Confianza en sí mismo

Alba Alejandra Calderón González
Mtra. Psic. Clínica
jandracald@hotmail.com

La confianza en sí mismo es una fuerza interior que se expresa a través de nuestros actos, de nuestros pensamientos, de nuestros gestos, y que permite activar los recursos necesarios con el fin de responder de manera apropiada a una situación determinada.

Tener confianza en sí mismo significa conocer nuestras posibilidades y estar seguro de ellas, así como creer en nuestras capacidades.

La confianza en sí mismo pasa por: 

La autoestima: Es la forma que tenemos de mirarnos a nosotros mismos, a través de nuestra imagen, nuestras competencias, nuestra vida afectiva y social.

La seguridad: Es la capacidad que tenemos de enfrentarnos a una situación determinada.

La soltura: Sinónimo de agilidad, de facilidad, de pericia, es la capacidad natural y espontánea con la cual nos expresamos y actuamos.

El optimismo: Es un estado de ánimo que nos permite analizar, considerar y ver el lado bueno de los acontecimientos.

La voluntad: Es la capacidad de llevar a cabo una acción intencional, deseada o deliberada que puede expresarse mediante la aceptación, o bien mediante el rechazo.

El deseo: Es la atracción, la necesidad, la apetencia que sentimos en dirección a un objeto y que determina una acción.

Llevada al extremo o mal interpretada, también puede transformarse en:

Arrogancia: Actitud altiva y desdeñosa respecto a los demás y/o a los acontecimientos.

Suficiencia: Exceso de credulidad, propensión a no cuestionarse, a carecer de discernimiento.

Egoísmo: Propensión a orientar los actos y los pensamientos en función de los propios intereses.

¿Cómo desarrollar la confianza en sí mismo?

CONÓCETE

Una mirada objetiva: Una confianza en sí mismo es conocerse, aceptarse y valorarse.

Tus cualidades y tus defectos.

Tus éxitos y tus errores: Deja de pensar en tus errores y centra tu atención en tus éxitos y tus competencias.

DESCUBRE TUS FRENOS

Los pensamientos automáticos: Son una especie de monólogo interior, que sobreviene sin que nos demos cuenta, antes, durante o después de una situación particular. Modifican nuestra manera de percibirnos o de interpretar la realidad  y alimentan una débil imagen de nosotros mismos.

Las creencias personales: Son ideas preconcebidas que condicionan nuestras emociones, nuestra forma de actuar, nuestro juicio. Generalmente consideradas como reglas de buena conducta, trazan fronteras entre nosotros y la realidad, delimitan nuestro campo de acción. Todo tiene que salir perfecto; no conviene decir toda la verdad. Cambiar nuestras creencias personales es abrirse a otras posibilidades, interpretar de otra forma la realidad, expresar lo que pensamos, lo que queremos y por consiguiente, afirmarnos.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios