiento cultural.

Quizá este lugar no sea reconocido como tal un sitio turístico, pero si tuvieran la oportunidad de conocer esta casa sería una experiencia muy interesante, el deleite arquitectónico, la gran historia que esconde y al apenas cruzar la puerta escuchar los pianos, las voces de los estudiantes y una serie más de sonidos que crean un ambiente muy interesante.

Sigamos reconociendo los tesoros históricos que tenemos en nuestra ciudad, porque son parte de nosotros de nuestro pasado, son una de las cosas que nos dan identidad, debemos estar orgullosos de ello.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios