El valor del dinero

Fátima del Rosario Covarrubias Gurrola

El valor que cada quien le otorgue al dinero dependerá de la edad, de la situación de vida que se transite, de la madurez mental, etc., pero sin duda, también dependerá del género, pues tanto hombres como mujeres se relacionan de una manera distinta con el dinero, por lo que representa, por la dificultad para obtenerlo y administrarlo.

En México no se cuenta con información que muestre de manera clara y precisa el manejo que hombres y mujeres realizan con su dinero, sin embargo, podemos conocer la manera en la que se relacionan con su capital, de acuerdo a lo que tenemos como experiencia en el conocimiento familiar, social y cultural de nuestro país. Y valgan como ejemplos que aún en el territorio nacional, la mujer sigue teniendo una percepción económica menor que el hombre, aunque se demuestre preparación académica o manual a la par que el hombre, es decir, se le paga menos a una mujer aunque esté respaldada por estudios o capacidad intelectual o se le otorgan menos oportunidades para su desarrollo profesional, en relación a un hombre.

¿Quiénes tienen una relación más sana y productiva con el dinero? ¿hombres o mujeres? Cada persona tiene una manera peculiar de administrar su dinero y sus bienes, sin embargo, sin ánimo de generalizar, podemos decir que en el inconsciente colectivo hay información que determina la manera en la que hombres y mujeres manejan sus finanzas. Bien es cierto que, por fama, se tiene la idea de que la mujer gasta más dinero y tiene menos control de sus impulsos al comprar, pero también se sabe que es precisamente la mujer quien encabeza las labores de administración en el hogar, a nivel empresarial y hasta en el sector público, con un importante nivel de éxito.

Por otro lado, se sabe que el hombre posee una mayor seguridad para el manejo del dinero y por ello se atreve a efectuar inversiones que pueden resultar beneficiosas, sin embargo, también se cree que no tiene mucha habilidad para la administración a corto plazo y en muchos casos puede llegar a perder la noción de un ejercicio sano de sus finanzas.

En nuestro país, debemos considerar que muchos de los problemas  de pareja que se presentan, tienen algún tipo de relación con la administración del dinero, con el ocultamiento de las cifras reales del dinero que se gana y  la limitación del mismo para los gastos propios del hogar; entonces se trata de un tema que es tan importante que debe tratarse por las parejas al nivel de las grandes decisiones que involucran a ambos, o sea, se debe hablar de la administración del dinero, tal como se habla del deseo de tener  hijos, del lugar de residencia, etc.

A continuación, se presenta un resumen de los aspectos generales más importantes de cada género en relación con el dinero:

MUJER

  • La mujer presenta más temor al riesgo (lo ganado, lo cuida)
  • Es precavida y administra pensando en el futuro (es más ahorrativa)
  • Su base-decisión es su instinto protector (vela por el interés familiar)
  • Experimentan las emociones con mayor intensidad (pesimismo en situaciones financieras)

HOMBRE

  • Los hombres son más arriesgados (sienten satisfacción en situaciones peligrosas)
  • Visualizan el futuro en base a experiencias exitosas pasadas (optimismo y confianza)
  • Por herencia cultural son enseñados a ser los proveedores y administradores (fluyen en su instinto)
  • Crean oportunidades de inversión (busca incrementar los bienes, no considera la pérdida)

Resulta lógico pensar que lo ideal es que se encuentre un balance para que la administración del dinero sea más adecuada sin importar el género, sin embargo, debemos reconocer que tanto hombres como mujeres tienen diferentes motivaciones y puntos de vista respecto a su relación con el dinero y es eso lo que hace que se pueda tener el impulso para hacer las cosas que se hacen.

La recomendación entonces es que cada uno desde su perspectiva, visualice sus motivos y evalúe si la manera en la que actúa en relación con el dinero es la más sana y provechosa para sí mismo y para quienes lo rodean, pues es bueno ser precavido siempre y cuando no sea el miedo el motivante; y es bueno ser arriesgado mientras eso no orille a la quiebra.  Como siempre, el autoanálisis y el autoconocimiento serán los grandes aliados para el crecimiento y la superación personal.

Redes sociales:

  • Facebook: Fátima Covarrubias
  • Twiter: fatimacova_
  • YouTube: Fátima Covarrubias
Puedes comentar con Facebook