Realeza vs Realidad V: Una rebelión introspectiva

Miguel Ángel Burciaga Díaz

Después de las guerras napoleónicas que sacudieron Europa en la segunda década del siglo XIX, una vez derrotado esta suerte de “emperador-dictador” lo representantes de las nuevas y viejas monarquías desde Inglaterra hasta Rusia decidieron estrechar lazos y nunca más ser tolerantes con el advenimiento de nuevas ideas libertarias como en su momento lo hicieron con el movimiento ilustrado.

Este período es conocido como la restauración y si bien fortaleció el poder político y económico de las casas nobles, fue una época bastante severa para el resto de la población, ya que predominó el uso del poder militar como medio de control policíaco en las comunidades europeas, evitando la aparición de grupos que gustaran de palabras como “república”, “igualdad” o “libertad”.

En el caso de los músicos este período marcó un antes y un después en el modo de expresarse y dado que la crítica a los sistemas de gobierno no podía ser abierta como antaño, cambiaron radicalmente sus estilos.

Por ejemplo, Beethoven dejó de construir obras monumentales y heroicas, haciendo las últimas obras de su producción con un carácter introspectivo, nostálgico y particularmente rebuscado intelectualmente. No retomaría su estilo glorioso más que para componer la Novena Sinfonía.

Otros compositores, decidieron disimular aún más su estilo crítico, como fue el caso de Rossini, que empezó a realizar lo que en apariencia era una comedia más desopilante que su antiguo estilo bufo, aunque para evitar problemas, su crítica era más de carácter moral que político, de cualquier modo, se retiraría de la composición hacia la década de 1830.

Sin embargo, el espíritu que marcó la época fue el de un joven de 17 años llamado Franz Schubert y que entonces no era tomado en cuenta en los grandes círculos artísticos, el cual dejó de lado el estilo sinfónico y sonatístico clásico que bien aprendió de Mozart y Beethoven, para componer canciones para canto y piano, que expresaban abiertamente sentimientos muy apasionados.

Con su pieza “Margarita en la Rueca” tomada del Fausto de Goethe, Schubert expresaría la desesperación, la culpa y el deseo de la protagonista de un modo que no tenía precedentes.

Esta manera de expresar los sentimientos de un modo tan evidente y humano sería una de las piedras angulares de lo que hoy conocemos como estilo romántico y que haría del siglo XIX tal vez el más célebre de la historia de la música académica.

La nueva generación en las que resonarían nombres como los de Chopin, Schumann, Liszt, Mendelssohn, Donizetti, Bellini o Berlioz, no pudiendo juzgar directamente la terrible represión de esa época, decidieron encontrar rutas de escape en su propio sentir, en sus vivencias, en sus entornos e incluso en sus fantasías.

Esta actitud de oposición a este autoritarismo, si bien no fue tan políticamente directa como lo que mencionamos sobre Mozart o Beethoven, influyó mucho en el pensamiento de las sociedades que internamente lamentaban los abusos del poder y a su vez encontraban un alivio emocional en la música de estos renombrados autores.

Por supuesto el fenómeno es bastante más complejo, ya que con el advenimiento de lo que se denominaría época victoriana y la paz armada posterior, se formaría lentamente el caldo de cultivo que explotaría en la terrible Primer Guerra Mundial a comienzos del siglo XX.

Sin embargo, volviendo a este período cabe mencionar que todos los compositores mencionados anteriormente gozaban de la ventaja de trabajar autónomamente y no necesariamente dependiendo de mecenas nobles o religiosos, ya que el trabajo era de índole más empresarial y la industria editorial musical comenzaba a dar sus frutos, así como la impartición de conciertos públicos, por lo que el contenido de sus obras tenía un pensamiento más libre pese a los gobiernos severos.

En los artículos siguientes trataré algunos casos más específicos de la actitud de estos compositores e incluso contrastaré las ideologías de los opositores a los sistemas reinantes con las de aquellos que estaban a favor.

Dudas y comentarios: miguel.burciaga92@hotmail.com

Puedes comentar con Facebook
Anuncios