El buñuelo mexicano

Por: María Guadalupe Bermúdez Trejo
Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana capítulo Durango

Infaltable en las reuniones navideñas, de la mano del ponche, los atoles y los tamales, el buñuelo ha estado presente en la cultura gastronómica mexicana desde la época virreinal, como lo muestran diversos recetarios manuscritos de los siglos XVIII al XX. En estos recetarios son comunes las recetas de buñuelos de viento, de molde, de queso, así como el buñuelo estirado o “de rodilla”. Diferente a otras preparaciones alrededor del mundo, el buñuelo mexicano es un disco de masa delgadísimo, pasado por aceite muy caliente y espolvoreado con azúcar o bañado con una sustanciosa miel de piloncillo, cualquiera de las dos opciones siempre aromatizadas con canela.

En esta ocasión le compartiré dos recetas, la primera para preparar unos buñuelos estirados o “de rodilla”, perfectos para acompañar con un delicioso y aromático atole de guayaba. Que las disfruten y que tengan ¡Felices Fiestas!

BUÑUELOS DE RODILLA

Ingredientes:

1 kilo de harina de trigo

4 huevos

30 gr de manteca

⅛ cucharadita de sal

1 pizca de tequesquite

6 cáscaras de tomatillo

¼ cucharadita de anís

1 taza de agua

Aceite o manteca para freír, lo necesario.

250 gr de azúcar mezclada con una cucharada de canela en polvo, para espolvorear.

Procedimiento:

En una olla pequeña, poner a hervir el agua y agregar las cáscaras de tomate, el tequesquite, el azúcar, la sal y el anís, dejar hervir por diez minutos. Dejar tibiar y pasar por un colador.

En un tazón mezclar la harina, los huevos, la manteca y el agua que reservamos. Formar una masa que se trabaje bien, hasta que haga ojitos, es decir, que esté suave y muy elástica.

Cubrir la masa con un lienzo o papel film y dejar reposar por una hora en un lugar caliente de la cocina.

Pasado ese tiempo, cortar la masa y hacer bolitas del tamaño de una nuez de castilla.

Tomar las bolitas y sobre el fondo de una olla cubierta con una servilleta, se van estirando hasta que queden redondos y muy delgaditos. Este paso también se puede hacer colocando la servilleta en la rodilla y estirándolos del mismo modo. Es este procedimiento el que le da nombre a la receta.

Una vez estirado cada buñuelo colocarlo sobre un mantel extendido en una mesa, repetir esto con cada bolita. Dejar reposar por media hora.

Después se fríen en aceite o manteca y cuando estén bien escurridos se espolvorean con el azúcar encanelada.

ATOLE DE GUAYABA

Champurrado

Ingredientes:

300 gr de masa de maíz nixtamalizado

750 ml agua

750 ml leche de leche hervida

2 tazas de pasta de guayaba

2 tazas de agua

1 raja de canela

250 gr azúcar

1 pizca de sal

Procedimiento:

En el vaso de la licuadora, colocar la masa con el agua y licuar hasta que quede bien disuelta, pasar esta mezcla por un colador y colocar una olla grande.

Para la pasta de guayaba, colocar en el vaso de la licuadora las guayabas y las dos tazas de agua, licuar muy bien, pasar la mezcla por un colador y reservar.

Poner la olla en fuego medio, agrega la raja de canela y dejar que dé el hervor, revolver continuamente para evitar que se hagan grumos.

Cuando esté cocido, retirar del fuego y agregar la leche hervida, la pasta de guayaba, el azúcar y la sal.

Mezclar muy bien y regresar al fuego por 15 minutos, revolver constantemente.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios