Comedores compulsivos

Dra. Carmina Valdez
Médico Cirujano

Maestría en Nutrición Clínica
Maestría en Ciencias Médicas
Coach en Salud Funcional Mente-Cuerpo
Terapeuta Floral Bach y Elixires Aztecas

El término comedor compulsivo se refiere a un trastorno alimenticio que consiste en un consumo excesivo de alimentos, lo que se conoce como atracón, donde no existe control ni ningún método de compensación por parte del paciente.

Esto ocasiona una malnutrición por exceso, lo cual está ligado a diversas patologías físicas y psicológicas. Dicho trastorno está clasificado como patología y podemos identificar criterios diagnósticos, según el DSM-V, donde al presentar al menos tres respuestas afirmativas de los siguientes comportamientos se habla de padecer este trastorno:

  • Como más rápido de lo normal     Si/No
  • Como hasta sentirme muy saciado     Si/No
  • Ingiero grandes cantidades de comida sin hambre    Si/No
  • Como sólo por vergüenza    Si/No
  • Como por disgusto, depresión o culpa por los patrones alimentarios Si/No

Los factores de riesgo desencadenantes para este tipo de trastorno se han identificado como las experiencias infantiles adversas, carencias afectivas o problemas emocionales, depresión de los padres, límites mal determinados con familiares, determinaciones sociales, comentarios críticos -por descontento de la autopercepción corporal por comparación con los cánones de belleza impuestos socialmente- y una baja autoestima.

Las personas afectadas por este trastorno de la alimentación no pueden dejar de comer, aunque haya pasado un intervalo pequeño de tiempo entre la última comida y la que tienen entre las manos.

La mayoría de los comedores compulsivos son personas que combinan un alto nivel de perfeccionismo y de ansiedad con una baja autoestima y un nivel de estrés muy elevado. En biodesprogramación se relaciona la compulsión por la comida por un deseo de controlar el estrés y emociones no procesadas que predominan en su vida, el cual surge de la ansiedad y la angustia de no poder hacer las cosas tan perfectas como desea.

Los principales riesgos de padecer este trastorno están en las complicaciones de la enfermedad concomitantes a la conducta, es decir las patologías que acarrea el comer demasiadas calorías y/o alimentos de mala calidad nutrimental, como: ataques cardiacos, diabetes, alta presión sanguínea, colesterol elevado, daños o pérdida de riñón, artritis, deterioro del sistema óseo e incluso la muerte, por mencionar algunas.

El tratamiento para esta patología debe incluir asesoría nutricional, revisión médica y bioquímica, actividad física, terapia psicológica y emocional.

Algunas veces también la terapia con antidepresivos. El objetivo de esta terapia integral es ayudar a que la persona reconozca y confronte su enfermedad, mejore su autoestima, su salud y desarrolle métodos para controlar los impulsos y la ansiedad constantes que lo obligan a comer. Para lograr estas metas el apoyo integral médico y de su familia es vital. Si eres víctima de este trastorno acércate a profesionales de la salud como en Estilo de Vida Dra. Carmina Valdez, donde podemos apoyarte en este u otros trastornos alimenticios para ayudarte a construir tu mejor versión y mejorar tu salud.

  • Fb: Dra. Carmina Valdez
  • Ig: dra.carmina

 

Puedes comentar con Facebook
Anuncios