Los Archivos del Escarabajo | La noche en que Durango pasó a la historia con Maná

Por Geral Rosales 

Era 2013, junio 7 para ser exactos, Durango celebraba 450 años de su fundación y en el segundo estacionamiento de la FENADU se ofrecía uno de los conciertos más memorables y recordados con el grupo Maná, sin duda un suceso que marcó un antes y un después de los masivos en Durango.

2013…A manera de Introducción

Como  en  las grandes  urbes  donde se realizan los grandes conciertos , Durango  demostró que está a la altura  para entrar  al mundo de los  masivos musicales  bajo la línea “Ticketmasteriana” porque los que hemos tenido la suerte de estar en escenarios gigantescos como El Foro Sol, el Palacio de los deportes, el Auditorio Nacional, el Estadio Azteca o en el mismo Zócalo de repente sentimos esos aires, la emoción desde que uno va entrando, los filtros de seguridad, el boleto en mano, los puestos de suvenires, las filas y todo lo que acontece en torno a un concierto masivo.

Sí, damas y caballeros duranguenses, bienvenidos  al  mundo de  los espectáculos masivos , Durango demostró que la organización y el comportamiento de los durangueses es una pieza fundamental para que se sigan dando este tipo de eventos en nuestra ciudad, Durango demostró que tiene el recurso  técnico y humano para poder ser parte del  “Show-Bussines” musical  y estar a la altura de ciudades como Coahuila, Monterrey o Guadalajara , que  tenemos lo suficiente como para que artistas incluyan a Durango en sus grandes giras, porque aquí también hay valor humano, gente que espera, que grita que canta, que comparte, que respeta ,que se asolea, que entiende y acata ordenes de seguridad, bienvenido Durango, ya estás listo para recibir a cualquiera…

Todo es algarabío, es un shock, es…Maná

Largas filas desfilaban por los accesos  que  marcaban los boletos y muchos jóvenes con solo ver el escenario se emocionaban, hacía calor, cierto pero una  “nube negra”  calmaba las anisas, amenazaba la lluvia  y que importaba si los duranguenses estaban dispuestos a festejar su cumpleaños número 450, eso se vio reflejado desde el primer día que  se entregaron los boletos para ver a Maná, grupo que con sus canciones ha marcado la vida de muchos; el orden para entrar a las instalaciones y el acomodo de los carros fue el primer indicio de que todo saldría bien, dicen que  “lo que bien  inicia termina bien”.

No faltó el agua, ni la embotellada, ni la del cielo, llovió, bendita lluvia que dejó disfrutar el concierto, el calor se sofocó con las más de 50 mil botellas que se repartieron a la entrada, no hubo percances, ni incidentes para entrar, conforme avanzaban las manecillas del reloj, la desesperación aumentaba, algunos de los que estaban en el área gratis no encontraban su lugar, se sentaban, se paraban, miraban el escenario como queriendo que ya todo comenzará, que pronto dieran las 9:00 para que todo iniciara conforme a lo previsto.

Otros de los asistentes sonreían y se tomaban fotos para el “Feis”, hubo quienes anunciaban vía twitter que ya estaban postrados en el lugar del evento, el puesto de lo suvenires desde temprano se acomodaba, tazas, playera y hasta gorras con el logo de Maná eran sacadas de grandes cajas, en ese mismo tenor la “chela” también se enfriaba, ya todo estaba listo para el gran acontecimiento del 450 en Durango.

Tras bambalinas medios locales y nacionales hacían su arribo para la disputa de quienes son los más “perrones”, si bien es cierto  que hay que  tratar  bien al  visitante, no debemos menospreciar el trabajo de los anfitriones, los que desde un inicio estuvieron “talachandole” con la información previa al evento, llega el gobernador Jorge Herrera Caldera  acompañado del  de  Coahuila, Rubén Moreira Valdez y el de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, más otros invitados especiales, se ve por ahí a Raúl Di Blassio  dispuesto a disfrutar de este gran  concierto,  poco a poco autoridades pasan a ocupar sus lugares mientras en la bocina justo a las 8:30 de la noche el sonido irrumpe para dar paso a la banda telonera  “Zurá”, chavos mexicanos que construyen su estilo basados en la fusión de distintos géneros, como el pop, el jazz y el funk y que son orgullosamente durangueses, miembros de la Escuela Superior de Música de la UJED.

9:30 de la noche el escenario aun a oscuras, la lluvia arrecia, se ve al fondo Fher de Maná checando  cables,  aun no se puede tocar, murmura, cubren con hule la batería, sigue lloviendo, no a cántaros  pero al fin lluvia, las bocinas a todo volumen dejan salir “Revolution” de los Beatles como para ir calentando motores, inesperadamente la lluvia para, 10:05 de la noche se apagan las luces, música clásica irrumpe en el escenario y de pronto y después de mucha espera Fher Olvera (voz, guitarra y armónica), Juan Calleros (bajo), Alex “El Animal” González (batería, percusión, voz, coros) y Sergio Vallín (guitarra, coros) arriban al enorme escenario lleno de luces, provocando gritos y aplausos …suenan las primeras notas de “Oye mi  Amor”… todo es algarabía es un shock, es …Maná.

“Buenas noches Durango, ya los extrañábamos”

“Buenas noches Durango, ya los extrañábamos,  esta noche se la van a pasar chingón” fueron las primeras palabras de Fher el vocalista  hacia los duranguenses, la mayoría jóvenes y no tan jóvenes  que sobrevivieron a los 80´s y 90´s con esta agrupación, el escenario se ilumina con pirotecnia, luces por todo lados, cuatro grandes pantallas delataban muy bien cada movimiento que hacían, los de atrás en plena euforia brincando y saltando, los de adelante con sus celulares y cámaras,  se dejan  escuchar  canciones  como  “De los pies a la cabeza ”, otro grande de sus éxitos  seguida de  “Lluvia al corazón”.

El concierto siguió con más y más canciones clásicas como “Mariposa traicionera”, “Manda una señal” y “Clavado en un bar”, esta última cantada a todo pulmón y con la “cheve” en mano y  arriba  porque para cuando llegó esa canción muchos ya andaban “desesperados en el olvido” y preguntado  “¿Dónde estás Bendita (o maldita) , donde te has metido”, pero ahí no para todo porque  faltaba el himno ensordecedor o bandera de lucha de los ochenteros y noventeros…la canción “Me Vale” la cual es interpretada por “Alex” el baterista , el júbilo de los duranguenses explotó con este rolololón, una  “oda” al desmadre pero en el buen sentido y con moraleja…” en vez de estar fregando y molestándome así dedícate a encontrar que está mal en ti”.

Luego vino un largo y extraordinario solo de batería donde Alex demostró porque es considerando el mejor baterista de México y de Latinoamérica, por los pasillos el Gobernador Jorge Herrera Caldera supervisaba que todo estuviera bien subiéndose a una de las torretas del equipo  técnico, luego  saludando y tomándose fotos con los duranguenses.

 Mensaje de concientización del grupo

No podía faltar el mensaje de concientización del grupo Maná, uno de los grandes promotores para conservar la naturaleza, de pronto apareció en las pantallas la exhibición de un video en donde Fher da un mensaje de concientización sobre el hombre y la naturaleza, que debemos cuidarlo y conservarlo…”La Tierra puede vivir sin el hombre , pero el hombre no puede vivir  sin la tierra”  para luego reaparecer con una playera blanca e invitar a una  fan del público al escenario y revivir temas como “Te lloré todo un río” y otras más en versión acústica.

Las de cocodrilo y moquera garantizada surgieron con el tema “Vivir sin aire”, tema romántico que fue uno de los grandes temas ovacionados de la noche, luego un gran sol en el escenario se ilumino para cantar la canción que los internacionalizo “Rayando el sol” la cual cerró casi el final de la noche porque con ella se despidieron para después volver a petición del público e interpretar” “Labios Compartidos” y “Corazón Espinado”.

Todo termina y transcurre en calma, la aglomeración normal para salir se deja ver, gente cantando, jóvenes sonrientes, chavas presumiendo su taza o la playera alusiva al evento, los camiones comienzan a llenarse para el regreso, largas filas de autos para salir… ¿y qué importa?, ya el regreso… como quiera, pero antes una pregunta, solo díganme, díganme algo, asegúrenme…que no pasaran otros 450 años para poder disfrutar un concierto tan “chingón” como el de Maná en Durango ¿verdad?

Puedes comentar con Facebook
Anuncios