Un bello y auténtico “Canto por México”

Ricardo Ramos Navarro / periodicovictoria@fuerzaerea.com

Twitter: @fuerzaerea / Instagram: @fuerzaerearadio / Facebook & Spotify: Fuerza Aérea Radio

No había tenido oportunidad de escuchar el más reciente disco de NATALIA LAFOURCADE “Un canto por México, vol.1”, el cual fue lanzado el 8 de mayo de este año. Primeramente sólo estuvo disponible en formato digital, y luego ya salió en vinil y CD. Lo que puedo decir de entrada es la grata y camaleónica evolución que LAFOURCADE ha tenido como compositora, como intérprete, como músico y como una artista que paso a paso, y a prueba de esfuerzo y dedicación, ha logrado hacerse un lugar importante dentro de la industria de la música latinoamericana.

De hecho con este álbum, NATALIA fue una de las máximas ganadoras de la todavía reciente entrega del Grammy Latino 2020, en donde se llevó tres gramófonos, uno en la categoría Mejor Canción Regional Mexicana con el tema “Mi religión”, un segundo dentro de la terna a Mejor Canción Alternativa por su colaboración con la puertorriqueña ILe (ex integrante de Calle 13) en su sencillo “En cantos”, y el más codiciado, el de Álbum del Año, con el que coronó todo su esfuerzo para materializar esta producción discográfica.

Este álbum de estudio surgió a raíz del concierto que LAFOURCADE ofreció el 4 de noviembre del año pasado en el Auditorio Nacional bajo el nombre de “Un canto por México para la reconstrucción del Centro de Documentación del Son Jarocho”, causa que NATALIA ha venido apoyando y enarbolando fuertemente de un tiempo para acá.

El disco abre con “El Balajú” interpretada por Los Cojolites, que sirve para presentar con este son jarocho a NATALIA LAFOURCADE, y que luego liga con la extraordinaria “Serenata Huasteca” del gran José Alfredo Jiménez. De ahí vienen “Mexicana hermosa”, que canta a dueto con Carlos Rivera, “Veracruz” del “Flaco de Oro” Agustín Lara, “Una vida”, y “Hasta la raíz”, en la que Los Cojolites entran nuevamente en acción junto a Los Auténticos Decadentes.

Posteriormente se escuchan “Ya no vivo aquí”, que interpreta junto a Leonel García, “Mi religión” del inigualable Juan Gabriel, “Para qué sufrir”, que canta con el uruguayo Jorge Drexler, “Nunca es suficiente”, “Sembrando Flores” nuevamente con Los Cojolites, “Lo que construimos” con Meme del Real, “Un derecho de nacimiento”, con la colaboración de Dr. Shenka (vocalista de Panteón Rococó), “Mi tierra veracruzana”, otra vez con sus amigos y aliados musicales Los Cojolites, y cierra extraordinariamente con una versión íntima del clásico mexicano “Cucurrucucú paloma” a guitarra y voz.

Un “Canto por México, vol. 1” resulta un auténtico mosaico de música tradicional mexicana con son jarocho, mariachi, bolero, de todo un poco, como un buen mole o un suculento guacamole, un disco que confirma el encanto en toda la extensión de la palabra de una mujer que no para de ocultar sus raíces veracruzanas, una mujer talentosa, bella, persistente, propositiva, creativa y orgullosamente mexicana.

Cambio y Fuera.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios