Durango en el tiempo | Natalicio de la gran Fanny Anitúa

Oscar Luna G.

El viernes se conmemoran 134 años del nacimiento de una de las mujeres más representativas que ha tenido el Estado de Durango, me refiero a Fanny Anitúa Yañez, quien se destacó mundialmente como una de las mejores contralto en el siglo XX. Anitúa nació en la ciudad de Durango un 22 de enero de 1887, hija de Antonio Anitúa Sarabia y de Josefa Yañez Medrano. 

Su primer contacto con la música fue cuando de pequeña ingreso al coro de la iglesia en Topia Durango, ya que se había mudado a este lugar cuando tenía apenas 3 años. A la edad de 18 años en 1905, se muda a la gran capital de México, donde tiene la oportunidad de ingresar al entonces llamado Conservatorio de Música, su dedicación y vocación era tan grande, que en 1907 pudo obtener una beca para asistir a la escuela de canto “Aristide Franceschetti” en la ciudad de Roma, se destacó tanto en esta escuela, que dos años después tuvo su debut en el Teatro Nacional de Roma. 

Su excelente participación destaco tanto, que le dio la oportunidad de estar en muchos más teatros europeos, como en Milán, Sevilla, Parma, entre otros. Su fama fue creciendo, que después de su gira por Europa, continuo por Sudamérica, y ya para 1920 era conocida internacionalmente con residencia en Europa y México. 

Para 1921, José Vasconcelos ministro de educación en México, la nombra directora del llamado Conservatorio Nacional de Música de la Universidad Autónoma de México. En este lugar Fanny se atrevió a realizar una grabación del Himno Nacional Mexicano, que dicha grabación es la más antigua encontrada hasta hoy en día, quizá ella fue la primera en grabar estas gloriosas estrofas escritas por Bocanegra en 1854. 

En los años 40’s, ya retirada de escena internacional, decide fundar el Seminario de Cultura Mexicana y la Academia de Música y Canto, misma que fue directora hasta su muerte. Su última presentación fue en 1948 desde el hermoso palacio de Bellas Artes. 

A pesar de su fama mundial que tenía, Fanny jamás se olvidó de su natal tierra, pues constantemente visitaba Durango, su lugar preferido para hospedarse siempre fue el Hotel Casa Blanca, donde la recibían con flores, mismo hotel, aún está en función y conserva la suite “Fanny Anitúa”, misma que hospedo muchas ocasiones a esta gran mujer.

Ella venia aquí porque le gustaba regalar conciertos en el Teatro Victoria y Principal (hoy Ricardo Castro), para que los durangueses disfrutaran de este espectáculo. En 1946, dono a Durango, una tiara fringe elaborada de bisutería Ca. 1915, para que las reinas de los festejos de Durango fueran coronadas cada año, actualmente dicha corona se encuentra exhibida en el Museo de la Ciudad, y fue portada por más de 20 reinas duranguenses.  

En los años 50’s, el H. Ayuntamiento, decidió nombrar una de sus calles céntricas con el nombre de Fanny Anitúa y años después colocaron un busto en su honor, que ella misma inauguro. Actualmente aún podemos ver este busto, frente a la escuela de Medicina, y también podemos encontrar su nombre en el kiosko de nuestra Plaza de Armas.

Anitúa fue una destacada mujer para la época que vivió, una época en la que aún no se tenía la equidad y la visión de hoy en día, supo destacar y poner el nombre de Durango en alto mundialmente, sin jamás olvidar su natal tierra. Para los años 50s ya retirada de escena, se le veía constantemente en actividades en esta Ciudad, pues siempre le gustaba participar en labores sociales y actividades para su Durango. 

Tuve la oportunidad de entrevistar a la señora Fanny Terrones, quien es ahijada de Anitúa pues fue su madrina de bautizo, y por ello lleva el mismo nombre que ella, le pedí que me describiera a su madrina, ¿Cómo era?, ¿Cómo la recuerda?.

“Mi madrina era muy alta, de cabello blanco y siempre con trenzas sobre la nuca y lazos de colores, era muy amiga de mi abuelo Alberto Terrones, constituyente de 1917 y gobernador de Durango en 1930, por su amistad con él me bautizo, y me pusieron el nombre como ella….Mi abuelo me llevaba a que la visitara, siempre la vi en el lobby del hotel Casa Blanca, era muy linda, además era muy cariñosa, llevaba una excelente amistad con mi papá el Dr. Miguel Terrones y mi mamá Raquel Macías de Terrones, también iba constantemente a comer a nuestra casa de la calle Madero”. Dice su ahijada. 

Ella solo tuvo un único hijo, de nombre Arrigo Coen nacido en Italia en el año de 1913. Se destacó por ser un excelente especialista en lingüística, gran conocedor de la comunicación, en especial de la publicidad, participó muchos años como panelista del programa televisivo Sopa de Letras, primero en Canal 13 y luego en Imevision, entre muchos otros éxitos. El procreo dos hijos, una mujer a la fecha ya fallecida y Arnaldo Coen quien en la actualidad es un extraordinario artista pintor y escultor, quien saco el talento y la dedicación de su padre y abuela. 

Muchos aún recuerdan con alegría, como era esa gran mujer, que no solo represento a Durango, sino a todo México en diversas ocasiones. Ella fallece en la Ciudad de México el 4 de abril de 1968, a la edad de 81 años.

Hoy en esta sección recordamos con orgullo a esta Duranguense, a este ejemplo de mujer, de talento. Espero cuando volvamos a transitar por esta calle que lleva su nombre, recordemos quien fue la gran Fanny Anitúa. 

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios