Los Archivos del Escarabajo | Caifanes y su “Viento” que prendió a Durango

Por: Geral Rosales 

Era marzo de 2014, 21 años tuvieron que pasar para que la agrupación mexicana Caifanes con sus integrantes originales regresara a Durango a deleitar a sus fieles segadores en una noche histórica donde hubo de todo, sobre todo un reencuentro que aunque no completo (faltó Alejandro Marcovich) se volvieron encontrar con esos fieles de todos colores sabores y tamaños que por décadas los han seguido y siempre están al pie del cañón.

-Érase una vez en 1993
Ese año Caifanes estaba en su máximo apogeo, era agosto del 1993 cuando se anunció que se presentarían en las instalaciones de la Feria en la ciudad deportiva para ser exactos en el Palenque, insuficiente para los miles de fans seguidores, los organizadores de aquel entonces decidieron llevar el concierto al Estadio Francisco Zarco, colocaron el escenario justo en medio de la cancha peor toda la gente en las gradas, aquel entonces el estadio lucia casi lleno, afuera mucha gente esperaba ingresar y mientras se les negaba empezaron aventar hasta dar el famoso “portazo” por lo que hubo más gente dentro de la que se esperaba, hasta que sucedió lo que temía que pasar, que los asistentes tiraran la malla para estar más cerca del escenario , en entrevista realizada vía telefónica  a Saúl Hernández, vocalista del grupo lo recordó así: “De repente se cambia la jugada, estamos en medio, de la cancha, yo vi cómo la gente estaba contenta y eufórica en las gradas , había como un techo justo arriba delas gradas y vi gente arriba empecé a ver como se estaba pandeando el techo casi se iba a caer entonces por se fue que en la canción “Debajo de tu piel” que digo ven acércate , les digo vengan acérquense porque me preocupe de que fuera a pasar algo que fuera a perjudicar la seguridad de la gente de la raza y fue cuando dije , vengase para acá hay mucho espacio y efectivamente corrieron , la barda de alambre se vino abajo empecé ave un mar de gente que hasta el escenarios hizo para atrás”.

Llegó el 22 de Marzo de 2014
El 2014 era esperado por muchos de los fans sobre todo aquellos que en 1995 recibieron la noticia de que el Concierto de Caifanes el cual se efectuaría en La Plaza de Toros Alejandra en su gira “El nervio del volcán” se suspendería por las inclemencias del tiempo, cosa que no sucedería este 2014, el estadio Francisco Zarco un día antes lucia con aires de concierto, se comenzaba a montar el gran escenario, un enorme tráiler cruzaba por la cancha para trasportar lo necesario.

El sábado 22 de marzo hora antes se ultimaban los detalles, prueba de sonido, luces y se trazaban las áreas donde sea acomodaría a las personas, la tarde transcurría y poco a poco llegaban los invitados a la gran fiesta del reencuentro, las puerta se abrieron temprano pues se había anunciado que bandas locales ganadores de un concurso abrieran este concierto, cosa que la final no sucedió y muchos de los fans esperaron por horas solo escuchando música del sonido.

A las 8 de la noche el estadio lucía aun solo, pero eso no mermaba la emoción y la alegría de los asistentes, la mayoría de ellos con sus playeras alusivas a Caifanes, las gradas de enfrente poco a poco se llenaban, gente seguía ingresando al estado con boleto en mano y pasando por un filtro de seguridad y la respectiva revisión, lo mismo se podía ver a jóvenes entusiasmados por estar en lugar que a rockeros de la “vieja guardia” con chamarras de cueros, botas, cinto con hebilla “Harley Davison” y la respectiva cheve en mano, otros con sus “rockeras” de pantalón ajustado y chamarra de cuero todos en su mayoría de negro esperando el inicio del concierto con música de los Beatles en el sonido.

Lo mismo que rockeros habían “fresas” por montones, bien vestidos y portaditos pero con la cerveza a todo lo que da, los que solo se saben las canciones de un solo disco y se creen muy sabelotodo, no así estaban los verdaderos fans de Caifanes no rockeros ni fresas, populares digamos que los han seguido desde su inicio lo fieles, los que tal vez no tuvieron dinero para comprar un boleto desde adelante peor atrás estaban eufóricos saltando con pancartas y lonas al aire.

-9:00  de la noche empieza la desesperación9:00 de la noche empieza la desesperación sobre todo de aquellos que llegaron desde temprano, comienzan los aventones de un lado, broncas, abucheos llegan los de seguridad para calmar los ánimos, muchos tomándose fotos para el “Face”, empiezan gritar “Caifanes”, “Caifanes” justo a las pasadas las 10 de la noche todo comienza a oscurecerse, la gente grita, era el inicio de la gran fiesta.

El escenario se ilumina sale los Caifanes, los  originales más Rodrigo Baills, líder y guitarrista de “The Melovskys”, a quien le tocó el trabajo de suplir a Alejandro Marcovich. Así lo informaban por la tarde en su página oficial: “A partir de hoy, Caifanes regresa a su formación original. La vida son ciclos, se cierran unos, se abren otros”, comunicado firmado por Diego, Alfonso, Sabo y Saúl y en el que nunca mencionan el nombre de Marcovich.

Las primeras notas de “Viento” hacen saltar a la banda que no da crédito de ver a sus ídolo quienes con pelucas al estilo “Robert Smith” (The Cure) que hacen recordar sus orígenes, luego viene “Para que no digas que no pienso en ti”, otro de sus grandes éxitos, luego de eso ¡fuera pelucas! y Saúl Hernández (guitarra y voz), Alfonso André (batería), Sabo Romo (bajo), Diego Herrera (teclado y saxofón) y Rodrigo Baills en la guitarra supliendo Marcovich inician una noche llena de recuerdos.

“Miedo”, “La vida no es eterna” y “Nubes” continúan el recorrido histórico de esta banda mexicana, “El aplauso es para ustedes raza por haber esperado” son de las primeras palabras que menciona Saúl Hernández, el público extasiado, la cheve vendiéndose a todo lo que da, “Amanece”, “Cuéntame tu vida” y “Hasta que nos olviden” continúan su recorrido.

Luego vinieron temas como “Piedra”, “Mátenme porque me muero” y “El negro cósmico” dando una gran cátedra musical de cada uno de sus integrantes, llegan los clásicos “Detrás de ti”, “De noche los gatos son Pardos” y “Perdí mi ojo de venado” (esta última con un memorable solo de Alfonso André en la batería) donde Saúl Hernández desgarró la garganta callando bocas de los que decían que ya no cantaba.

-“Ojalá que algún día esta bandera llegue a tus manos de nuevo”

El concierto sigue su curso, alguien le regala a Saúl una bandera mexicana con  el símbolo de Caifanes, el vocalista agradece  y dice al público…“Ojalá que algún día esta bandera llegue a tus manos de nuevo, que sea tuya y de tus hijos, no de los que están en la cámara de diputados y en la presidencia y su puta madre” , la gente aplaude , enseguida vienen “Los Dioses ocultos” y “Nos vamos juntos” para despedirse por un momento del público que sin pensarlo comienzan a gritarles “otra ,otra, otra”.

Regresan y mejor final no podría esperarse con tres grandes éxitos, tal vez sus más grandes y emblemáticos éxitos en todo a su historia musical “No dejes que” la cual hace saltar y gritar a todos los asistentes, “Afuera” la cual tuvo un coro de lujo, Cecilia Toussaint, cantante y actriz esposa del baterista Alfonso André, “La célula que explota” tal vez su mejor éxito internacional por los que muchos desgarran sus venas y por último “La negra Tomasa” la esperada ,cantada y bailada por los duranguenses.

– 11:45 termina el concierto, Los Caifanes se despiden

11:45 de la noche, termina el concierto, Los Caifanes se despiden se abrazan, saludan y agradecen a la banda y se dan tiempo firmar algunos autógrafos, la gente aun con la adrenalina grita y aplaude, todo esto sucede mientras se escucha “Imagine” de John Lennon la cual nos hace imaginar un mundo mejor pero a la vez y con la luna a todo lo queda nos da tiempo también  de soltar una lagrima porque tal vez sea la última vez que veamos juntos a Caifanes como tal…(suspiro) pero mientras …que bonito es lo bonito chingao.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios
Total
11
Shares
Related Posts