Embarazada en el tiempo del SARS-CoV-2

Dr. Julio César Soto Galindo
Certificado en Medicina Materno-Fetal

Apenas el mes de diciembre de 2019, Wuhan, China, notificó un coronavirus nuevo con parecido al virus MERS (Síndrome respiratorio agudo del Medio Oriente) y al SARS (Síndrome respiratorio agudo), los cuales mostraron una letalidad importante para la mujer gestante. Este coronavirus no se tenía identificado, por lo que se fue conociendo en el camino sin tener prevención, mucho menos un tratamiento específico e inclusive apareciendo en una forma viral leve similar a un simple cuadro gripal pero con una evolución muy rápida y con gran mortalidad.

Evidentemente a muchas mujeres las tomó embarazadas en distintos estadios de gestación y lamentablemente los médicos no teníamos respuestas a preguntas y muchas dudas del problema.

Se conoce que en el embarazo se corre riesgo por una serie de virus conocidos y que son causa de alteraciones fetales por transmitirse de la madre al feto, se enumeran al Citomegalovirus, Rubeola, Zika, Parvovirus B19. Sin embargo, para el SARS y el MERS no existe evidencia de transmisión fetal publicada. Para el SARS-CoV-2 (la OMS reconoce a la enfermedad como Covid-19),la evidencia es aún bastante limitada.

La mujer embarazada tiene un mayor riesgo de desarrollar la infección en su forma grave aumentando la letalidad, sin embargo, los grandes ensayos clínicos utilizados para la autorización de la vacuna no incluyó embarazadas, a causa de que en Estados Unidos los reguladores exigen pruebas de seguridad en animales preñados antes de que se apliquen en mujeres gestantes, asegurándose así de no ocasionar daño fetal o aborto espontáneo. Por esto varios funcionarios de salud pública sugieren en profesiones de alto riesgo de contagio, se aplique la vacuna incluso sin prueba de ser inocua al embarazo.

Un estudio del centro de control de enfermedades de EE.UU., publicó el resultado de 598 embarazadas hospitalizadas entre marzo a agosto, resaltando que un 12.5 por ciento tuvieron nacimientos prematuros que es un 25 por ciento más alta que en población general, la hospitalización ocurrió más manifiesta el último trimestre presentando como síntomas más comunes fiebre o escalofrío y de ellas el 45.1 por ciento eran hispanas y un 25.6 por ciento de raza negra, la mayoría de las embarazadas a término tuvieron un recién nacido vivo, otras 10 tuvieron perdida gestacional relacionada con Covid-19 como muerte en útero y aborto. Llamó la atención que más de la mitad de las embarazadas al ingreso se encontraban asintomáticas para Covid-19 y las que se presentaron con síntomas sintomáticas al ingreso el 16.2 por ciento requirió de terapia intensiva necesitando ventilador mecánico, el 8.5 por ciento en este grupo se tuvo una muerte materna.

En las medidas recomendadas a la mujer embarazada se insiste en no acudir a lugares con más de 10 personas guardando la distancia prudente mayor de 1.5 metros, utilización obligada de cubrebocas y el aseo constante de manos con abundante jabón y si por obligación laboral está en un grupo de mayor riesgo, se sugiere pensar en la aplicación de la vacuna, la paciente que ha tenido contacto cercano con alguien positivo, vigilar los síntomas como falta de sabor, de olor, tos o temperatura y realizar la prueba de Covid.

Puedes comentar con Facebook