Comenzar de nuevo

Por Mtro. Sergio Luis Hernández Valdés 
Sociólogo y terapeuta de pareja

A estas alturas de mi vida, una de las cosas que he aprendido es a entender que el conocimiento y la evolución personal, cuando se hace de manera consciente, tiene forma de espiral. Si lo hacemos de manera inconsciente la forma que adopta es un círculo cerrado. En la espiral del conocimiento y de la evolución personal hay siempre un punto de partida, pero nunca se regresa al mismo lugar. El espacio se expande y se amplía la mirada. El círculo cerrado regresa siempre al mismo lugar y la mirada se estrecha. No es lo mismo 12 meses de experiencia que doce meses haciendo lo mismo.

Teniendo presentes estas imágenes, les invito a que miremos este fin de año como una oportunidad para hacer consciencia de lo que hicimos, a observar cuál fue nuestro punto de partida y observar en qué lugar estamos ahora. Porque este será nuestro nuevo punto de partida para emprender lo que sigue en la espiral del conocimiento y la evolución. 

Haciendo conscientes nuestros actos y nuestros pensamientos, cada año ni empieza ni termina en el mismo lugar. Cada momento es único y adquiere trascendencia por sí mismo. Comenzar de nuevo en realidad se convierte en un comenzar algo nuevo, sin repeticiones, ampliando siempre nuestra experiencia hacia nuevos lugares y horizontes. No importa que sigamos viviendo en la misma casa, no importa que nuestro trabajo sea el mismo y que nuestros amigos sean los de toda la vida. Al tener consciente nuestra presencia, ni los lugares, ni las personas, ni las circunstancias son las mismas. Cada momento lo vivimos con renovada energía porque nosotros no somos los mismos. Cada lugar y cada momento se vuelven. 

Les invito, pues, a que en este año que termina nos miremos al espejo y hagamos consciencia de todo lo que hemos cambiado, de que no somos el mismo que fuimos en noviembre y en noviembre no fuimos el mismo de octubre. Que nos demos cuenta que de enero a diciembre transcurrieron 12 meses que nos permitieron vivir situaciones buenas y otras no tan buenas y que todas nos permitieron crecer y evolucionar a lo que ahora somos. 

Yo estoy convencido de que si la vida nos permitió llegar a este punto es porque algo bueno hicimos y algo mejor está por venir. La Vida, así, con mayúscula, nos es prestada para trascenderla y cada momento es una oportunidad para hacerlo. No es necesario esperar el final para observar los avances y valorar lo realizado. Siempre, cada día, cada momento, al observarlo con detenimiento y discernimiento, tenemos la posibilidad de crear la realidad que queremos porque nosotros somos nuestra propia realidad. 

Ahora que termina el año 2022 hagamos que sea realidad lo que ya vivimos y sigamos construyendo la realidad que queremos. Avancemos en espiral hacia una evolución consciente que nos permita continuar con el cumplimiento de nuestro propósito de vida.

Puedes comentar con Facebook
Total
3
Shares
Related Posts
Nota Completa

Papá no biológico

Mtro. Sergio Luis Hernández Valdés Sociólogo y terapeuta familiar y de pareja Me faltaba escribir sobre ellos. Y…