Durango en el tiempo | Un grande de la medicina en Durango

Oscar Luna

En los últimos meses hemos sido testigos de la gran labor que han hecho los médicos por velar nuestra salud. Lamentablemente estamos pasando a nivel mundial una situación difícil por la cuestión de Covid-19, pero esta situación nos ha dejado muchas enseñanzas y hemos visto la gran labor que ellos hacen por nosotros, se han convertido en nuestros héroes.

A propósito de este tema, me gustaría hablarles en esta ocasión de los grandes médicos que ha tenido nuestra ciudad, pero en especial de un personaje muy sobresaliente del siglo pasado, que en los últimos días realice una investigación sobre su labor en el sector de salud de nuestra ciudad.

En Durango los antecedentes de médicos, son la orden de los Juaninos establecidos en el hoy Templo de San Juan de Dios, pues su orden velaba por la salud de las personas, ellos fueron los encargados de la salud por algunas décadas, hasta que en el siglo XVIII se tiene la llegada del primer médico a este lugar. Siglos posteriores, Durango fue la cuna de grandes médicos, por ejemplo, el Dr. Carlos León de la Peña, quien junto con el chihuahuense Isauro Venzor, realizaron el suero antialacranico y así disminuir el índice de mortandad por la picadura de este arácnido, también otro ejemplo son los médicos que estuvieron al frente de la gripe española en 1918, el cardiólogo Alfonso Pérez Gavilán, el Dr. Enrique Rodarte, especialista en traumatología, entre muchos otros que a lo largo de las décadas velaron por la salud de los duranguenses.

En el año de 1922, nacía en la ciudad de Durango, Miguel Terrones Langone, hijo del constituyente de 1917, senador de la república y gobernador de Durango en 1929, Alberto Terrones Benites y su madre la italiana María Langone Volpe. Su comienzo en la educación fue en el Colegio Excélsior de esta ciudad, pero cuando estaba en quinto grado tuvo que emigrar a la gran capital de México, por las actividades políticas de su padre. Teniendo que ingresar a la escuela Benito Juárez de aquella ciudad, posteriormente estudio en la Secundaria Orientación para proseguir con los estudios de preparatoria, en la Universidad Autónoma de México. Su vocación por la medicina había nacido ya años atrás, siguiendo sus sueños entra a la facultad de Medicina de la Universidad Nacional de México, para años después en 1947 egresar como médico Cirujano.

Ese mismo año volvió a su ciudad natal de Durango y semanas después inicia sus actividades en los Servicios Coordinados de Salubridad, además se le otorga el nombramiento de director de la Escuela de Enfermería de la cual fue fundador y primer director de ella.

Por su experiencia, sabia de la gran necesidad que había en esta ciudad de una escuela de medicina, ya que todo aquel que quisiera estudiar esta carrera se veía obligado a emigrar hacia otro Estado, por lo que comienza a realizar el proyecto y las gestiones para una escuela de medicina en Durango.

Es así como en el año de 1957 se lleva a cabo la inauguración de esta escuela, perteneciente al entonces Instituto Juárez, siendo el su fundador y fungiendo como el primer director de esta ahora Facultad de Medicina. Como director de ella duro 6 años, además de ser catedrático de esta escuela, impartiendo las cátedras de anatomía, compartiendo todos sus conocimientos y experiencias a sus alumnos.

Para el año de 1949 es invitado por el Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social, el Lic. Benito Coquet, para fungir como Jefe de Servicios Médicos del Estado de Durango.

Comenzando una gran labor, pues una de sus principales tareas era llevar el servicio de la salud a todas las comunidades rurales del Estado, siendo una tarea difícil pero no imposible, pues gracias a su gran labor se lograron abrir diversas clínicas del IMSS en comunidades rurales.

En 1981 se le encomendó la misión de poner en operaciones el entonces Hospital General, el cual se encontraba desde hace años en obra negra. Comentaba el doctor Terrones que fue una difícil tarea ya que tuvo que gestionar los recursos para equipamiento y la obtención de plazas para el personal administrativo. Hoy este hospital se convirtió en el Materno Infantil, pero funciona gracias a las gestiones y compromiso del doctor. Posteriormente durante el sexenio del Gobernador Guerrero Mier, se le designo Representante Gubernamental ante el Consejo Consultivo del Instituto del Seguro Social, actividad que realizo por algunos años.

Definitivamente fue un hombre destacado en el sector de la salud en el Estado, su familia lo considera como el padre de los servicios médicos en Durango, y efectivamente lo es, pues gracias a sus labores y gestiones, el Estado pudo obtener todo esto en el ámbito de la salud.

Heredo de su padre la humildad y el altruismo hacia los demás, pues creció viendo como su padre velaba por el bien de los duranguenses, repitiendo este ejemplo pues es de admirar toda la labor que realizo.

El doctor Terrones falleció en al año del 2015, dejándonos un gran legado y ejemplo de buen hombre. Hoy su nombre sigue vigente en el auditorio de la Facultad de Medicina, pero espero todos valoremos más su trabajo y lo reconozcamos en todo el Estado, es digno de ser reconocido pues por siempre será un grande en la medicina de Durango.

 

 

 

Puedes comentar con Facebook