Día de los Santos Inocentes

El 28 de diciembre se celebra el Día de los Santos Inocentes, una jornada llena bromas en la que las personas hacen inocentadas y las reciben. Es un día de alegría y celebración que podemos disfrutar en familia y amigos, aunque en algunas ocasiones las bromas tienden a ser un tanto desagradables.

Sin embargo, pese a la diversión que puede tener esta fecha para algunos, la realidad es que este día está marcado por una acción de lo más cruel en la historia del cristianismo como fue la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén, Judea, que fue ordenada por Herodes I “El Grande” para deshacerse del Jesús de Nazaret.

De ahí su nombre, “Santos Inocentes” ya que dicha matanza fue dirigida a niños de edad temprana (2 años) quienes no podrían haber cometido pecado alguno. A lo largo de la historia, la celebración fue cambiando y los monaguillos comenzaron a gastar bromas en este día. Costumbre que pasó después a las familias.

Este día la Iglesia católica celebra dicho acontecimiento, aunque según el Evangelio de Mateo, la matanza sucedió tras la visita de los Magos al rey, por lo que tendría que ser días después del 6 de enero.

Con respecto a la veracidad de estos hechos, muchos investigadores opinan que las fechas no son las precisas, que la matanza sólo se menciona en uno de los evangelios y no en el resto, que el hecho no se nombra en otros textos de la época y que para la fecha había muy pocos niños en Belén, entre otras cosas. Es por ello, que algunos consideran que esta historia es un mito, una leyenda o una exageración y otros lo ven como una malinterpretación de otro suceso distinto.

Sea cual sea su origen, es una de las tradiciones más populares de la Navidad.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios