Muerdo en streaming con “La sangre del mundo”

Esta es la historia de los últimos sonidos del mundo. De cómo por una situación muy particular se cerraron las fronteras para un compositor que se encontraba en un breve viaje artístico por Sudamérica y sobre cómo de esta experiencia salió un álbum inmersivo que revoluciona los sonidos étnicos y andinos con la mejor tradición poética de España. Esto es lo que el poeta y músico español, Muerdo presenta con La sangre del mundo, su poderoso y caleidoscópico, quinto álbum que ya está disponible en plataformas y mañana domingo tendrá su presentación mundial en streaming a las 12:00 horas en México. Entradas en WWW.ESCENARIO-VIRTUAL.COM

No hay nada más simbólico para esta nueva producción discográfica que el nombre de su álbum antecesor Fin de la primera vida. Y es que tras el cierre de una etapa musical como la que hizo el artista con esa obra donde lo acompañaron amigos como Perota Chingó, Esteman, Pedro Pastor, Rozalén, entre otros, Muerdo había emprendido un viaje por Latinoamérica. Una travesía con la que estaba dispuesto a presentarse, con localidades prácticamente agotadas, en el Teatro Caupolicán de Santiago de Chile (5.000 localidades) y en el Centro Cultural Konex de Buenos Aires (3.000 localidades), ciudad última donde grabaría el álbum, cuando llegó la pandemia que todos conocemos y que cambió cualquier plan. Es así que lo que iba a ser una breve estadía de retiro creativo acabó siendo una larga temporada introspectiva que dio como resultado un álbum del calibre de cualquier revolución.

Y es que “La Sangre del Mundo” supone un viaje de ida y vuelta que transita ritmos mediterráneos, andinos y tropicales. Una producción que nos deja ver cómo Muerdo se afianza con una propuesta íntimamente ligada al folclore y los sonidos étnicos, pero que en esta ocasión, despojado de todo prejuicio, se atreve también a fusionar esos sonidos de raíz con sintetizadores, programaciones, samplers, loops y todo tipo de ornamentaciones electrónicas.

Con la producción de Diego Pérez (Tonolec, Nación Ekeko) y la ingeniería del ganador del Grammy Latino Marías Cella (Drexler, Kevin Johansen). Muerdo reúne en “La sangre del mundo” a un equipo de otro mundo: con los músicos de la producción Martín Bruhn (Depedro, Calamaro, Augusto Bracho) Javier Casalla (Bajofondo) y el propio Diego Pérez o con los invitados Lido Pimienta, Niño de Elche y Perotá Chingó, da rienda suelta a su creatividad.

El viaje que supone el disco arranca, como tantos otros, con el despegue de un avión. El pulso lo marca el bombo legüero y pronto todo se acelera para hacer que las flautas andinas se integren suavemente en el colchón armónico de sutiles sintetizadores y un background que deja espacio para la voz de Pascual Cantero y la narración, que nos habla del destino inexorable, del viaje imparable, de atravesar el océano en busca de nuevas vivencias, ideas y sonidos.

Pero el material discográfico con sus letras, es también, un canto de resiliencia y resistencia, un “no es casual que siga aquí” que se afirma con un sonido potente pero equilibrado entre lo electrónico y lo orgánico, entre lo ancestral y lo actual. Y es que en el álbum hay de todo, como queda claro con la cumbia con tintes electrónicos que sirve de sencillo oficial y que el cantante español hizo junto a la cantante colombiana afincada en Canadá, Lido Pimienta. O con la confirmación del gran talento del español con la reversión del clásico de Pablo Milanés “Yo Pisaré las calles Nuevamente”, remusicalizado hacia el candombe electrónico, género exportado a Uruguay por los esclavos africanos hace trescientos años.

También hay una suerte de dub reggae con “Mensajero”, canción en la que la voz del cantante luce más que cómoda y nos zambulle sin ambages en su universo. Un lugar místico cuya poesía hace alusión constante a elementos de la naturaleza, el sol, la luz, la noche, el mar y el agua con su poder curativo en “Aguacero”. Sin dejar de resaltar la presencia de México en la producción con el son jarocho hecho a la manera de Muerdo en “Tierra Sagrada” y el homenaje al cubanísimo José Martí en “Coplas”, siendo ésta última canción donde aparecen las voces de dos invitadas de lujo, Lola Membrillo y Julia Ortiz, vocalistas y compositoras de la banda argentina Perotá Chingó.

Cabe destacar el álbum cuenta con un bonus track que es una remezcla de “Coplas” hecha por el DJ y productor Chancha Vía Circuito, máximo exponente junto con Nicola Cruz del movimiento de música folktronica latinoamericana. Esto es lo que da un abrazo musical luego de la última composición del álbum, un sorpresivo giro experimental donde Muerdo se mueve sin prejuicios en el universo electrónico con una clara vocación de arengar la rebelión en tiempos en que se hace más que necesaria.

Puedes comentar con Facebook