El Espacio Aéreo | CHARLIE WATTS: la sólida base rítmica de los Rolling Stones

Texto: Ricardo Ramos Navarro / periodicovictoria@fuerzaerea.com

Twitter: @fuerzaerea / Instagram: @fuerzaerearadio / Facebook & Spotify: Fuerza Aérea Radio

He tenido oportunidad de ver en vivo a los ROLLING STONES un par de ocasiones, la primera el 01 de marzo de 2006 en el Estadio Universitario en la ciudad de Monterrey cuando visitaron nuestro país dentro de su gira “A Bigger Bang” con la que promocionaban su disco de estudio del mismo nombre, y la segunda y más reciente, el 27 de julio de 2019 en el NRG Stadium de Houston, Texas, dentro de su “No Filter U.S. Tour 2019”.

En 2016, estuvieron de nueva cuenta en nuestro país en el Foro Sol de la Ciudad de México, pero esa vez no tuve oportunidad de asistir, y sí pensaba, “tengo que volver a ver a los Rolling antes de que se mueran, o antes de que se muera alguno de los cuatro integrantes”.  El pasado martes 24 de agosto llegó la lamentable noticia de la muerte de CHARLIE WATTS a sus 80 años, quien en días previos, había anunciado por medio de un comunicado que por primea vez no acompañaría a la banda en su regreso a los escenarios el próximo 26 de septiembre, fecha en la que retomarán precisamente su “No Filter Tour”  en Estados Unidos con distintas fechas que tuvieron que posponer debido a la pandemia.

La noticia caló hondo en toda la industria rockera a nivel mundial, y de pronto las redes se vieron inundadas de mensajes de condolencia para la familia de WATTS, en especial para su esposa Shirley Ann Shephard, con quien cumpliría 57 años de casados en octubre de este año, para su única hija Serafina (quien a su vez le dio a CHARLIE su única nieta Charlotte), y desde luego para sus compañeros y amigos Mick Jagger, Keith Richards y Ronnie Wood, con quienes compartió la que es hasta el momento la unión musical más longeva de toda la historia del rock and roll.

CHARLIE WATTS nació el 2 de junio de 1941 en Londres, y su gusto por la batería comenzó desde su adolescencia, cuando tenía entre 12 y 13 años de edad. Siempre fue gran escucha del jazz, género que empezó a tocar desde muy joven, incursionando igualmente en el blues y R&B, a la par que combinaba su trabajo como publicista y diseñador gráfico; fue en enero de 1963 que se unió a los Rolling Stones, luego de haber conocido a Brian Jones, Jagger y Richards, quienes estaban conformando este incipiente grupo de rock, que a la postre se convertiría en el más grande del planeta. De hecho, además de su rol como baterista, CHARLIE WATTS también se encargó de diseñar varias de las portadas de los discos de los Rolling, así como el diseño de los enormes escenarios de varias de las giras.

Dentro de su discografía alterna a los Rolling Stones, en donde participó en todos y cada uno de los materiales de estudio y en vivo,  CHARLIE WATTS también editó los siguientes discos: “Live at Fulham Town Halls” en 1986 con su Charlie Watts Orchestra, “From One Charlie” en 1991, y “Tribute to Charlie Parker with Strings” en 1992, ambos con el Charlie Watts Quintet, “Warm & Tender” en 1993 y “Long Ago & Far Away” en 1996 con su extenso combo Charlie Watts Tentet, “Charlie Watts/Jim Keltner Project” en el 2000, “Watts at Scott’s” en 2004 también con su Charlie Watts Tentet, “The ABC&D of Boogie Woogie” en 2010  y “The ABC&D of Boogie Woogie, Live in Paris” en 2012 con el grupo The Magic of Boogie Woogie, y el último, “Charlie Watts meets the Danish Radio Big Band, Live at the Danish Radio Concert Hall, Copenhagen 2010”, editado en 2017.

Seguramente seguirán surgiendo testimonios, datos y anécdotas de CHARLIE WATTS, pero quisiera comentar 3 en particular. La primera, que desde hace varias décadas tenía la manía de dibujar cada cuarto de hotel que visitaba durante las giras de los Rolling Stones, y que conservaba todos esos bocetos; la segunda, y que viene incluida en la autobiografía de Keith Richards, y que es quizá la más mencionada últimamente; en 1984, los Stones andaban en Amsterdam, y luego de una noche de fiesta, Jagger y Richards regresaron al hotel a las 5:00 AM junto con más personas para seguirla en el cuarto del guitarrista; Mick subió al cuarto de CHARLIE y le tocó en varias ocasiones diciendo “¿¡Dónde está mi baterista?!”. Desde luego que WATTS no contestó, pero minutos más tarde, y luego de afeitarse y vestirse elegantemente como era su costumbre, se dirigió al cuarto donde seguían con la fiesta, tocó, abrió Jagger, y le propinó un golpe en la cara y le dijo: “¡No me vuelvas a decir que soy tu baterista, en todo caso, tú eres mi maldito cantante”, y se fue tranquilamente. Y la tercera, en voz del propio WATTS, quien en diversas entrevistas mencionó: “Cuando estoy tocando con los Stones, suelo imaginar que estoy en un lugar pequeño acompañando a Charlie Parker; todo esto de las giras es como una relación de amor y odio, a veces pienso que en algún momento no habrá gente que quiera venir a vernos, pero eso no ha ocurrido, al contrario, y la verdad es que disfruto mucho tocar rock and roll junto a mis compañeros”.

Hasta siempre al gran CHARLIE WATTS, un verdadero caballero en toda la extensión de la palabra, y un extraordinario baterista con ese estilo sutil y único que tomaba sus baquetas al estilo del jazz, y que cada que tocaba la tarola con su mano izquierda, levantaba la baqueta derecha del contratiempo como un auténtico metrónomo humano, con esa calidez y solidez que lo convirtieron en la gran base rítmica de los Rolling Stones.

Cambio y Fuera.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios