Los Archivos del Escarabajo | El día en que Paul McCartney hizo historia en el Zócalo de México

Por: Geral Rosales

Fan On The Run…la Crónica

Desde que se anunció que Paul McCartney daría un concierto el día 10 de mayo del 2012 en la plancha del Zócalo totalmente gratis, la idea de vivir esa experiencia rondó sobre mi pensamiento, por suerte fui unos de los afortunados de estar en el primer concierto que ofreció en ese año en el DF en el Estadio Azteca el día 8 de mayo, pero el concierto más esperado, el que haría historia seria precisamente el del Zócalo capitalino, no solo por el hecho de ser una presentación gratuitita sino por lo que representa este escenario imponente justo en el corazón del DF.

Una decisión acertada…

El día 9 de mayo, previo al festejo del día de las madres, el DF (hoy CDMX) lucia nublado, los comerciantes a las afueras del metro y puestos ambulantes ofrecían  flores, adornos y varias chacharitas para regalar a la mamá, no puede faltar la célebre canción que hiciera famosa Denisse de Kalaf de ” Señora, señora” a todo volumen , la decisión de llegar al Zócalo para ver a McCartney ya está tomada , irme desde las 5 de la mañana del día 10 de mayo para hacer fila, hora en que los transportes públicos como el metro abren sus puertas a los usuarios , pero un buen plato de sopa de cebolla y un rico pollo empanizado en un restaurant cerca de la Zona Rosa cortesía de la señora Blanca Martha Castillo hicieron que los planes cambiaran radicalmente, mientras caía un fuerte aguacero (de esos  que anhelamos tanto aquí en Durango) y comíamos los sagrados alimentos, en una de las pantallas del lugar ,  las noticias informaban que ya había gente alrededor del Zócalo y calles aledañas , gente que desde  días ya estaba formada para poder ser uno de los afortunados de entrar a la plancha céntrica donde se habría de realizar el concierto, entonces se reacomodaron los planes y luego de dejar al bajista de los Boomers ( Armando) en el lugar donde partiría su camión (por el mercado de la Merced), mi hermano Andrés (el Boomer menor) y un servidor nos mentalizamos de que venía lo más pesado del viaje, que habría que aguantar mucho tiempo para poder entrar al Zócalo y esperar para ver a Paul.

Comienza la travesía…

9 de mayo, 7 de la tarde…Llego al Zócalo,  a lo lejos y cerca del  escenario se ve una bolita de gente, son como 40 personas todas ellas decididas a quedarse, un señor como de 55 años hace una llamada, todos lo rodean y al colgar nos dice que no se podrá pernoctar cerca de la plaza, que las 10 de la noche los policías desalojarán a toda la gente al rededor para cerrar las calles, que se puede hacer fila por la calle Madero a una cuadra del Zócalo, la gente se organiza, se dice que habrá que conocerse bien para que otra gente no se pueda meter , entonces se nos enumera y se nos pone en el brazo un número, solo por control , el mío fue el número 20.

– 9 de mayo, 8 de la noche…La fila comienza a crecer, somos ya al redor de 80 personas, algunas sentadas otras de pie, los curiosos que salen apenas de trabajar preguntan que para qué es la fila, “es para ver a Paul “, muchos no dan crédito, de igual forma la fila se va sumando, los líderes de esa fila mandan a un representante para ver que realmente ese pasillo sea el acceso principal, formados todos en fila algunos deciden cenar, no faltaron los vendedores ambulantes que vendían pizzas y lonches y el que con micrófono en mano defendía una religión.

-9 de mayo, 10 de la noche…Todo transcurría en calma, algunos contaban chistes, otros más empezaban a acomodar sarapes para poder dormir un rato, llega Javier Domínguez, un amigo para unirse a la “pernoctada”, un grupo de adultos mayores con biblia en mano comenzaron a charlar con los presentes en la fila, poca gente se podía ver ya por los alrededores , solos los que estábamos decididos a quedarnos, de repente alguien grita “Aquí no es la entrada y comienzan a correr cuadras atrás …todos enloquecen agarran sus cosas y comienzan a correr.

-10 de mayo, Media noche…La fila queda más atrás justo enfrente del Palacio de Bellas Artes, hay confusión, se rumora que esa es la fila principal, de las primeras que abrían para el acceso, se nos indica  que no nos movamos por nada del mundo, después de un rato la genta se acomoda de nuevo, algunos sacan tiendas de campaña, cobijas, más gente va llegando, luego “Tláloc” hace su presencia, comienza a llover, como por arte de magia llega el de los impermeables de hule, hace la gran venta, el señor de los tamales choca con un poste , comienza la rechifla , como dijera Ringo alguna vez, “Es la noche de un día difícil”.

-10 de mayo, 1 de la mañana…Todo esta sereno, deja de llover pero la ropa y los zapatos quedan remojados, llega un tipo alto, moreno de pelo largo para dar de nuevo indicaciones “debemos comportarnos, hablé con los policías y me dijeron que esta será la fila oficial, es decir nos darán chance de entrar temprano, así que no debemos dejar que otras personas lleguen y se metan”, todos le aplauden y desde entonces lo apodaron “El Quadri”.

-10 de mayo, 2 de la mañana…Luego de cenar unos “dogos” y café caliente para saciar el hambre y el frio, decidí dar una vuelta para ver hasta dónde estaba la fila, eran casi tres cuadras, mucha gente dormía, otros cantaban con guitarra canciones de los Beatles, algunos jugaban baraja, otros contaban chistes todo esto para matar el tiempo, no faltó quien te ofrecía una cerveza aunque éramos desconocidos en ese rato todos convivan, lo importante era matar el tiempo para que pasara rápido.

-10 de mayo, 4 de la mañana…Llega  “El Quadri” para darnos una la noticia de que iríamos avanzando más adelante pero todos en una sola fila y con orden para que los policías no nos regresaran de nuevo, todos se levantan y empiezan a avanzar por bloques de 30 aproximadamente, me toca ser del primer bloque, todos formados fila avanzamos más hasta llegar a unos metros del primer filtro justo a una cuadra de la Plancha del Zócalo, intento dormir un rato el cansancio y el sueño me vencieron por un instante.

-10 de mayo, 6 de la mañana…Todos se levantan,  “El Quadri” anuncia que nos dejarán pasar a las 8 de la mañana que habrá dos filas, sigue haciendo frio, trascurre el tiempo y  la oscuridad empieza alejarse, hay dos filas, una de cada lado sobre la calle  Madero, un gran corredor, ya con el día clareado comienza la carilla de los asistentes, es decir al que pasaba por en medio le decían de cosas o le ponían algún apodo, lo que provocó algunas risas pero sobre todo ayudo mucho para levantar el ánimo y ganar más tiempo.

-10 de mayo, 8 de la mañana…Comienza el caos, mucha gente que no pernoctó quiere meterse hasta delante, los mismos de la fila los denuncian  y les gritan  “a la cola, a la cola”, de repente a lo lejos ya en la plaza se ve a gente ingresar a la plancha, lo que provoca desesperación en los que aun estábamos formados, comienza la rechifla para “El Quadri”, gritos como  “prometiste que seriamos los primeros en entrar” , mientras que la fila avanzaba ya para poder entrar al Zócalo, me toca estar frente al primer filtro, los policías revisan que no haya armas y después de eso a correr para poder ganar un lugar.

-10 de mayo, 9 de la mañana…Ya estoy ya dentro del Zócalo, prueba superada, me toca estar en un buen lugar, casi adelante, en realidad,  si fuimos de los primeros en entrar, los que se vieron al principio correr dieron portazo y pero los policías los controlaron y cerraron momentáneamente ese acceso, por eso se puede decir que si fuimos los primeros en entrar, que razón tenía “El Quadri”, después de seleccionar un buen lugar decido sentarme un poco, lo más difícil estaba por llegar.

-10 de mayo, 10 de la mañana…Ya instalados cerca del escenario el reloj avanzaba, alguien de los asistentes saca una guitarra y de nuevo a cantar rolas de los Beatles, no faltó el estrafalario con un copete rojo que empezó poner el ambiente, el día aún era largo, muchos de plano se volvieron a dormir ya en el suelo del Zócalo, en el escenario se veían a los técnicos acomodando los monitores, checando las luces, afinando el gran piano, fueron de las primeras cosas que se podían ver.

-10 de mayo, 11 de la mañana…El reloj avanzaba lentamente para muchos, aunque no era un intenso sol se sentía la resolana, el calor se hacía presente, unos se sentaban, otros se ponían de pie, muchos querían ir al baño pero era prácticamente imposible, sobre todo para los que estaban hasta adelante, algunos de plano no aguantaron y rolaban las bolsitas con sus “necesidades”, tres policías que estaban cerca solo miraban, la gente empezaba a pedir un “WC” petición que nunca fue escuchada.

-10 de mayo, 2 de la tarde… el calor era más intenso, la sed se asentaba más, los de 100 mil fans de Paul en el Zócalo desesperados empezamos gritar: “Agua, Agua”, petición que si fue escuchada, pasado un rato empezaron a repartir bolsitas con agua, pero así como llegaban se terminaban, por allá a las quinientas me tocó un trago solo para refrescar un poco la garganta.

-10 de mayo, 3 de la tarde…Toda la plancha de Zócalo está llena, los técnicos ajustan cosas en el escenario, se ve al asistente personal de Paul afinar sus guitarras, luego el famoso bajo Hofner se hace presente, una gran experiencia verlo de cerca mientras lo están calando, el que se encarga del piano lo desarma, parece que no ha quedado aun bien, la gente le grita “no lo toques que es sagrado”.

-10 de mayo, 4 de la tarde…En las bocinas se escuchan canciones de George Harrison, después el disco de “With The Beatles” , el calor se siente más, siguen los gritos de “agua, agua”, en la parte de atrás sacan a una persona por poner indisciplina, traen más bolsas de agua pero no son suficientes , todos quieren lluvia y empiezan a invocar gritando “ Tláloc, Tláloc, Tláloc”, se calientan los ánimos del lado izquierdo , los gandallas (que nunca faltan) quieren colarse pero los mandan hasta atrás de nuevo.

-10 de mayo, 4 de la tarde…Una gran ovación se deja escuchar en el Zócalo, aparece en el escenario ABE Laboriel Jr.,  baterista de Paul, saludando a la gente, se sienta un poco, luego aparece Paul “Wix” Wickens, el de los teclados, por un momento pensamos que habría  prueba de sonido y que “Macca” podría aparecer en cualquier momento, no lo hace, pero el que si apareció fue Brian Ray , el guitarrista quien toca unas notas y luego se va, llega el otro “guitar”, Rusty Anderson y hace lo mismo, la lluvia arrecia , se van y los técnicos cubren todos los instrumentos y monitores para que no los dañe el agua.

-10 de mayo, 6 de la tarde…Los aventones en la parte de adelante siguen, hay roces, se dicen de palabras, se recuerdan a las madres en pleno 10 de mayo,  hay humedad sofocante, los que reservaron mesa en los restaurantes y hoteles cercanos comienzan a asomarse, gente que ya no aguanta pide paz y se sale, dicen estar muy cansados y con sed, casi deshidratados, siguen los empujones por estar más cerca del escenario aparece la esposa de Paul, Nancy Shevell, a un lado del escenario tomando fotos, nadie la reconoce, se queda asombrada por toda la gente que vino a ver a su esposo.

-10 de mayo, 7:30 de la tarde…La gente comienza gritar “Paul, Paul, Paul”, una hora antes de lo programado, al escenario salió un DJ quien dio inicio el espectáculo con versiones de todo topo de éxitos de The Beatles, la banda se prende por un momento, luego la gente se desespera y comienzan a  abuchearlo, “Queremos ver a Paul “ y es hasta casi las 8.30 cuando termina con sus mezclas y se despide entre aplausos pero más bien porque ya se va.

-10 de mayo, 8:30 de la noche…Comienza el pre-show, las pantallas de los costados proyectan fotos, y muisca de Paul, un collage de fotos que van bajando y donde se pueden ver no solo a los Beatles sino a otros grupos también, se oye una ovación justo cuando sale una foto de John Lennon, luego otra cuando sale George, Ringo no se queda atrás, siguen pasando fotos de los Wings con linda, es un gran álbum fotográfico.

El Éxtasis…

-10 de mayo, 9:30 de la noche…Comienza el  éxtasis, las luces del escenario se apagan, comienza la gritadera, los últimos empujones se dejan sentir, el cansancio, la sed todo se olvida en ese momento, luego un gran grito se siente, aparece Sir Paul McCartney, la gente enloquece se escuchan las notas de “Hello Goodbye” para después seguir con “Juniors Farm” y pronunciar sus primeras palabras “Buenas noches México, estamos muy contentos de estar aquí en el Día de las Madres”, la gente corea “Oe Oeee Sir Paul, Sir Paul” aparecen banderas, mantas y cartulinas que se elevaron a la par de miles de palmadas y gritos de los fans con “Jet” y “Drive my car”, tema que detonó más gritos de los Beatlemanos que nos encontrábamos en ese lugar.

“Estoy emocionado junto a ustedes en este concierto gratuito” dijo en español para después seguir con “The Night Before”, canción con la cual se despojó de su saco rojo y quedar con su camisa rosa y sus inseparables tirantes negros. Con “Let me Roll It” la banda se volvió a prender, siguiendo “Paperback Writer”, donde orgullosamente mostró la guitarra original con la que grabó el tema en1966 junto con John, George y Ringo, enseguida anunció algo de “Wingspan” posteriormente haciendo referencia a su época con  Wings y cantar el tema  Nineteen Hundred And Eighty Five (1985).

Continuó “My Valentine” tema que escribió para su esposa Nancy, posteriormente recordó a su fallecida esposa Linda con “Maybe I’m Amazed”, luego de su guitarra acústica sonaron las primeras notas de “I’ve just seen a face”, para luego decir en español “esta la quiero dedicar a las mamacitas”, y cantar “Hope Of Deliverance” y “And I Love Her”.

“Blackbird” nos recordó la época del “Álbum Blanco” para después hacer un tributo a su “gran amigo” John Lennon con la canción “Here Today”, enseguida “Dance Tonight”, puso a bailar a todos , hasta el baterista AB Laboriel quien robó por unos segundos el “show” luego con miles de encendedores el Zócalo se iluminó al compás de la canción “Every Night”.

Con “Mr. Vanderbilt”, tema incluido en su álbum “Band On The Run ” puso a saltar de manera impresionante a todos los mexicanos reunidos de diferentes estados de la república en la plaza, después entonó “Eleanor Rigby” y finalmente recordó a su “hermanito” George Harrison, con “Something”.

Luego se escucharon los finos acordes de “Band On The Run”, para después rendirle un gran tributo a México con “Obla Di, Obla-Da”  en compañía del Mariachi Gama 1000 y ponerle el sabor mexicano, para luego felicitar a los cumpleañeros con “Birthday”, luego recordó una tema escrito por John Lennon en los Beatles: “A Day in The Life”, la cual el ex beatle combinó con “Give Peace a Chance”, tema también de Lennon.

“Let It Be”, fue de eso temas que nos llegaron hasta el alma que nos apachurro el corazón el cual volvió a latir insistentemente con “Live and let die”, acompañada de una explosión impresionante con fuegos artificiales que brillaron el cielo capitalino luego, McCartney se sentó en su piano y tocó “Hey Jude”, donde más de 200 mil voces se unieron para gritar el coro “Na,na,na, Hey Jude”, siguió el concierto con “Lady Madonna”, “Day Tripper” y “Get Back”, con la cual volvió a desaparecer del escenario junto a su banda.

Regresó para cantar “Yesterday”, ondeo la bandera mexicana, dijo “son a toda madre” y casi para finalizar arrancó con “Helter Skelter”, y terminó con “Golden Slumbers”, “Carry That Weight” y “The End”, era la media noche cuando, Sir Paul abandonó el escenario haciendo historia en México, valió la pena aguantar la sed, el hambre, la desvelada, el cansancio si al final fui uno de los afortunados que estuvieron en la plancha del Zócalo aquel 10 de mayo de 2012  lo pude ver muy de cerca.

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios