“Felipa y Memo tienen una relación”, una comedia romántica, torpe y agridulce

Por Olga L. Ramírez

La puesta en escena “Felipa y Memo tienen una relación” se presentará del 28 de agosto al 16 de octubre en el Teatro La Capilla de la Ciudad de México, a las 18:00 horas.

El boleto tiene un costo de $300 pesos y se puede adquirir en la taquilla del recinto, así como en los portales en línea www.teatrolacapilla.com  y www.boletopolis.com . El costo del boleto en preventa será de $200 pesos (disponible hasta el domingo 28 de agosto del 2022, día del estreno).

La trama del montaje se basa en la historia de Felipa y Memo, un amor joven, aparatoso e intenso, vivido de la forma más pública posible, compartiendo hasta la última intimidad en redes sociales. Un “Romeo y Julieta” para la era del internet… bueno, si Romeo y Julieta, además de su mutua obsesión, tuvieran una tendencia a compartir absolutamente todo con todos sus conocidos.

Felipa y Memo existieron en la vida real; estos personajes fueron creados a partir de una pareja, conocidos del dramaturgo. Después de haber transcrito más de seis horas de estados y comentarios compartidos en los muros de estos tortolitos modernos, Jon Brittain le dio forma a esta divertida comedia romántica. Todo lo que verán en Felipa y Memo tienen una relación es verdad. Bueno… casi todo.

El amor en los tiempos modernos se ha tenido que adaptar a la era del internet; incluso, ha nacido una nueva forma de relacionarse, un nuevo lenguaje amoroso cibernético en el que la imagen de un solo pulgar arriba o un emoji puede causar maripositas en el estómago si vienen de esa persona especial. Las distancias ya no importan pues estamos todo el tiempo conectados; el mundo virtual traspasa los muros de la pantalla para hacerse realidad y viceversa.

En entrevista el director Roberto Cavazos expresó “En la vida, como en la ficción, todo el proceso es una especie de teatro, ya que nace de una compulsión que echó raíces con mi generación y ha cobrado cada vez mayor fuerza con el paso de los años. Fotos, videos, declaraciones de amor, anécdotas, selfies post-coito… Todo esto se ha vuelto parte esencial de muchos amores. Nuestras ganas de proyectar versiones idealizadas de nuestras vidas nos han llevado hacia extremos que suman presiones innecesarias a las relaciones románticas de los jóvenes, que pueden durar días, semanas e incluso meses. Se presentan como eventos sísmicos solo para ser completamente borradas de nuestros muros, instantes después de terminar”.

“Nuestra esperanza es que los jóvenes entre nuestro público se identifiquen con Felipa y Memo, reconozcan los errores que ellos cometen y así puedan evitarlos en sus propias relaciones o asumirlos y entender que son una parte normal de la vida y que todo va a estar bien. También buscamos que los adultos que vean nuestro montaje recuerden cómo vivieron sus primeros romances y se den cuenta que realmente no somos tan diferentes a las nuevas generaciones (exceptuando la tecnología, claro). Y si logramos hacer todo esto mientras los hacemos reír, pues mejor, ¿no?”, concluyó.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios