Amistad y limites

Psic. Mónica Piedad de Jesús Ramírez Cisneros

Es muy probable que la mayoría de nosotros conozcamos un par de personas que eran inseparables, amigos íntimos, y de pronto sus vidas toman rumbos separados y la amistad quedó en el olvido. Y no me refiero a los amigos que puedes dejar de ver mucho tiempo y cuando te reúnes o platicas con ellos sientes el mismo afecto y complicidad. No, me refiero a aquellas personas cuya amistad termina para asombro de todos los que la vieron florecer.

Pero ¿por qué suele pasar esto? Primeramente, les comparto una definición de amistad que me agrada mucho: relación de afecto, simpatía y confianza que se establece entre personas que no son familia.

Un amigo que cumple a la letra con la definición anterior, siempre se va a preocupar por ti, literalmente va a llorar contigo cuando estés triste y saltará de alegría cuando seas feliz, podrás confiar en él sin dudar y viceversa.

Para que una relación funcione tiene que haber siempre reciprocidad, sea una relación de amistad o de cualquier tipo. Ya que los seres humanos como seres sociales que somos, al estar en contacto con los demás los dejamos entrar en nuestro espacio, nuestros gustos, sueños, alegrías y tristezas; lo menos que esperamos a cambio es que se nos trate con ese mismo aprecio. Por lo general, cuando se rompen las relaciones de amistad lo anteriormente descrito no sucede en la relación, y mucho tiene que ver que desde un principio no se establecieron limites saludables.

Los límites son la frontera psicológica necesaria para salvaguardar el espacio físico y emocional que todo ser humano necesita para desarrollar su identidad, autonomía e independencia. En muchas ocasiones se tiene dificultad o temor de establecerlos, pero lo mejor es que se haga desde que se inicia cualquier tipo de relación.

Una forma útil es que en el momento que surge la situación que no te gusta, hay que decir con suavidad pero con firmeza lo que está pasando y explicarle que ese comportamiento te incomoda. Por ejemplo, si tu amigo es muy demandante de tu tiempo, a la primera que te haga saber su molestia porque no tomaste su llamada al instante, y si a ti te incomoda esa postura, lo más sano sería indicarle que no te gusta contestar cuando estás ocupado, por lo que le pides que entienda que cuando no tomas una llamada no es falta de interés en él o su relación de amistad, sino que realmente no estás en la posibilidad de hacerlo y que en cuanto puedas le regresarás la llamada. De lo contrario, si callas, tu amigo entenderá que está bien reclamarte por no contestar a la primera y esto será una situación que se repita y desgaste su relación.

Si aun después de dejar varias veces clara tu postura, tu amigo se siguiera molestando, entonces tendrías que replantearte si te conviene esa amistad. Ya que un buen amigo construye, no destruye.

Los límites sirven para que las personas nos sintamos cómodas en una relación, puede ser que, con el tiempo, de manera natural, se vayan aligerando ciertos límites, pero es importante que sea de manera natural ya que si te fuerza a hacerlo estarías en peligro de estar en una relación tóxica.

Para establecer límites y saber respetar los de nuestros amigos te dejo algunos tips:

Es útil tener claro que los amigos no son perfectos, pero tampoco nosotros lo somos, así que hay equivocaciones que se pueden perdonar.

Tus amigos no están para llenar vacíos emocionales, así que el usarlos sólo para que te consuelen o escuchen tus problemas no está bien, debe haber un equilibrio, escuchas y ellos te escuchan.

Tus amigos merecen respeto y honestidad para continuar con la amistad, así como exiges respeto y honestidad debes de dar lo mismo a tus amigos, no importa la circunstancia.

Tus amigos no son tu pareja, no, si tienes amistad con alguien no puedes tratarlo tan cariñosamente como tratarías a tu novio(a). Tienes que dar las muestras adecuadas de cariño acorde al tipo de relación.

Un amigo te ayudará a ser la mejor versión de ti mismo, si no es así también hay que reconsiderar esa relación.

Y, por último, pero no menos importante, si tienes un buen amigo cuídalo, recuerda que quien ha encontrado un amigo ha encontrado un tesoro.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios