El tiempo es su camino | Para empezar a escuchar a Silvestre II

Por Miguel Angel Burciaga Diaz

En el artículo anterior hablé a grandes rasgos de los elementos que caracterizan la personalidad de la música de Silvestre Revueltas, de manera que para concluir esta exposición se presentarán recomendaciones de algunas obras para acercarse a la música del genio duranguense.

La música de Revueltas abarcó principalmente los siguientes géneros: Música sinfónica, música para orquesta de cámara, música de cámara, repertorio vocal (canciones) y música para cine. Cabe agregar la composición del ballet “La coronela” el cual quedó inconcluso, así como escasas piezas para piano solo y algunas piezas creadas para eventos político-institucionales relacionados con los movimientos socialistas de México y España.

La música orquestal de Revueltas, tanto la de orquesta sinfónica como la de orquesta de cámara, es la mejor opción para empezar a conocerlo. Como había mencionado en el artículo anterior haciendo una analogía entre Revueltas y Diego Rivera, la riqueza tímbrica de la orquesta fue uno de los recursos más atractivos y mejor elaborados de la música de Silvestre, es decir, era su paleta de colores. La tímbrica como elemento expresivo, si bien es importante desde siempre, en la música de la primera mitad del siglo XX se convirtió en un terreno exploratorio del cual resultaron obras hermosas y elementos vitales que caracterizaron el estilo de los mejores compositores de la época. La sonoridad particular de cada instrumento de la orquesta, así como las combinaciones sonoras entre ellos y el añadido de instrumentos poco convencionales dentro del orgánico orquestal fue algo común de aquél entonces y Revueltas era un conocedor erudito de las técnicas de orquestación más avanzadas de entonces, especialmente las del repertorio francés y ruso, lo que le permitió dominar un manejo personal de la orquesta inconfundible.

La música de Revueltas se caracteriza por la preferencia de instrumentos musicales que se encuentran en los extremos del registro musical, es decir, los más agudos y los más graves, puede apreciarse en su música para orquesta de cámara una predilección por instrumentos como la flauta piccolo, el clarinete piccolo, la trompeta y los violines, que son los instrumentos más agudos de la orquesta, confrontados contra los contrabajos, trombones, fagot y tuba, es decir, los más graves, eliminando a los instrumentos de registro medio, como se ve en obras que se tocan sin violas, clarinetes, oboes, cornos e incluso hasta sin cellos. Este conjunto instrumental para orquesta de cámara no era nada común en la época y de hecho es muy difícil componer con los extremos orquestales, ya justamente los instrumentos de registro medio facilitan la resonancia y el balance acústico de una orquesta, a pesar de eso, Revueltas los eliminaba con osadía logrando sonoridades increíbles con una calidad técnica que era la envidia de sus contemporáneos.

Cuando trasladaba este estilo a la orquesta sinfónica, el agregado de instrumentos no hacía otra cosa que diversificar la riqueza del discurso revueltiano. Naturalmente, este trabajo tan meticuloso de sonoridades, donde resaltaban los metales evocando las bandas de pueblo, las texturas sonoras tan poco convencionales y vibrantes de las cuerdas, las maderas coloreando cada fragmento de la obra y un uso muy peculiar e innovador de las percusiones, fue una de las razones por las que la obra sinfónica de Revueltas es tal vez la más célebre y famosa de toda su producción.

Por otra parte, las obras sinfónicas de Silvestre son por lo general poemas sinfónicos, es decir, piezas de breve duración con una idea programática, en este caso demasiado evocadora de los elementos de la cultura mexicana. Este concepto estético es bastante accesible de escuchar y la extensión del discurso al no ser tan larga nos permite apreciarla con concentración e incluso, en caso de acceder a ella por medios digitales, poder escucharla varias veces, como quien relee el capítulo de un libro.

A los poemas se pueden acercar por dos caminos, si ustedes desean apreciar un nacionalismo mexicano más marcado y evidente recomiendo empezar a escuchar obras como “Janitzio” que parodia a una banda de pueblo tratando de tocar un vals en esa isla michoacana; “Caminos” una obra que rememora la música que acompañaba a los contingentes militares de la revolución; “Homenaje a Federico García Lorca” interesantísima pieza que retrata un funeral nada ortodoxo donde en medio del dolor se pueden escuchar a niños jugar escandalosamente y a unos mariachis desafinados y borrachos acompañando la procesión; “Ocho x radio” pieza que juega con una idea matemática y los cambios de estación de radio de un oyente en el que se mezcla simpática música de todo tipo; “La Noche de los Mayas” últimamente una de las obras más célebres de Revueltas, concebida originalmente como banda sonora para la película homónima y adaptada por José Ives Limantour en una obra de cuatro movimientos; o “El renacuajo paseador” una obra preciosa que cuenta un simpático cuento infantil originalmente pensado para acompañar una obra de títeres.

En cambio, si quieren empezar a mirar al Revueltas como un genio creador más universal inmerso en las búsquedas de la nueva música de la primera mitad del siglo XX, recomiendo empezar con “Sensemayá”, probablemente la obra más aclamada de Silvestre, inspirada en un poema de Nicolás Guillén sobre un ritual para matar a una culebra; “Planos” una de las pocas obras totalmente abstractas de Revueltas, casi sin materiales de carácter nacionalista, pero con un marco sonoro y efectista bastante atractivo, también existe en la versión sinfónica conocida como “Danza Geométrica”; “Redes” originalmente una banda sonora para una película documental sobre los pescadores de Alvarado, Veracruz; “Toccata (sin fuga)” una graciosa parodia a los géneros de virtuosismo solista; “Ventanas” un magnífico mosaico de las escenas que uno puede ver transcurrir en cualquier ventana; “Colorines” que si bien se refiere a ciertos árboles con este nombre, en general habla de lo colorida que es la artesanía mexicana, aunque su sonoridad difícilmente evoca música de carácter nacionalista.

Cabe aclarar que, así como las obras nacionalistas están compuestas con una estética de vanguardia, las obras enunciadas en el segundo grupo también estan impregnadas de elementos típicamente mexicanos, solo que son menos evidentes que las mencionadas en la primera parte de la lista.

En cuanto a la música de cámara de Revueltas, esta es de una profundidad intelectual mayor, de un lenguaje mucho más complejo, una concepción muy vanguardista y de una elaboración técnica cuidada hasta el último detalle, por lo que son obras muy importantes, en especial sus cuatro cuartetos de cuerda que son parte del repertorio convencional para este ensamble y que han sido abordados por destacadas agrupaciones en el mundo. Sin embargo, que sean más complejos, no quiere decir que sea una música ininteligible, aunque en lo personal recomiendo para un oyente poco experimentado acceder a la música de cámara después de haber escuchado un poco de su repertorio orquestal.

Respecto a las canciones de Revueltas, son interesantes muestras de una técnica muy evolucionada del canto acompañado que, salvo algunas excepciones, se caracterizan por ser piezas de un humor expresionista que puede rayar incluso en lo burdo pero que en cuanto a su calidad compositiva requieren una atención particular porque son pequeñas pinceladas de una imaginación sin límites como pasa como con “Duo para Pato y Canario”, “Las Ranas” o “Las cinco canciones para niños y dos profanas”.

En fin, creo que con lo aquí recomendado tienen mucha tarea por delante, por supuesto que hay muchas más obras de Revueltas, pero sin duda alguna, ustedes mismos las irán descubriendo con el aprecio que tendrán tan solo por algunas de las aquí mencionadas. Cuando escuchen al menos 10 de las obras de Revueltas y vean todo el mundo sonoro que implica, ahí van a entender por qué la omisión de su música en el Festival que lleva su apellido es un error inconmensurable.

Dudas y comentarios: miguel.burciaga92@hotmail.com

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios