Adiós papi

Psic. Mónica Piedad de Jesús Ramírez Cisneros

¿Cómo se puede afrontar el día a día si nuestro padre muere? Si tenemos la desgracia de que esto suceda cuando somos niños, veremos cómo se derrumba nuestra estabilidad y se produce perdida de esa ancla que es el padre. De esa fortaleza que nos transmite y que va siendo parte vital en la construcción de nuestra identidad.

Ahora quiero centrarme en la pérdida del padre en la vida adulta. Un padre es una figura de referencia en la vida de su hijo. Por eso la pérdida física (muerte) o simbólica (distanciamiento) marcan la vida, ya que en una situación así, el hijo y los demás familiares sienten que no han tenido tiempo para asimilar lo sucedido. Tanto si se llevó una estrecha relación como si fue superficial, el sufrimiento en el hijo será como un terremoto que destruye y deja débiles las defensas de la persona que está pasando por esta perdida.

 Consejos para aceptar la muerte del padre

  • Trata de no evadir el dolor y el sufrimiento que estas experimentando.
  • Hablar acerca de lo que sientes con una persona de confianza que te de un espacio para expresar lo que estás viviendo es muy importante.
  • Trata de perdonarte si sientes culpa por cualquier situación que no hayas podido resolver con tu padre antes de su partida.
  • Permite que tus seres queridos te cuiden y te den muestras de cariño en los momentos tan difíciles que estás pasando.
  • En cada fecha importante que te recuerde más dolorosamente la perdida de tu padre acepta ese dolor que sientes para que lo puedas transformar en recuerdos llenos de amor y sabiduría que te transmitió ese hombre que te vio crecer.

No existe una fórmula universal para pasar de la mejor manera posible por este tipo de situaciones, además que cada persona reacciona distinto. Pero, algo que definitivamente te hará más ligera esa pesada pena, es acudir con un profesional de la salud mental, de preferencia con un tanatólogo que te ayudará a atravesar las etapas del duelo de la mejor manera para tu caso particular, o con un psiquiatra o psicólogo. Y no omito mencionar que, si nunca conociste a tu padre, o al divorciarse tus padres no lo volviste a ver, también es necesario acudir a un profesional de la salud mental.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios