DURANGO EN EL TIEMPO | LA ESTRELLA OLVIDADA EN DURANGO

POR: OSCAR LUNA G.

Saludo con afecto una semana más a cada lector que se toma el tiempo de leer esta sección de nuestro periódico Victoria, semana con semana estoy con un nuevo tema histórico relacionado a nuestro bello Estado de Durango. He tenido la oportunidad en las últimas semanas de viajar hacia la gran capital de México, donde me he dado a la tarea de investigar temas históricos de Durango para transmitírselos.

La ciudad de México, siempre tendrá una gran importancia en cualquier tema que queramos hablar, pues todo emanaba de esta emblemática capital. Transitando por las maratónicas y muy bellas calles de la ciudad, me encontré con una calle con el nombre de Andrea Palma, esta mujer tan icónica en el cine mexicano, orgullosamente duranguense pero que desafortunadamente muchos desconocen su historia.

Es por ello que en esta ocasión les platicare la historia de esta gran mujer duranguense, esta mujer del puerto o la primera diva mexicana como la llamaban entre la sociedad y elites del cine. Para hablar de Andrea, tenemos que remontarnos al año de 1903, año que vio nacer en la ciudad de Durango a esta pequeña, la cual fue bautizada con el nombre de pila de Guadalupe Bracho  Pérez Gavilán.

Nació en una familia de abolengo de la ciudad de Durango, una familia que no solo tenía una muy buena situación financiera, sino que también tenía un apellido reconocido entre la sociedad. Estos factores ayudaron a la formación de Andrea, ya que por los medios ya mencionados tuvo la oportunidad de recibir una buena educación, misma que le daría frutos en su vida futura.

Lamentablemente por el tema de la Revolución Mexicana, la familia de Andrea tuvo que huir  hacia la gran capital de México, digo lamentable porque tuvieron que dejar drásticamente toda su vida y bienes en Durango para iniciar una nueva vida en aquella mágica ciudad. Eso beneficio mucho por una parte a Guadalupe, ya que además de tener una buena educación, también tuvo oportunidad de tener grandes oportunidades más de cerca, ya que en las capitales siempre se ha tenido todo de primera mano.

Una vez en México ingreso a los mejores colegios de aquel lugar y por las actividades sociales que haya se daban, comenzó a acercase al cine y su pasión por el comenzó a nacer, a tal grado de decidir ser una actriz de cine. Un factor muy importante que debemos de mencionar es su parentesco con dos grandes en el cine, Dolores del Rio y Ramón Novarro quienes eran primos de Guadalupe y fueron una pieza clave para poder cumplir el sueño de ella de ser actriz.

Novarro ya siendo una gran estrella invito a Guadalupe a Hollywood para que buscara algunos papeles secundarios, pero no lo logro tan fácil, estando muy poco tiempo en este lugar y viéndose obligada de regresar a México. Además en vida Guadalupe afirmo, que su padre veía mal la idea y sueño que ella tenía de  ser actriz, pero su deseo era grande que ayudo a que no desistiera de él.

Poco tiempo después regreso con su primo Ramón a Hollywood y abrió en este lugar una tienda de sombreros que llamo “Casa Andrea”, de donde posteriormente tomaría su nombre artístico, añadiendo su apellido de “Palma” por una cliente frecuente y favorita que tenía en esta tienda. Esta tienda la ayudo a tener una cercanía con los grandes personajes del cine, ya que frecuentemente asistían con ella para que les diseñara sombreros.

Su primera oportunidad que tiene es en el teatro, cuando remplaza a su amiga Isabela Corona, oportunidad donde el público y los directores se enamoran de su trabajo y talento. Este es el nacimiento de la que fue la estrella Andrea Palma, ya que después de esta actuación comienzan a darle algunos papeles secundarios y posteriormente primarios en teatro, para años después en el año de 1934 debutar en la gran pantalla con su protagonismo en la película “Una mujer del puerto”.

Esta es la primer película en la que aparece Andrea, la primera de más de 40 films en las que aparece, con una actuación impecable. Su carrera artística estuvo activa hasta los años 70s, pues en esta década aun aparecía en algunas películas. El último proyecto en el cual participó fue en la telenovela “Ángel Guerra” de 1979, junto a su sobrina la actriz mexicana Diana Bracho.

Sus últimos años de vida los paso sola en su hogar en la Ciudad de México, pero el deterioro de salud ante la aterosclerosis cerebral que padecía, la llevaron a refugiarse en La Casa del Actor hasta el día de su muerte. La primera diva de México falleció a los 84 años de edad el 6 de octubre de 1987.

Definitivamente la historia de esta bella mujer nos deja sin palabras… Una mujer digna de admirar y ser reconocida, pero que lamentablemente ha sido olvidada por su propia tierra de Durango. No podemos compararla con su prima Dolores del Río ya que cada una tenía su esencia. Lo que si podemos mencionar es que Lola del Río destaca primero en Hollywood y posterior viene a México a triunfar, pero cuando llega a estas tierras Andrea Palma ya era conocida como la primer diva del cine.

Recordemos con admiración a esta mujer que puso tan alto el nombre de Durango, una mujer que jamás olvidó el lugar que la vio nacer, siempre en entrevistas mencionaba con alegría su lugar de nacimiento. La Mujer del Puerto, la primera diva mexicana, nuestra estrella duranguense, por siempre Andrea Palma.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios