En caso de regresar a clases, recomendamos…

L.P. y L.C.T.C. Fátima del Rosario Covarrubias Gurrola

Recuerdo que, al principio, mis hijos y los hijos de conocidos, cuando supieron que dejarían de ir a clases, se emocionaron porque, aunque se aclaró por parte de las autoridades que no eran vacaciones, los niños y adolescentes vieron una oportunidad para relajarse un poco, por lo menos del estrés de prepararse y el traslado a la escuela, sin embargo, con el paso del tiempo, comenzaron a extrañar de manera gradual todo lo relacionado con su rutina.

Primero extrañaron a sus amigos, la hora de recreo o receso, sus maestros, la infraestructura de la escuela, todos sus hábitos. No se diga esos alumnos que dejaron de ir a clases y ya no regresaron al mismo nivel, fue el caso de los estudiantes que terminaron su ciclo y se graduaron; sin duda, momentos difíciles que han tenido que enfrentar niños, adolescentes y jóvenes, cuyas secuelas psicoemocionales se notarán en algún episodio de sus vidas.

Actualmente no se tiene información certera del regreso a clases y en ese caso, cuál será la dinámica o modalidad a seguir. Todo hace indicar que como ha sido este periodo desde que inició la pandemia, según como se vayan presentando los avances en la vacunación, el comportamiento del virus y el desenvolvimiento social, se estarán tomando las decisiones.

No obstante, según información que se ha generado por parte de las autoridades, existe la posibilidad de que se regrese a clases, bajo la llamada “modalidad híbrida” que es un formato de enseñanza-aprendizaje que permite que el curso o asignatura se desarrolle de manera tradicional (contacto cara a cara), alternando con clases a distancia. En este escenario es de suma importancia que podamos hacer algunas consideraciones que nos permitan prepararnos para el eventual regreso a clases, sea cual sea la modalidad.

Antes de compartir algunos puntos que debieran ponerse sobre la mesa para analizar este tema, me gustaría decir que no se puede hablar en la generalidad, porque habrá sectores que se queden desprotegidos al abordar un tópico; y pongo el siguiente ejemplo: mientras que se puede evaluar la problemática de la calidad del internet para cierto sector, para otro, el tema sensible es que no tienen un dispositivo para poder conectarse. Así que no se puede tratar la temática desde una base equitativa para todos.

Aun así, planteo aquí las consideraciones que ya anticipaba:

1.- El fortalecimiento de la conectividad es algo que debemos tomar muy en cuenta. Tener clases con constantes fallas a causa de la calidad del internet hace que el proceso de enseñanza aprendizaje tenga obstáculos notables no sólo en el renglón de la motivación tanto en docentes y alumnos, sino de procesos mentales profundos para la comprensión de los contenidos.

2.- En el caso del regreso en modalidad híbrida, sería útil que se entablara conversaciones entre las autoridades educativas, de salud y de transporte público para establecer una calendarización y agenda que permita que el traslado de los estudiantes  a sus centros educativos se realice de forma escalonada y en días y horarios específicos por sector, para que no haya aglomeración en las unidades del transporte público.

3.- Crear y socializar un proceso pedagógico para un escenario de retorno a clases de manera híbrida con clases remotas y presenciales, así como un catálogo de actividades a realizar por parte de los alumnos.

4.- Hacer una revisión exhaustiva de las condiciones en las que se encuentran los centros educativos para ver los requerimientos de infraestructura, adecuaciones y mejoras, para recaudar y hacer un uso inteligente de los recursos.

5.- Establecer y velar por una estrategia de comunicación clara y directa que impida que haya lagunas en las indicaciones para padres de familia y estudiantes.

6.- Proporcionar apoyo psicológico a docentes y estudiantes para promover el bienestar socioemocional, considerando que son parte de una compleja estructura donde los docentes también son padres y tienen que administrar su tiempo y esfuerzo para cumplir con sus diversos roles; mientras que los estudiantes tendrán que hacer las adecuaciones pertinentes porque sus padres también estarán en su propia dinámica de actividades laborales.

7.- Adecuar espacios en las escuelas para realizar actividades al aire libre. De ser posible, Incorporar actividades de arte, música, educación física, danza, pintura, etc, para estrechar lazos emocionales a través del arte y el reto físico.

  • Twitter: @fatimacova_
  • Facebook: Fatima Covarrubias
  • Instagram: fatimacovarrubiasg
  • YouTube: Fatima Covarrubias
Puedes comentar con Facebook
Anuncios