El Encuadre… Piratas del Caribe: La venganza de Salazar

Por Marco Antonio Olaguez Bayona

Han pasado catorce años desde que se estrenó la primera parte de una saga que le devolvería al cine de fantasía la mística que perdió en la década de los noventas. Así es, me refiero a la saga de ‘Piratas del Caribe’. Podrá gustarte o no, lo cierto es que la franquicia ha ganado millones, Johnny Depp se ganó una nominación al Oscar y a la gran mayoría la película nos resulta entretenida. Nada mal para un concepto extraído de una atracción mecánica en un parque temático de Disneyland.

Entonces, tras casi tres lustros del estreno de ‘La Maldición del Perla Negra’ es preciso hacer la pregunta ¿De verdad era necesario hacer una quinta entrega de ‘Piratas del Caribe’? Tú me dirás, a título personal considero que no, sin embargo es imperativo aclarar que estás películas no buscan cambiar el mundo o manifestar artísticamente ideas innovadoras, este tipo de cintas buscan entretener y recaudar, esa es su fórmula y ha resultado exitosa. ¿Pueden culpar a Disney?

Y lo cierto es que ‘Piratas del Caribe: La Venganza de Salazar’ es un lindo espectáculo visual, a nivel técnico la cinta es impresionante, las caracterizaciones son de primer mundo, además de que la película es fluida con un ritmo agradable, pues tanto encuadres y narrativa buscan revivir esa conexión que se dio en aquel 2003. Sin embargo, la película no lo logra por el tono de la misma, hecho que hace que se quede corta, en parte por lo previsible del guión. Johnny Depp está en su zona de confort ya que muestra a un Jack Sparrow caricaturizado, lefio y que por momentos raya en lo idiota, y es lo que le ha funcionado ¿Por qué habría de dejarlo entonces? Habrá quienes lo juzguemos por hacer el mismo personaje en todas sus películas, pero ¿Ustedes creen que le importe? ¿Han visto el tamaño de sus casas? Les aseguró que las pagó Jack Sparrow.

Lo interesante de este film es que cuenta con las escenas más oscuras de toda la saga, pero eso no basta para hacer de esta cinta esa aventura épica que nos venden con tanto bombo y platillo. La película es dominguera y hasta ahí. Eso sí, si decides pagar el boleto, anímate a ver la escena post-créditos. Que disfruten la película.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios