El voto a la mujer en México

Por Pedro Nuñez López

En Durango, Hermila Galindo fue considerada pionera durante la época de la revolución, fue la mayor activista a favor del voto femenino la cual llevaba tiempo promoviendo la idea de la educación y el voto de las mujeres.

Gracias a que era una figura política reconocida, se le permitió postularse como candidata a diputada en 1918, y a pesar de que no se permitió a las mujeres del distrito votar, ella obtuvo la mayoría de votos. Sin embargo, el colegio electoral no reconocería la victoria de la feminista, Galindo sabía que esto era una injusticia, que no debía ni podía pasar, por lo que se amparó en el artículo 34 de la Constitución de 1917, el cual había sido redactado en una generación masculina y no prohibía expresamente el voto de las mujeres, de esta forma Hermila Galindo sentó el precedente para demostrar la condición de injusticia en la participación de las mujeres en la política.

Anteriormente con el primer congreso feminista celebrado en 1923, el estado Yucatán reconoció el voto tanto municipal como estatal a las mujeres, con tres mujeres electas para diputados al congreso estatal, Elvira Carrillo Puerto, Raquel Dzib y Beatriz Peniche de Ponce, un año después las diputadas debieron de dejar sus cargos al ser asesinado el gobernador Felipe Carrillo Puerto. También en San Luis Potosí se dio el derecho a las mujeres a votar y ser elegidas en elecciones municipales en 1923, pero este derecho se perdió en 1926. Tabasco y Chiapas tuvieron a su vez un efímero intento en 1925, esto sirvió para que en 1929 el recién fundado Partido Nacional Revolucionario PNR admitiera la posibilidad del voto en la declaración de principios del PNR, donde se comprometía a ayudar y a estimular paulatinamente el acceso de las mujeres mexicanas a las actividades de la vida cívica.

Sin embargo, hubo intentos posteriores de aprobar el voto femenino en México, y a pesar de que en el país el voto universal se dio tarde con la incorporación de las mujeres, el aporte femenino en la política siempre estuvo presente, ya se había dado un intento anterior de otorgar el voto femenino en 1937 cuando el ex presidente Lázaro Cárdenas insistió de manera personal reformar el artículo 34 constitucional, sin embargo, esto no fue suficiente y todo quedó en saco roto.

El 6 de diciembre de 1946 los diputados federales aprobaron la reforma del artículo 115 de la Constitución Política Federal, aunque aún no podrían hacerlo en la política nacional, ya que para aquellos años consideraban que las mujeres estaban poco preparadas. Así que el entonces presidente de México, Miguel Alemán Valdés en una sesión ordinaria de la cámara de senadores propuso que fuese reformado sólo el artículo 115.

Finalmente el voto a las mujeres se otorgó de forma oficial y definitiva el 17 de octubre de 1953 ese día, el presidente Adolfo Ruiz Cortines emitió el decreto correspondiente para reformar la Constitución y aprobar el voto femenino en elecciones federales, pero no fue sino hasta 1955 cuando las mujeres pudieron concretar ese derecho al voto nacional y hasta 1958, para participar en la elección de un presidente, ya en 1952 Adolfo Ruiz Cortines como candidato, había prometido el sufragio femenino, para ello en el 1953 se debió cambiar el artículo 34 de la Constitución y otorgar ciudadanía plena y derechos políticos a las mujeres.

Fuente de información: Alonso J 2004 el derecho de la mujer al voto en revista de estudios de género la ventana número 19 página 152 a la 158 de la Universidad de Guadalajara Jalisco.  Virgen l del 2013 17 de octubre de 1953 El derecho al votar para las mujeres en México de la Universidad de Guadalajara. Canon 2214 sufragio femenino en México posrevolucionario página 3346 la revolución de las mujeres en México.

Puedes comentar con Facebook
Anuncios