El misterio de la Mona Lisa de Da Vinci podría estar a punto de ser revelado

La Gioconda o Mona Lisa, es una de las pinturas más famosas de la historia, y en las últimas semanas ha despertado la fascinación de sus seguidores.

Con los años se ha hablado de varios rumores y especulaciones, desde sus manos y su sonrisa, hasta la vez en que fue robada del Museo del Louvre en 1911, las versiones que hicieron Marcel Duchamp y Fernando Botero o aquellas hipótesis que sostienen que es un autorretrato de Leonardo da Vinci, y una vez más la Monna Lisa ha vuelto a dar de qué hablar.

Una de las teorías más famosas es que el cuadro es que el paisaje que aparece al fondo muestra la campiña toscana. Sin embargo, la historiadora e investigadora Carla Gori descubrió una serie de similitudes que la hacen coincidir con la ciudad del Bobbio, ubicada al norte de Italia.

El paisaje corresponde con la vista que se tiene desde la colonia donde se construyó el castillo medieval de Malaspina del Verme, imagen que coincide con el puente, el río y las montañas de la zona.

La teoría de Gori se refuerza con los hallazgos de los paleontólogos Andrea Baucon y Gerolamo lo Russo, quienes afirman que Leonardo estudió las pistas fósiles que hay en un poblado vecino de Bobbio, el Pierfrancesco di Gropparello.

El descubrimiento sobre el paisaje de la famosa obra de arte, no es sólo un cambio de ubicación, sino que para la historiadora pone en entredicho la identidad de La Gioconda, la modelo que posó ante la pintura no se trataría, entonces, de Lisa Gherardini, segunda esposa de Francesco del Giocondo, sino de la noble Bianca Giovanna Sforza, quien fuera esposa del mecenas de Leonardo, Galeazzo Sanseverino.

En dado de que estos datos sean verídicos, las manos, la sonrisa y el nombre de La Gioconda, tendrían otro significado en la historia del arte. Pero eso solo se sabrá con el paso del tiempo y de las investigaciones nuevas.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios