Consumo de drogas en niños

M.T.F. Héctor Salvador Gurrola Torres

El consumo de drogas en niños es un problema en México, donde alrededor de 230 mil niños han consumido drogas ilegales según la encuesta nacional de adicciones en 2019, es decir, antes de la pandemia el 1 por ciento de los consumidores habituales de drogas en México eran niños.

Estamos hablando de un serio problema de salud pública que genera un sinfín de incógnitas alrededor de este fenómeno, por ejemplo, ¿qué medidas se están tomando en relación a generar programas efectivos de prevención? y ¿por qué, los que ya existen en lugar de generar una tendencia a la disminución del consumo, este aumenta exponencialmente año con año?

Para poder responder es necesario tomar en cuenta otros datos que son de sumo interés para este escrito; en un estudio realizado en Guanajuato, publicado en la revista latam-am Emfermagem en mayo del 2008 , donde se encuestan a niños de educación básica sobre su experiencia con el consumo de drogas, se encuentra lo siguiente: que del total de niños encuestados el 77 por ciento de las madres de estos, fumaba y el 25 por ciento tomaba alcohol de manera regular, el 23 por ciento de los padres de estos niños fumaba y el 42 por ciento tomaba alcohol de manera regular.

Entonces podemos a partir de estos datos tomar algunas referencias que puedan servir para establecer la hipótesis sobre qué factores precipitantes se incluyen en la gestación de problemas de consumo de sustancias en niños de edad escolar.

La respuesta puede ir en dos sentidos, primero la condición socio-política actual del país, donde la influencia de la cultura de la droga, falta de presupuesto para las instituciones de salud y la poca educación al respecto, coadyuvan en la gestación de un terreno fértil para la aparición de adicciones. Por otro lado, la influencia y el modelaje que los niños reciben desde sus contactos mas cercanos, donde los padres consumen algún tipo de sustancia frente a ellos, los exponen a situaciones de violencia, abandonos programados acompañados de experiencias de alcohol o drogas, así como desempleo íntimamente relacionado a experiencias de consumo de parte de sus padres.

Por lo tanto, los niños en este país son un sector de la población que actualmente no sólo se encuentra desprotegido, sino que también se le da acceso a través de las experiencias familiares a establecer pautas de conductas relacionadas a las adicciones.

En conclusión, los niños en México tienen cada vez más experiencias con las drogas no por una decisión causal como sucede en la mayoría de los adultos, si no que la desprotección a la que se enfrentan los dejan como víctimas ante un sistema que prioriza y glorifica sin esquemas de defensión a la institución del consumo de drogas.

Creo de manera personal que tenemos que replantear la manera en la cual estamos haciendo frente a este problema que año con año toma dimensiones inconmensurables.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios